República Dominicana: falleció Dedé Mirabal, la última de las hermanas Mirabal

La única sobreviviente de las hermanas Mirabal, Bélgica Adela Mirabal, conocida popularmente como doña Dedé, falleció la tarde de ayer en un centro de salud en esta ciudad, aquejada de problemas respiratorios.

Doña Dedé, de 88 años de edad, llevaba varios días ingresada en el Centro de Medicina Avanzada Doctor Abel González, pero cerca de las 3:00 de la tarde expiró.

La salud de la madre del ministro de Deportes y exvicepresidente de la República, Jaime David Fernández Mirabal, se había agravado producto de una fibrosis pulmonar, pero por su avanzada edad no respondía al tratamiento que le suministraba el equipo de especialistas que le asistía, informó ayer su sobrina, la diputada Minou Tavárez Mirabal.

Momentos antes del deceso de doña Dedé, Minou Tavárez dijo que su “madre” estaba muy grave y que los médicos estaban tratando de hacer todo lo que estaba en sus manos, “pero la verdad es que debido a su edad no había habido respuesta de su organismo a los tratamientos que se le estaban suministrando hasta ese momento”.

Manifestó que la familia se siente agradecida del equipo médico que le estuvo atendiendo, integrado por su cardiólogo Pedro Ureña; Jorge Marte, neumólogo; José Juan Castillo, nefrólogo, y Johnny Aquino, el intensivista a cargo de su cuidado directo.

“A esa edad y con esa condición, ellos nos habían alertado de la gravedad de su situación y lo difícil que podía resultar a su propio cuerpo sobreponerse a esa enfermedad”, dijo Minou. Mientras estuvo interna por el centro de salud desfilaron por la clínica políticos, empresarios y gente del pueblo, tanto de la capital como en la provincia Hermanas Mirabal.

Los restos de doña Dedé seran velados hoy, a partir de la 1:00 de la tarde, en la funeraria Blandino de la Abraham Lincoln y este lunes serán trasladados a su provincia natal, donde se le dará cristiana sepultura.

(( Pésame
La vicepresidenta de la República, Margarita Cedeño de Fernández, a través de su cuenta de twitter envió condolencias a la familia de doña Dedé Mirabal.

“Dios da la bienvenida al alma de Dedé con lluvia, para decirnos que ha volado alto, junto a Él, con la gracia de las mariposas”, dijo.

Cedeño manifestó por la misma vía que Dedé es sinónimo de amor, dulzura, fuerza y temple.

“Fue ejemplo de madre para todas las madres. Vivirás por siempre en nuestros corazones. Hoy emprendes el vuelo en paz y con el amor de tu pueblo”, agregó.

Destacó que doña Dedé fue una mujer que entregó su vida para hacer honor a sus hermanas criando una familia ejemplar.

“Mi más sentido pésame a la familia Fernández Mirabal y a mi hermano Jaime David. Lamento profundamente la partida de este mundo de su madre”, dijo.

(( Madre de nueve hijos
“Tengo tres hijos, el mayor se llama Jaime Enrique Fernández Mirabal, el segundo se llama Jaime Rafael Fernández Mirabal, y el tercero se llama Jaime David Fernández Mirabal. Aparte de que ya tú conoces el  otro proceso, que yo crié a los hijos de mis hermanas. No sé si te parece que pueda decirte sus nombres también. Bueno, mis hermanas dejaron seis hijos. Patria, que era la mayor, dejó tres: Nelson, Noris y Raúl González Mirabal. Los de Minerva, Minou y Manolo Tavárez Mirabal. María Teresa solo dejó una, que se llama Jacqueline Guzmán Mirabal”, dijo en una entrevista al LISTÍN DIARIO hace algunos años.

Se recuerda que Patria murió a los 35 años de edad, Minerva a los 33 y María Teresa a los 25, y para esa época doña Dedé tenía 34.

Todo el que conoció a Doña Dedé Mirabal y que tuvo la oportunidad de compartir con ella, la define como una dama dinámica, de una sonrisa permanente en su rostro, abierta y calmada.

(( Su vida
La hermana de las heroínas y mártires de la lucha antitrujillista, nació en Ojo de Agua, Salcedo, ahora provincia Hermanas Mirabal, el 29 de febrero de 1925, pero fue declarada el 18 de marzo, fecha en la que celebraba su cumpleaños.

Es la segunda hija del matrimonio conformado por doña Mercedes Reyes Camilo y Enrique Mirabal, comerciante y hacendado de Ojo de Agua.

Doña Dedé, quien era la directora de la fundación Hermanas Mirabal, cursó sus estudios de primaria en el colegio Inmaculada Concepción en La Vega hasta el octavo curso, pero los descontinuó porque prefirió dedicarse a ayudar a su progenitor en los negocios que tenía. Se casó con Jaime Fernández Camilo el 27 de marzo de 1948 y se establecieron en San Francisco de Macorís. Sin embargo, más tarde decidió vivir en la casa materna donde nacieron también sus hermanas.

