Tras los escándalos de corrupción, Santos anuncia cambios en la cúpula militar

Pinzón reveló los cambios en la cúpula militar tras el retiro de Barrero 

Tras el escándalo generado por presuntos casos de corrupción en las Fuerzas Armadas, el presidente Juan Manuel Santos, quien se declaró defensor de la institucionalidad y del Ejército, aclaró que el comandante de la institución, general Leonardo Barrero, no sale por ningún acto de corrupción sino por el uso de expresiones inadecuadas. Así mismo, señaló que otros uniformados salen por tener conocimiento de las irregularidades y no haber denunciado.

Tras el pronunciamiento del ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, se confirmó que el cargo del general Barrero será ocupado por el general Juan Pablo Rodríguez Barragán.

El escándalo tiene como eje al coronel Róbinson González del Río, quien supuestamente manejaba contratos del Ejército pese a estar detenido en una guarnición militar acusado de ejecuciones extrajudiciales de dos campesinos.

En una de las conversaciones, que es anterior a agosto de 2013, cuando llegó a la jefatura de las Fuerzas Armadas, Barrero habla con González y usa expresiones vulgares para referirse a los fiscales que investigan a militares por las ejecuciones extrajudiciales, conocidas en el país como “falsos positivos”.

“El comandante general de las Fuerzas Militares no sale por ningún hecho de corrupción sino por unas expresiones irrespetuosas y desobligantes que le restan majestad frente al Poder Judicial y frente al país”, dijo Santos.

En la conversación a la que hizo referencia el mandatario, Barrero, quien entonces estaba al frente del Comando Conjunto del Suroccidente, recomienda a González del Río: “Hagan una mafia para denunciar fiscales y toda esa güevonada (sic)”.

Santos agregó que los demás altos oficiales “salen porque sabían de las irregularidades y no actuaron”.

“Es importante llegar al fondo de estos asuntos, cortar de raíz el problema y actuar con toda severidad, pero también con ecuanimidad y justicia”, manifestó el presidente.

Tras los anuncios, el general Barrero señaló que sale con la satisfacción del deber cumplido y que su salida obedece a un acontecimiento desafortunado. Así mismo, instó a las Fuerzas Militares a seguir luchando por el país y agradeció a sus superiores y demás integrantes de la institución.

Comunicado presentado por Barrero antes de ser retirado del cargo

En relación con las informaciones publicadas en un medio de comunicación de circulación nacional, relacionadas con una conversación entre el Comandante General de las Fuerzas Militares de Colombia y un Oficial sindicado del delito de homicidio en persona protegida, me permito expresar:

1. Como hombre de honor, y en aras de la responsabilidad que entraña mi cargo, ofrezco disculpas públicas al señor Fiscal General de la Nación y, por su conducto, a los funcionarios de la entidad, y al país en general, por el desafortunado empleo de expresiones que considero, apresuradas y desobligantes.

2. Es necesario aclarar que estas expresiones se presentaron, luego que un Oficial, vía telefónica, manifestara su preocupación por la situación jurídica que afrontaba refiriéndose a un presunto montaje, lo que generó un comentario en el cual reconozco empleé palabras descalificadoras hacia el ente investigador y sus funcionarios.

3. Las conversaciones se presentaron en el año 2012, cuando me desempeñaba como Comandante del Comando Conjunto de Occidente, con sede en la ciudad de Cali. En ese sentido, debo mencionar que, partiendo del principio de la buena fe, asumí que las llamadas fueron realizadas cumpliendo con las normas establecidas por el régimen penitenciario y debidamente autorizadas por quienes tenían tal responsabilidad.

4. Debo aclarar que de las tres conversaciones relacionadas por el medio de comunicación, la titulada: agradecido mi general por el detalle que llegó a mi casa el día de hoy, no corresponde a mi voz.

5. Tengo plena tranquilidad moral, que no he intervenido en ninguno de los procesos de contratación a los que hace referencia la publicación.

En la forma como se presenta la información, podría entenderse que se tratara de un solo contexto, es decir, se presentan mis conversaciones con el oficial, unidas al tema de fondo, que es la presunta comisión de delitos en los procesos de contratación del Ejército. Por ello reitero, que una cosa es un infortunado comentario, dentro de una conversación privada, y otra diferente la indebida intromisión en procesos contractuales a los cuales se me quiere vincular.

6. Puntualmente, en lo que se refiere a las graves denuncias en estos procesos, serán los órganos de control quienes determinarán las responsabilidades administrativas, disciplinarias y penales. En ese sentido, es importante manifestar que se ha ordenado que el Inspector General de las Fuerzas Militares, señor Almirante Henry Blain, de forma inmediata, inicie las investigaciones correspondientes. De la misma manera el Comando del Ejército dispuso las averiguaciones del caso, y ofició a la Contraloría General de la República, para que sea allí donde se determinen responsabilidades en materia contractual.

7. Sabemos de la responsabilidad de los medios de comunicación frente a la sociedad, de su deber de investigar e informar, pues ello contribuye a la construcción y fortalecimiento de la democracia. Sin embargo ninguno de los audios publicados por la revista Semana, permite deducir que el Comandante General de las Fuerzas Militares haya participado en actos de corrupción.

8. Las Fuerzas Militares de Colombia, tienen plena conciencia del deber constitucional y el compromiso ineludible frente a la sociedad, por ello han enfrentado al enemigo con estoicismo, apoyando la decisión política de adelantar un proceso de negociación en procura de alcanzar un acuerdo de paz.

Perfil de Juan Pablo Rodríguez, quien ascendió al cargo de Barrero

Nació en La Mesa, Cundinamarca, el 8 de febrero de 1959, está casado con Patricia Calderón Carmona, abogada, de cuya unión nacieron Natalia Rodríguez Calderón y Tatiana Rodríguez Calderón.

