Joaquín Lavín, ex jefe de campaña de Evelyn Matthei en Chile: “Piñera es hoy el principal activo de la Alianza”

“Nuestras encuestas muestran que ya estamos en el 43% de apoyo y que Evelyn puede lograr la hazaña”, asegura enfático el ex generalísimo oficialista. Tras la decisión de Pablo Longueira de retirarse de la política, reafirma: “llegó el minuto de darle paso a una nueva generación”.

“Hacen falta más Pablos Longueira”, afirma el ex jefe de campaña de Evelyn Matthei, Joaquín Lavín, a días de que el ex ministro de Economía anunciara su retiro definitivo de la política. Aunque admite que se extrañará su capacidad de “dar la mano al adversario y llegar a grandes acuerdos nacionales”, también reconoce que su salida marca la necesidad de una renovación generacional dentro del partido.

-¿Era esperable la decisión de Longueira?

-Aunque se veía venir, a quienes somos sus amigos y hemos compartido con él durante todos los años este proyecto político, su salida nos toca profundamente. El es un servidor público con mayúscula.

-¿Su salida será completa o mantendrá vigencia desde una segunda línea?

-La vocación de servicio público no se jubila nunca y él seguirá siendo un referente desde el lugar donde esté, pensando en las nuevas generaciones. Pero la UDI va a echar de menos ese motor que significó Pablo Longueira y que hizo crecer este partido hasta convertirlo en el más grande de Chile. Pablo le dio el sello popular nuevo en la centroderecha, pero no sólo es irremplazable en la UDI, sino también en Chile hacen falta Pablos Longueira. Personas que en momentos determinados, sean capaces de transformarse en personas de Estado, pasar la frontera, dar la mano al adversario y llegar a grandes acuerdos nacionales. Longueira fue el ejemplo de eso y quedó graficado cuando Ricardo Lagos pasó momentos muy difíciles y fue Longueira quien le tendió la mano.

-¿En la UDI están esos «Pablos Longueira»?

-Eso dependerá de los momentos y circunstancias que se den en el futuro. Pablo fue un ejemplo. Aunque no estará en la primera línea, habrá otros lugares donde peleará por este «Chile Justo», que es la movilización principal de su vida.

“Obviamente llegó el minuto de darle paso a una nueva generación”

-Dentro del partido hay quienes advierten una crisis interna como consecuencia del alejamiento definitivo de Longueira.

-La UDI va a seguir igual. Pablo lo dijo muy claramente esta semana: esto significa crear espacios para nuevas generaciones. Son otras personas quienes tendrán que ejercer los liderazgos. De alguna manera, así lo hizo Evelyn en segunda vuelta, al darle cabida a este grupo de 12 jóvenes que han refrescado la campaña. Hay un alineamiento de que llegó el minuto de las nuevas generaciones.

-¿Descarta que con la salida de Longueira se produzca una fuga de militantes UDI?

-Descartado absolutamente. Cuando se producen hechos como este, es cuando la UDI más se fortalece, porque hay más gente con fuerza para seguir el ejemplo de Longueira. Su gran ejemplo es la coherencia de vida. El creó la UDI popular viviendo en campamentos, por tanto, su testimonio es más importante que cualquier cargo que pueda tener.

-¿Es cierto que durante la campaña de primarias, comenzó la desmotivación de Longueira al ver una UDI «sin relato», ni la mística de antaño?

 No lo creo. Yo vi al Longueira motivado desde siempre y por eso terminó ganando esa primaria. Lo que sí, él siempre añoró volver al espíritu de la UDI, en que siempre los proyectos colectivos estaban por sobre los proyectos personales. Las personas estaban dispuestas a hacer sacrificios sin mirar encuestas y a hacerlo por la causa. Ese era el origen de la UDI y lo que vivieron sus primeros dirigentes. Pablo siempre añoró que se volviera a ese espíritu.

