Costa Rica: campesinos denuncian a proyecto hidroeléctrico por destrucción ambiental

“La Cooperativa desarrolladora ha abierto al menos tres frentes de trabajo simultáneos y han destruido en pocos días las zonas de protección de los ríos Zapote y Bijagua, a pesar de que la ley de aguas prohíbe el desarrollo de obras en los márgenes de ríos y quebradas”, señala un comunicado de la agrupación.

El comunicado indica que una comisión del frente campesino hizo un reconocimiento sobre el terreno el pasado 23 de febrero y comprobó que los trabajos que se realizan han causado “graves daños” a los ecosistemas acuáticos y ribereños, producto de la remoción total de la cobertura boscosa.

Norte Tierra y Libertad, que agrupa a organizaciones campesinas de Upala, Los Chiles y Guatuso, así como a la comunidad indígena Maléku, asgura que  la cooperativa ha removido la vegetación para construir la boca de un túnel y otras obras complementarias, sin ningún miramiento respecto a los aspectos ambientales.

“A la altura de la comunidad de Vista Point en Bijagua,  los trabajos de la maquinaria y las cuadrillas de Coopeguanacaste han arrasado con potreros y  parques de bosques,  y con la cobertura vegetal y los bosques de galería de los ríos Zapote y Bijagua,  aumentando los niveles de erosión y la consecuente sedimentación de los ríos y el impacto sobre la fauna ribereña y los ecosistemas vinculados”, afirmó Lino Rodríguez, miembro de la organización.

Walter Rodríguez, vecino de Canalete y también miembro de la Coordinadora Tierra y Libertad;  recordó que “si bien el P.H. BIJAGUA obtuvo la aprobación del estudio de impacto ambiental el pasado 18 de diciembre del año 2012 por parte de la SETENA,  la viabilidad del proyecto no puede ser un cheque en blanco para que la Cooperativa destruya los ecosistemas de la región”.

“Este impacto se viene a sumar a los impactos de años que ha provocado el funcionamiento de la planta hidroeléctrica Canalete,  aguas abajo, cuya planta aprovecha las aguas del mismo Río Zapote y que entró en operaciones en el año 2008”, agregó Rodríguez.

La Coordinadora aseguró que las comunidades de la zona norte no han recibido ningún beneficio de este proyecto, ni siquiera el pago de impuestos a las municipalidades respectivas porque goza de una declaratoria de interés público y conveniencia nacional.

Un gran negocio en marcha

El proyecto hidoreléctrico Bijagua está  ubicado en el distrito de Bijagua, del Cantón de Upala y se espera que una vez concluido tenga una capacidad de generación de 17.39 MW.

Lino Rodríguez recordó que esta situación “debe verse en el marco de un proceso de desarrollo de todo un enjambre de proyectos hidroeléctricos que se están  imponiendo en la región sin la consulta de las comunidades directamente afectadas”.

Por su parte Freddy Vargas, otro integrante de la agrupación, indicó que “en los cantones de Upala y Guatuso hay diez proyectos hidroeléctricos, de los cuales tres ya han entrado en operación:   El P.H. CANALETE II  y el P.H. LOS NEGROS I  en Upala,  y el P.H. COTE y siete han iniciado los trámites para ingresar al lucrativo negocio de la producción privada de energía hidroeléctrica”.

Este enjambre de proyectos son  desarrollados por el ICE de manera directa, por la Empresa de Servicios Públicos de Heredia, las Cooperativas de electricidad históricamente presentes en la región (COOPELESCA), pero en ellos participan empresas privadas con una fuerte participación del capital transnacional, como sucede con la transnacional estadounidense Duke Energy (P.H. La Jabalina)   y la italiana Ghella Spa (Los Negros I y II).

http://www.informa-tico.com/4-03-2014/hidroelectrica-zona-norte-causa-gran-destruccion-ambiental