En 1977 ingresó a la Escuela Militar de Cadetes general José María Córdova, como Cadete, de donde salió con el grado de subteniente del Arma de Ingenieros Militares el 1 de junio de 1979.

Fue comandante de la IV Brigada

Ha obtenido 35 condecoraciones militares nacionales entre las que se destacan: Medalla Servicios Militares en Orden Público por octava vez, Medalla Servicios Distinguidos a las Fuerzas Militares en categoría única, Medalla Militare en Servicios Distinguidos en Operaciones Especiales, Medalla Miguel Antonio Caro, Orden del Mérito Militar Antonio Nariño, Orden de Boyacá, Orden del Mérito Militar José María Córdova, Medalla Militar Fe en la Causa, entre otras.

Entre los cargos que ocupó fue el de comandante del Comando Conjunto de Operaciones Especiales y comandante de la IV Brigada, en Medellín.

Cambios en la cúpula militar anunciados por el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón:

-Juan Pablo Rodríguez Barragán, nuevo comandante de las Fuerzas Militares FF.MM en reemplazo del general Leonardo Barrero.

-Javier Flórez, que dirigía el Comando Conjunto del Suroriente, dedicado a la lucha contra los grupos guerrilleros, será el nuevo jefe de Estado Mayor Conjunto

-A la Comandancia del Ejército llega el general Jaime Lasprilla.

 

http://www.elmundo.com/portal/noticias/nacional/pinzon_revelo_los_cambios_en_la_cupula_militar_tras_el_retiro_de_barrero.php

 

Los tres mensajes detrás de la histórica purga de generales

Con el retiro del comandante de las FF. MM., Gobierno ratifica sus exigencias en derechos humanos.

Con la mayor purga de generales en la historia reciente del Ejército, cinco llamados a calificar servicios, el gobierno del presidente Juan Manuel Santos actuó el martes frente al escándalo por corrupción en la contratación militar, revelada por la revista ‘Semana’.

El militar de más alto rango en el país, el general Leonardo Barrero, se convirtió así en el comandante de las Fuerzas Militares que menos tiempo duró en el cargo. Llegó en agosto y se fue el martes por lo que el presidente Santos calificó como declaraciones “irrespetuosas y desobligantes” frente a las investigaciones de la Fiscalía por los ‘falsos positivos’ (civiles presentados como ilegales muertos en combate).

En una conversación con el coronel Róbinson González del Río, preso por ‘falsos positivos’ y quien aparece en las grabaciones que evidenciarían corrupción en la contratación militar, Barrero le sugirió montar “una mafia para denunciar fiscales y toda esa güevonada”.

Barrero termina saliendo porque dejó en duda el compromiso de las FF. MM. con la erradicación de los ‘falsos positivos’, considerados la mancha más grande en la historia militar de los últimos años. Precisamente, este Gobierno ha sido insistente en la “tolerancia cero” con violaciones de derechos humanos.

Aunque Barrero se disculpó públicamente por sus palabras, la conversación suya con González del Río muestra de alguna manera cómo en la cúpula militar las investigaciones por ejecuciones extrajudiciales siguen siendo percibidas como una persecución contra las Fuerzas Armadas.(Lea también: ¿Por qué se cayeron los generales?)

Barrero no fue retirado porque el Gobierno tenga dudas sobre su honestidad, sino para reafirmar el mensaje de que los ‘falsos positivos’ y, en general, las violaciones de derechos humanos no son aceptables en medio de la guerra que libra el Estado.

Barrero, como jefe de los militares del suroccidente del país, tuvo un papel clave en golpes a las Farc, como la muerte de su máximo jefe, ‘Alfonso Cano’. Su llegada al comando general de las FF. MM. había apaciguado los ruidos de descontento en los cuarteles por las negociaciones de paz en La Habana.

Lo reemplaza el comandante del Ejército, general Juan Pablo Rodríguez. Los comandantes de la Armada y la Fuerza Aérea y el Director de la Policía se mantienen en sus cargos.

Además de Barrero se fueron el general Manuel Guzmán, segundo comandante del Ejército; el general Fabricio Cabrera, jefe de Aviación del Ejército, y el general Jaime Reyes, según dijo el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, por no actuar a tiempo frente a las irregularidades.

En la lista de oficiales que se van hubo un sacrificado que no tenía nada que ver con el escándalo: el general Diego Sánchez, que es más antiguo que el hombre designado para comandar el Ejército, el general Jaime Lasprilla. Por protocolo militar debe dar un paso al costado para permitir ese movimiento.

El lunes había renunciado el general Javier Rey, antiguo jefe de la Aviación Militar y jefe de operaciones en el comando general. Por solidaridad con Barrero renunció el general Javier Acosta, que era el segundo del comando general.

Al anunciar el revolcón en la cúpula del Ejército, el presidente Santos señaló que “hay que actuar con severidad y contundencia contra quienes se lucran o permiten la corrupción”.

Así, el Gobierno envió otros dos mensajes: que no hay espacio para la corrupción y que los controles internos tienen que funcionar dentro de las Fuerzas Armadas.

Varios de los casos que están hoy bajo la lupa de la Procuraduría y la Contraloría, como sucedió en su momento con los ‘falsos positivos’, fueron cerrados por la justicia militar.

La Aviación Militar es la unidad en la que se concentran las miradas, al punto de que el Ministerio de Defensa decidió asumir sus procesos de contratación.

 

http://www.eltiempo.com/justicia/corrupcion-en-el-ejercito-mensajes-detras-de-purga-de-generales_13522720-4