Gobierno exhorta a gobernaciones y alcaldías a usar fondos por desastre climático

El ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce, exhortó ayer a emplear para las emergencias por las lluvias los más de 2.500 millones de dólares que las gobernaciones y alcaldías del país tienen como saldos en caja y bancos, esto en el marco del decreto supremo que declara emergencia nacional y autoriza destinar estos recursos.
“Los gobiernos cuentan con los recursos necesarios. Cuentan con más de 2.500 millones de dólares en sus cajas y bancos que con el decreto que hemos sacado les autorizamos utilizar esos recursos”, dijo Arce.
La autoridad informó que ya se desembolsaron recursos del Tesoro General de la Nación (TGN) en favor del Viceministerio de Defensa Civil para que haga las erogaciones necesarias, y que éstos equivalen al 0,15% del total del presupuesto. “La ley autoriza que sea el 0,15% del presupuesto neto, que fue distribuido y desembolsado ya al Viceministerio de Defensa Civil”.
El lunes 27 de enero, el entonces presidente en ejercicio, Álvaro García Linera, declaró emergencia nacional por los desastres climáticos. Con ello se buscaba acelerar los mecanismos de socorro para los damnificados, que los gobiernos locales dispongan los recursos que consideren necesarios y se instaba a Defensa Civil que “emita sus requerimiento inmediatamente, 10, 20 o 25 millones de bolivianos, el TGN entregará esos recursos a Defensa Civil para que asigne a la atención de los damnificados”, señaló Linera.
Desastres en el norte paceño
El 90% de las comunidades de Alto Beni, ubicado en el norte del departamento de La Paz, está afectado por inundaciones, según el alcalde de este municipio, Joaquín Benito. Hay viviendas destrozadas, cultivos perdidos y los pobladores piden ayuda a las autoridades.
“De las 180 comunidades que tiene Alto Beni, por lo menos el 90% está afectado por las inundaciones. El último informe es que 180 viviendas fueron destrozadas y ya no pueden repararse”, indicó Benito a la red ERBOL.
La autoridad edil explicó que hay 1.650 hectáreas de plantaciones de plátano perdidas, 1.000 de pastizales, 170 de cacao, 120 de cítricos y otras de cereales que aún no se han cuantificado. Por tales desastres, el municipio se mantiene en emergencia.

Recientes datos
El ministro de Defensa, Rubén Saavedra, informó ayer que el número de familias afectadas por las lluvias se incrementó a 44.242 en 113 municipios. Hay 38 fallecidos y, según el último reporte, seis desaparecidos. Los departamentos más afectados son Cochabamba, Chuquisaca, Potosí, La Paz y Beni.
Los más recientes datos señalaban que 17.486 hectáreas de cultivos estaban dañadas.

Regulan viajes a Nor y Sud Yungas

 

El gobernador de La Paz, César Cocarico, informó ayer que se dispuso el cierre de las rutas de Nor y Sud Yungas en horas de la noche, para mantenerlas habilitadas sólo entre las 4:00 y las  16:00 debido a las lluvias, que representan un peligro para la circulación vial.
“Por el riesgo de la circulación nocturna se decidió cerrar rutas de noche y abrirlas de día, de 4:00 a 16:00 en las rutas Unduavi-Chulumani-Sacambaya; Chulumani-La Asunta; Puente Villa-Coroico”, dijo Cocarico.
La autoridad aseguró que la disposición estará vigente  hasta que pasen las lluvias, luego se realizará una evaluación y se suspenderán esos horarios  “de emergencia”.
Adelantó que convocará a los dirigentes de Caranavi y Alto Beni para también cerrar rutas por ese sector.
En La Paz hay 3.200 familias afectadas y  3.400 hectáreas de cultivos dañadas.

Nivel de los ríos aumenta en Santa Cruz y hay alarma

Página Siete / La Paz
Producto de las incesantes lluvias caídas en el departamento de Santa Cruz durante estas semanas se han producido crecidas en el nivel de las aguas en los ríos Yapacaní, Ichilo, Grande y Piraí, reportó El Deber Digital. Se pronostican más precipitaciones desde el fin de semana.
El Servicio de Encauzamiento de Aguas y Regulación del Río Piraí (Searpi) informó sobre las crecidas de los ríos en el departamento cruceño. Ayer, el río Ichilo registró el mayor nivel de agua al llegar a los 11,25 metros, lo que generó emergencia entre las comunidades cercanas a la ribera.
En el río Yapacaní se tiene una crecida de 3,10 metros, mientras que en todas las estaciones del Río Grande se reportan ascensos, como es el caso de Abapó, donde el agua llegó hasta los tres metros. Similar situación se tiene en la cuenca baja del río Piraí, que alcanzó los 2,40 metros.
El Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi) anunció que las lluvias continuarán la próxima semana, situación que pone en alerta a las autoridades y a los productores.
Beni seguirá inundado
El gerente general de la Federación de Ganaderos de Beni y Pando (Fegabeni), Carmelo Arteaga, informó que las inundaciones en el departamento beniano continuarán  60 días después de que cesen las lluvias, lo que perjudicará la salud del ganado.  “Hemos calculado que el agua bajará 60 días después de que deje de llover”, confirmó el ejecutivo.
A través de un conteo realizado hace 10 días se conoció que más de 9.000 reses murieron por los efectos climáticos. Las pérdidas económicas alcanzaban en ese entonces los cinco millones de dólares.

http://www.paginasiete.bo/sociedad/2014/2/7/gobierno-exhorta-usar-2500-millones-emergencias-13410.html

Inclemencias del tiempo acaban con 10 mil cabezas de ganado