Panamá: dirigentes cuestionan a vicepresidente de EEUU por meterse en la política local

El mensaje que dio en privado el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, a los candidatos presidenciales, de que su país sólo reconocerá a quien gane en derecho las elecciones de 2014, dejó un agridulce sabor de boca entre los comensales políticos locales.

Biden se fue el martes con una andanada de impresiones detrás. ‘Tuvieron que venir los gringos nuevamente a poner orden’, sostuvo el exmagistrado electoral Gerardo Solís, quien se increpó por qué localmente ‘no se pueden respetar las reglas’.

Las advertencias del vicepresidente de EEUU, delegado por el gobierno de Barack Obama para las relaciones con Latinoamérica, irían en el sentido de frenar cualquier intento reeleccionista. Biden se lo dijo entre líneas al presidente Ricardo Martinelli cuando en público le recordó un acuerdo alcanzado en la OEA.

‘No está de más que lo haga’, agregó el excanciller Marcel Salamín, tras insistir en que Estados Unidos interfiere en la política local.

El analista Menalco Solís dice leer que si bien EEUU es ‘muy amigo’ de Martinelli, necesita que haya paz en el próximo período presidencial. Por eso, sostiene, Biden vino a Panamá. ‘El próximo presidente no puede tener las credenciales manchadas, y eso el embajador Jonathan Farrar lo adelantó en la inauguración del edificio del Tribunal Electoral’.

‘Estados Unidos no envió a Biden para eso’, rebate el constitucionalista Miguel Antonio Bernal, para quien el gigante de Norteamérica enviaría ese mensaje con un funcionario de cualquier nivel. ‘Él (Biden) vino aquí a plantearle una serie de negocios a Martinelli que le convienen a Washington’.

 

http://www.laestrella.com.pa/online/impreso/2013/11/21/el-agridulce-dia-despues-de-biden-184397.asp