-Tras la decisión de Longueira, Jovino Novoa también planteó el fin de un ciclo marcado por su liderazgo y el de los «coroneles». Incluso hay quienes aseguran que la directiva 2014 sólo debe incluir a nuevos líderes.

-Hace tiempo que no hago vida partidista y me cuesta opinar sobre la interna UDI, pero veo que obviamente llegó el minuto de darle paso a una nueva generación. Si llegamos al gobierno, como espero, debemos gobernar con estas nuevas generaciones.

-¿Con miras a los próximos años, la UDI debería abrirse ideológicamente?

 La UDI tiene que seguir siendo ese partido que Jaime Guzmán definió con una triple característica: partido popular, partido de inspiración cristiana y partido que cree en la economía social de mercado. Esa es la esencia UDI. Obviamente, cuando la UDI crece y es el partido más grande de Chile, tiene que aceptar diversidad interna. Cuando un partido es tan grande y tiene tantos parlamentarios, alcaldes y concejales, no todos pueden pensar lo mismo, pero sí compartir esos principios básicos.

-¿Qué ideas son intransables desde esas tres características?

-Hay que combinar adecuadamente los principios, con el pragmatismo de la acción política. El propio Jaime Guzmán y Pablo Longueira nos han dado muchas lecciones. En los partidos hay temas de esencia, como el derecho a la vida. Y hay materias que son discusiones coyunturales, como el sistema electoral.

“Piñera está siendo cada vez más reconocido”

-¿Se equivocó el Presidente en advertir una «noche de cuchillos largos» dentro de la Alianza? Esto, por quienes responsabilizan al Gobierno de los resultados de las elecciones.

-No es tiempo de análisis, sino de jugarse por ganar esta elección. Además, el Presidente Piñera es hoy el principal activo que tiene la Alianza.

-¿Por qué?

-Porque ha encabezado un gobierno muy exitoso, que está siendo cada vez más reconocido por la opinión pública. Y porque mostró que la centroderecha perfectamente puede gobernar Chile.

-Pero en su partido algunos dicen que por ningún motivo votarían por él de nuevo.

-Todos somos libres, pero hoy día hay que preocuparnos del 15 de diciembre de 2013. Falta mucho para el 2017.

-¿Por qué cree que el Presidente se adelantó a críticas en su contra después de la segunda vuelta?

-Esa noche no habrá ningún tipo de críticas, porque ganaremos la elección del 15 de diciembre. Será una noche de celebración.

-¿Cómo evalúa que Alberto Espina transparente sus intenciones de ser candidato presidencial? ¿No quita el foco de la campaña?

-Son decisiones personales. También hay que valorar la transparencia de las personas. Hay varios que ya han transparentado sus aspiraciones.

-¿El Presidente Piñera debería ser más transparente en eso?

-Eso no lo puedo responder yo. No sé qué querrá hacer el Presidente después que termine su gobierno. El ha dicho que no lo ha pensado.

-Los ministros Andrés Chadwick y Cristian Larroulet han planteado en privado sus intenciones de no volver a la UDI. Prefieren sumarse al trabajo de fundación con Piñera. ¿Usted seguiría esos pasos?

-Estoy 100% dedicado a ganar la elección y a mi trabajo de campaña. Pregúnteme el 16 de diciembre.

-¿Y le gustaría volver al trabajo de partido?

-No. En general no me atrae la vida partidista. Nunca fue mi vocación.

“Tenemos los niveles de adhesión del gobierno”

-¿Cómo evalúa la campaña de segunda vuelta de Evelyn Matthei?

-Esta segunda vuelta ha significado un vuelco en la elección. Evelyn Matthei va a ganar y se convertirá en la próxima Presidenta de Chile. La primera vuelta nos mostró que Bachelet no es el fenómeno que muchos creían que era. Me sorprendió que obtuviera menos votos de los que sacó en 2005. Nadie lo hubiera creído. Además, en el comando de Matthei, fue un acierto que entraran los 12 nuevos integrantes jóvenes, sin el estigma de peleas o divisiones. Gente que cree en la unidad, más que en sus padrinos políticos. Felipe Kast, Rodrigo Delgado y Marcela Sabat han sido clave. Y también ha ayudado a reforzar la campaña el aumento de la popularidad del Presidente Piñera. Nuestros datos internos muestran que tenemos los niveles de adhesión del gobierno.

