Colombia: incendio, narcotráfico y superpoblación en una cárcel de Barranquilla

A las 10 de la mañana de este martes, Nurys Marcela Polo llevaba cinco horas gritando desesperadamente el nombre de su hijo, Jaír, frente a la cárcel Modelo de Barranquilla.

Su pálpito de madre le decía que él no había caído entre los 10 muertos y 50 heridos que dejó el incendio en el pabellón B del patio 7, ocurrido a las 8:30 p. m. del lunes, tras un enfrentamiento entre bandas. (Lea aquí: El año pasado 22 presos murieron en riñas en cárceles del país)

Nurys, una negra fornida que de momento entraba en llanto y luego explotaba en ira, llegó a las 5 a. m. al centro carcelario buscando noticias de Jaír Crespo, de 24 años. Agitaba una camisa naranja con la esperanza de que tras las rejas del segundo piso de la cárcel, donde se asomaban algunos presos, apareciera su hijo.

“Yo misma hice que lo metieran preso porque estaba perdido en la droga, pero ahora está peor y se está muriendo adentro porque está enfermo y no lo atienden”, contaba desconsolada la mujer, quien desde hace varios meses no ve a su hijo.

Como ella, cientos de familiares de los internos se agolparon este martes en las afueras de La Modelo. Lanzaron piedras a los carros del Inpec, se enfrentaron a la Policía Antimotines y quemaron carteles en protesta por la falta de información sobre sus presos, pues el listado de heridos y muertos se conoció hasta pasadas las 10 de la mañana. (Vea las imágenes de lo que sucedió en la cárcel de Barranquilla)

Desde la noche anterior, la tranquilidad de Barranquilla había sido interrumpida por el ruido de ambulancias, carros de bomberos y patrullas de la Policía que llegaron a la cárcel, localizada en la Vía 40, corredor industrial en el nororiente de la capital del Atlántico.

Un incendio había seguido al enfrentamiento entre presos, en medio de acusaciones tras un operativo de la guardia.

El comienzo de la batalla

El lunes temprano, la guardia había decomisado celulares, armas cortopunzantes y alucinógenos en el pabellón B del patio 7, donde permanecen 716 internos por delitos comunes, cuando la capacidad es de 196. Una sobrepoblación del 265 por ciento.

En el patio hay una banda conocida como ‘los Satánicos’, que maneja el microtráfico de estupefacientes y que culpó a los representantes de los comités de derechos humanos de ese pabellón de delatarlos con la guardia.

“Los de la banda salieron con machetes para atacar a los defensores de derechos humanos; otros internos se metieron a defenderlos y partieron los bacinetes y lavamanos para utilizarlos como cuchillos”, contó Rubén Moreno, representante de la Federación Mundial de Capellanía y Defensoría de Derechos Humanos, organismo vinculado a Human Rights. Él logró entrar a la cárcel y recoger el testimonio de internos que fueron testigos.

‘Los Satánicos’ serían entre 20 y 30 internos que, según denuncias de familiares, consiguen la droga con el pabellón de Justicia y Paz, donde hay ‘exparas’ y exguerrilleros.

El director nacional del Inpec, general Saúl Torres Mojica, quien llegó a la ciudad la misma noche del lunes, dijo que la guardia intervino con gases lacrimógenos para disolver el desorden. Fue cuando los internos prendieron colchones y sábanas.

El fuego se extendió por el pabellón y alcanzó el fluido eléctrico y el cableado interno del centro carcelario, lo que propagó las llamas. Allí murieron calcinadas 6 personas. Pronto, 24 ambulancias llegaron para trasladar a 46 heridos, 4 de los cuales murieron cuando recibían asistencia. Otros 17 fueron dados de alta y 25 permanecían bajo observación médica.

Tragedia anunciada

“Le salió barata al Inpec con 10 muertes; ese pabellón es una bodega que no tiene ventilación”, dijo Moreno al contar que en la mañana encontró internos que aún ‘escupían’ humo.

La tragedia en la cárcel Modelo había sido anunciada por entidades de derechos humanos. En los siete patios del centro carcelario hay capacidad para 454 internos, y en estos momentos hay 1.123, es decir, un hacinamiento del 147 por ciento.

Tras un consejo de seguridad este martes en la Alcaldía, se acordó acelerar los procesos de excarcelación de los presos que pueden acceder a este beneficio. Además, el director del Inpec anunció un punto de información en La Modelo para que los familiares de los internos conozcan su situación y pidió a una empresa de telefonía activar 15 módulos para que los presos tengan contacto con sus seres queridos.

Droga entraría a través de presos de Justicia y Paz

Tras la pelea y el incendio que pusieron al descubierto la presencia de bandas que manejan el tráfico de drogas ilícitas en la cárcel Modelo de Barranquilla, el Inpec anunció que buscará a los responsables de los desórdenes para trasladarlos.

Familiares de los internos del patio donde ocurrió la tragedia aseguran que el negocio mueve hasta cuatro millones de pesos a la semana, y que la droga, las armas y los celulares llegan por el patio donde están los exparamilitares y exguerrilleros del proceso de Justicia y Paz.

“Las visitas de ese patio tienen corona; no hacen filas ni tienen que pasar por las requisas de la guardia como nosotras”, dijo una mujer.

Aseguró que, en cambio, ella, para poder ver a su hermano, quien está en el patio 7, debe pasar por varios controles y es sometida a requisas en las partes íntimas.

El defensor de derechos humanos Rubén Moreno confirmó con varios presos que la pelea del lunes comenzó por el decomiso de los alucinógenos y las armas a ‘los Satánicos’.

Los muertos: Luis Alfonso de Alba Villareal, Alexánder Barros Suárez, Deivis Sebastián Chang Mercado, Álvaro Javier Urieles Urieles, Adolfo Enrique de la Vega Camargo, Rolfis González Polo, Joanny de Jesús Zapata Carrillo, Rafael Antonio Padilla Jiménez, José Luis Meyer de Ávila y Eduardo Luis Cervantes Crespo.

Los heridos: en el Hospital de Barranquilla hay 20, en la Clínica del Norte, 12; en la Reina Catalina, 2; en la Clínica de la Costa, 1 y en otro centro de salud, 1.

 

http://www.eltiempo.com/colombia/barranquilla/el-incendio-en-la-carcel-modelo-de-barranquilla_13423576-4