Luego de varios meses de distancia, Mujica y Cristina se reunieron en Cuba

Si bien no trascendieron detalles de lo conversado, era esperable que ambos mandatarios abordasen la intrincada agenda bilateral. La reunión se produjo luego de varios meses de distanciamiento entre ambos mandatarios. El presidente Mujica tenía interés en destrabar varios temas bilaterales congelados. El encuentro se realizó en el marco de la Cumbre de la CELAC en La Habana.

Según informó la Secretaría de Comunicación Institucional de la Presidencia, la reunión se produjo sobre la hora 18 de La Habana (21 horas de Uruguay) y duró 40 minutos. Participó el canciller uruguayo, Luis Almagro, y su par argentino Héctor Timerman. Por el lado argentino también participaron asesores de la Casa Rosada. La reunión no estaba prevista y se gestionó en La Habana durante las últimas horas.

En horas de la tarde, LA REPUBLICA se contactó con el embajador uruguayo en Cuba Ariel Bergamino quien confirmó que precisamente en ese momento se coordinaba el encuentro entre ambos mandatarios. El gobierno uruguayo procuraba en las últimas semanas un encuentro con Cristina Fernández de Kirchner para intentar destrabar varios asuntos bilaterales que desde hace meses no registran avance alguno.

Entre estos temas están las medidas que adoptó Argentina y que afectan fuertemente a los puertos uruguayos, sobre todo el de Montevideo. También las trabas comerciales ya habituales, las restricciones impuestas para que turistas argentinos viajen a Uruguay y los ya tradicionales temas que enfrentaron a ambos gobiernos, como el dragado del canal Martín García, la habilitación a la fábrica de pasta de celulosa UPM para que aumente su producción anual y el acuerdo para la realización de obras de ampliación en el puerto de Nueva Palmira.

Tras la devaluación del peso argentino en los últimos días, sumado a todos estos problemas con el gobierno kirchnerista, el canciller Luis Almagro dijo esta semana en radio Sarandí que con Argentina “se pudrió todo”. Almagro aseguró que el punto de quiebre en la relación bilateral fue la autorización que dio Mujica a UPM para que aumente su producción anual de celulosa, algo a lo que Argentina se oponía y por lo que dijo que denunciaría nuevamente a Uruguay ante la Corte Internacional de La Haya.

En tanto, tras las reuniones de cancilleres previas a la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, el canciller Almagro reiteró la importancia política que adquirió el bloque como foro de discusión en el continente. Repasó los temas abordados, dijo que los países procuran trasladarle resultados a sus sociedades y reivindicó “el rol de interlocutor de la CELAC en el intercambio con otras regiones del mundo”.

En diálogo con la Secretaría de Comunicación, el canciller Luis Almagro realizó un balance de las reuniones de cancilleres en La Habana (Cuba), previo a la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

Adelantó que en la tarde de este martes Uruguay “tendrá tres encuentros bilaterales para resolver asuntos pendientes que tienen una agenda muy precisa y clara.”

En referencia a la CELAC, el jerarca explicó que la comunidad se viene redimensionando, adquiriendo una importancia política cada vez más grande, como foro de discusión en el continente, a los efectos de transversalizar las principales políticas sociales que se vienen aplicando.

Cumbre culmina hoy

Los presidentes de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) iniciaron, la tarde de este martes en La Habana, Cuba, la primera sesión plenaria de la II Cumbre del bloque regional.

Los mandatarios debaten en el edificio Pabexpo, recinto ferial del Palacio de Convenciones de la capital cubana, sobre temas centrales para la región, como la lucha contra la pobreza, el hambre y la desigualdad.

Durante la sesión de este martes y otra convocada para este miércoles, los dignatarios acordarán la Declaración de La Habana, el Plan de Acción de la Celac 2014 y varias declaraciones especiales en torno a temas específicos.

Entre esos temas está el apoyo al reclamo de Argentina sobre las Islas Malvinas; el rechazo al bloqueo economómico, financiero y comercial de Estados Unidos contra Cuba; la liberación de Puerto Rico; la declaratoria de América Latina y El Caribe como zona de paz y la creación del Foro China-Celac.

En la mañana de este martes, el presidente cubano, Raúl Castro, inauguró la Cumbre y manifestó que “debe ser prioridad la creación de un espacio político común, en el que avancemos hacia el logro de la paz y el respeto entre nuestras naciones, en que seamos capaces de superar los obstáculos objetivos y aquellos que intencionadamente se nos impongan”

Minuto de silencio

La cita comenzó pasadas las 9:30 de la mañana (hora local) en el edificio Pabexpo, recinto ferial del Palacio de Convenciones de La Habana, con un porpurrí de canciones latinoamericanas, que arrancó con la famosa pieza cubana Guantanamera y culminó con la canción venezolana Alma Llanera. De inmediato, Castro tomó la palabra y rindió un sentido homenaje al líder de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez.

“Lamentamos profundamente la ausencia física de uno de los grandes líderes de nuestra América, el inolvidable presidente venezolano, Hugo Rafael Chávez Frías, un ferviente e incansable promotor y luchador por la independencia, la cooperación, la solidaridad, la integración y la unidad latinoamericana y caribeña, por la propia creación de esta comunidad”. Para sellar este homenaje, Castro pidió un minuto de silencio en honor a Chávez.

El Águila Azteca

El presidente de Uruguay, José Mujica, recibió en la capital cubana –de manos de su homólogo de México, Enrique Peña Nieto– la Condecoración de la Orden Mexicana del Águila Azteca, el máximo reconocimiento que el pueblo de ese país otorga a quienes han realizado grandes aportes para el porvenir de la humanidad.

En la ceremonia, Mujica dijo que pertenece a una nación que se asoma en forma tardía a un mundo que se está aglutinando en grandes unidades; en el marco de una civilización que le da al hombre medios inconmensurables como jamás ha tenido.

Precisó: “Nunca el hombre ha tenido tanto, nunca han sido tantas las posibilidades de erradicar la pobreza, la miseria, de prolongar la vida, de defender a la naturaleza, nunca el hombre acumuló tantos conocimientos. Pero el hombre no puede gobernarse a sí mismo, todavía, sigue pensando en letra chica”.

Complementó esta reflexión diciendo que “el hombre piensa en el marco de gobiernos que están preocupados por su presupuesto y en cumplir desafíos, y todos son válidos”. Pero, prosiguió, “hay una agenda estridente con los problemas mundiales, que ningún país puede albergar solo, y que está determinando la vida, muy lejos de la voluntad que pueden ofrecer los gobiernos”.

En la ceremonia de condecoración, realizada en el marco de la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), estuvieron presentes el secretario general Iberoamericano, Enrique Iglesias, el periodista y novelista cubano Leonardo Padura, los cancilleres Luis Almagro, de Uruguay, y José Antonio Meade, de México, entre un centenar de personas presentes.

 

Mujica y Cristina se reunieron en Cuba