-¿Más del 40%?

-Más. Cercano al 43%. Y en un ambiente donde pueden pasar más cosas y quedan los debates. El verdadero debate es el martes en la noche, donde las candidatas podrán interpelarse directamente, sin mediación de periodistas. Por eso, creo que Evelyn puede lograr la hazaña de ganar. Además, el manejo económico de Matthei da más garantías que el de Bachelet. La candidata de la Nueva Mayoría ya está poniéndose parches antes de la herida, diciendo que el próximo año no será tan bueno. Y creará inestabilidad con una reforma tributaria que puede ser otro Transantiago.

-¿Cuál es el piso de respaldo que debería lograr Matthei el 15 de diciembre? ¿El 43% de Piñera o el 36% de la Alianza en las parlamentarias?

-Lo único importante es ganar la elección. Todo lo demás es secundario.

-¿Cree que se pueda combatir el voto cruzado que se dio el 17 de noviembre entre el respaldo a parlamentarios de la Alianza y a Bachelet como candidata?

-Sí. Por eso el apoyo de los parlamentarios en esta segunda vuelta ha sido importante. Que muchos de ellos aparezcan en la franja con Evelyn diciendo “Sí se puede”, tiene ese valor. Y por eso creo que tenemos niveles similares a los del Gobierno, porque la gente que votó por los parlamentarios de la Alianza ya está con nosotros.

-¿No hay temor de que se repita el caso de Bachelet con Frei en 2010? El respaldo de la ex Mandataria no se traspasó a la candidatura presidencial del senador.

-Lo que veo que pasará (y por lo que estamos trabajando) es que Matthei logrará un porcentaje de apoyo mayor al del Presidente Piñera.

– Ud. dice que los rostros nuevos del comando se tomaron el poder dentro de la campaña. Pero Ud. sigue teniendo un rol muy importante en la interna.

-Lo que yo hago en el comando simplemente es participar en una reunión a las 9 de la mañana con Rodrigo, Felipe y Marcela. Mi rol es de asesor. Y sigo ayudando a Evelyn en el plano de la amistad: hago algunas gestiones.

-Pero Ud. es quien mantiene el rol con los ministros políticos.

-Pero es porque fuimos colegas y me es más fácil tomar el teléfono y trabajar con ellos. Pero a Felipe Kast también lo conocen todos y me ha reemplazado bastante en eso.

-En algún minuto se planteó que salieran ministros a la campaña.

-Eso es absolutamente falso. Jamás se intentó que un ministro se incorporara al comando.

-Lo que sí se hizo desde el comando fue presionar para que participaran más en sus tiempos libres, lo que incluso costó la molestia del Andrés Chadwick, quien advirtió que los ministros deben estar en La Moneda y la campaña en el comando.

-En eso tiene toda la razón y debe ser así. Lo que ellos quieren es la continuidad de un gobierno de la Alianza y hemos sentido su apoyo siempre. El mismo Presidente Piñera, Chadwick y Larroulet fueron a ver a Matthei cuando estaba sin voz. La Primera Dama estará con nosotros el fin de semana y en el cierre de campaña.

-Dentro del comando ha habido ciertas contradicciones con la candidata, como cuando Paul Fontaine dio como un hecho la reforma tributaria, que finalmente no se incluyó en el programa, o las críticas de Hernán Larraín Matte por los dichos de Matthei sobre la Biblia. ¿Se han intentado afinar esas diferencias?

-Matthei siempre ha dicho que respeta la diversidad de opiniones. Paul tiene una postura determinada en temas tributarios y Hernán manifestó su preocupación por el tema de la Biblia, pero Evelyn se refería en eso a su rechazo al aborto y un apoyo al matrimonio entre un hombre y una mujer.