Después del asesinato de sus hermanas Patria, Minerva y María Teresa, en el año 1960, solo la invadió la tristeza, pero no quiso dejar morir el recuerdo de ellas y conformó el Museo de Las Hermanas Mirabal, el cual se ha convertido en una atracción para los dominicanos y extranjeros que conocen la historia de su asesinato.

Mientras criaba a sus hijos y los de sus hermanas, doña Dedé, realizó labores en la ganadería, producción agrícola, especialmente de cacao orgánico y además fue vendedora y corredora de seguros.

(( La mano derecha
Como sus padres no tuvieron varones, Dedé se dedicó a ayudar en sus negocios y realizó cursos de contabilidad, por sugerencia de su padre y aún casada siguió laborando con él, según dijo en entrevistas concedidas.

Doña Dedé se definía como una mujer que no le gustaba el ocio y por eso siempre estaba ocupada bordando, tejiendo y cuidando su hermoso jardín.

“Esa fue la enseñanza que nos dieron a nosotros. Nos enseñaron a prepararnos para ser ama de casa, que era lo que se estilaba en ese tiempo”, comentó entonces. Se pasaba los días en acciones entre la finca de cacao heredada de su padre, otra de ganadería en la Costa Norte y las atenciones a personas que visitaban la Casa Museo.

http://www.listindiario.com.do/la-republica/2014/2/1/309134/Fallecio-Dede-Mirabal

Cientos rinden homenaje a Doña Dedé Mirabal

Más que un lugar de dolor, la Funeraria Blandino de la avenida Abraham Lincoln se convirtió ayer en un espacio para exaltar la figura de la última de las hermanas Mirabal.

Cientos de personas de todos los estratos sociales y edad rindieron homenaje a Bélgica Adela Mirabal (Doña Dedé), cuyos restos mortales fueron expuestos desde las 12:30 en la Funeraria Blandino de la avenida Abraham Lincoln de la ciudad de Santo Domingo, desde donde serán trasladados a las 8:30 de la mañana de hoy hacia su provincia Hermanas Mirabal para darle sepultura a las 4:00 de la tarde.

Al velatorio asistió el presidente Danilo Medina y la primera dama, Cándida Montilla de Medina, quienes dieron el pésame a los deudos de Doña Dedé.

“Es una muerte lamentable, la última que nos quedaba de las Mirabal, pero ella tuvo una edad bien avanzada y hay que darle gracias a Dios el tiempo que la dejó con nosotros.

A ella le sobreviven sus hijos, una gran familia. Ahora lo que hay es que  darle solidaridad y muestras de apoyo a sus hijos, pero ese es un proceso natural; venimos a la vida para morir en algún momento”, reflexionó el jefe de Estado.

Agregó que “unos se van primero y otros luego, pero al final todos nos vamos”. Deseó resignación a los hijos y demás familiares de doña Dedé.

A la funeraria también asistieron dirigentes políticos, funcionarios del Gobierno, jueces, fiscales, artistas populares y de la plástica, escritores, académicos, intelectuales y estudiantes, desfilaron por ante su féretro para despedirse de la única hermana sobreviviente de Patria, Minerva y María Teresa Mirabal, asesinadas por órdenes del dictador Rafael Leónidas Trujillo el 25 de noviembre de 1960 y en cuyo honor la provincia Salcedo hoy lleva el nombre de Hermanas Mirabal. En sus memorias, el 25 de noviembre fue declarado por las Naciones Unidas como el Día Internacional de la No Violencia Contra la Mujer.

Pero quizás el mayor juicio de valoración lo hizo Jennifer Alcántara, estudiante de tercero del bachillerato residente en San Cristóbal, quien afirmó que “con Doña Dedé no murió la última de las Mariposas, porque las Mariposas siempre van a vivir y volar en libertad”, haciendo así alusión al libro de Julia Álvarez “En el tiempo de las mariposas”, el cual tenía en sus manos.  Doña Dedé falleció el sábado último a los 88 años, después de estar bajo tratamiento médico por varios días por problemas respiratorios.

Es la madre de Jaime David Fernández Mirabal, exvicepresidente de la República y actual ministro de Deportes; además, es la madre adoptiva de los hijos de su hermana Minerva: Jesús Manolo, empresario agrícola, y la diputada Minou Tavárez Mirabal; también de Nelson, Noris y Raúl González, hijos de su hermana Patria, y de Jacqueline Guzmán, hija de su hermana María Teresa Mirabal.

Dedé fue tan valorada como sus hermanas

En vida, Bélgica Adela “Dedé” Mirabal Reyes fue tan valorada como sus hermanas mártires. Nació el 1 de marzo de 1925 en Ojo de Agua, entonces provincia Salcedo. Fue la única de las hermanas que no fue asesinada por órdenes del dictador Rafael Leónidas Trujillo.

Dedé vivió en la casa donde nacieron y trabajó para preservar la memoria de sus hermanas a través del Museo Hermanas Mirabal, que también se encuentra en Salcedo. Escribió un único libro titulado “Vivas en su jardín”, publicado el 25 de agosto de 2009.

http://www.elcaribe.com.do/2014/02/03/cientos-rinden-homenaje-dona-dede-mirabal