Ecuador comenzó segunda ronda de negociaciones con la UE por un acuerdo económico

El acuerdo con la UE se trata en cinco mesas

La mañana estuvo gris. Manta, como pocas veces, amaneció lluviosa y lúgubre, y en los exteriores del hotel Oro Verde, en pleno centro del puerto manabita, un grupo de policías vigilaba la entrada, pues la consigna era mantener la seguridad del sitio en donde, desde ayer, tiene lugar la segunda ronda de negociaciones entre Ecuador y la Unión Europea (UE), en búsqueda de un acuerdo comercial. Se trata de la continuación de las primeras conversaciones realizadas en Bruselas del 13 al 18 de enero pasado.

Desde las 08:00, aproximadamente, uno a uno fueron llegando los funcionarios del gobierno, entre ellos Juan Fernando Salazar, director nacional de Propiedad Intelectual, y Hernán Núñez, asesor de la Secretaría Nacional de Educación, Ciencia y Tecnología (Senescyt), quienes se abstuvieron de dar declaraciones. Por momentos el movimiento fue intenso.
Mientras unos conversaban, otros verificaban con el protocolo del Ministerio de Comercio Exterior si constaban en la lista que les permitiría ingresar a los salones del hotel destinados para las cinco mesas de negociación. Otros prefirieron salir a desayunar.

A diferencia de la primera ronda de negociaciones, en esta ocasión se conoció el detalle de la postura europea y los temas a tratar; algunos son álgidos y el gobierno no tiene como opción sobrepasar la línea roja. De hecho, son temas estratégicos y mientras unos reclaman por la firma urgente de un acuerdo comercial, otros exigen que no se apure la cosa, para que no impacte en sectores vulnerables del país.

José Antonio Campusano, presidente de la Cámara Nacional de Acuacultura, quien se encuentra en Manta, considera que para el sector camaronero es vital la firma de un acuerdo, sobre todo porque para 2015 se extingue el Sistema de Preferencias Arancelarias (SGP Plus), lo que llevará a este segmento productivo a pagar el 12% de arancel.

“Esto no es un cálculo o algo que se prevé, es un hecho que el 31 de diciembre el SGP Plus vence y sin un acuerdo con la Unión Europea, no hay posibilidades de renovación”, insiste Campusano.

Francia, Bélgica e Italia son los países de la UE que más consumen camarón ecuatoriano, hasta donde llega con un arancel del 3%.

La exportación camaronera ha crecido en un 7% en los últimos 6 años. El camarón representa el 16% de las exportaciones no petroleras de Ecuador, informa el ejecutivo.

Campusano cree que hay expectativa en los sectores productivos, pero aclara que no se trata de pensar en un cierre o una firma desde ya, pues estos acuerdos llevan tiempo y apenas Ecuador se encuentra en una segunda fase. “Tenemos que ir paso a paso, velando que un acuerdo sea favorable para el país”, recalca.

Poco antes de ingresar al edificio, Eduardo Egas, asesor de la Presidencia de la República en temas comerciales, mencionó que durante la primera jornada se esperaba hacer un repaso de los planteamientos hechos en las ‘interrondas’ desde enero hasta ahora. “Hubo un espacio de diálogo en el que se adelantaron algunos temas”, expresó.

En un comunicado, el Ministerio de Comercio Exterior detalla que esta semana se “examinarán las condiciones de acceso al mercado y normas de origen para los bienes agrícolas e industriales para ambas partes, así como compromisos específicos y reglas para el comercio de servicios”. Otras mesas discutirán los términos en los que se desarrollarán las compras públicas y el registro y protección de las indicaciones geográficas.

Egas destaca que en el tema del acceso al mercado se espera un beneficio no solo para bienes primarios sino también para los industriales y derivados de la nueva matriz productiva. Aboga porque esta ronda tenga avances positivos.

Inconformidad

Hacia el mediodía, el ambiente en Manta había cambiado radicalmente. El sol reemplazó a la lluvia pero también encendió los ánimos de quienes se oponen a un acuerdo entre Ecuador y la UE, a tal punto que la avenida debió ser parcialmente cerrada por la Policía para evitar que una marcha, liderada por representantes de movimientos sociales y estudiantiles, llegue hasta el edificio de esa cadena hotelera.

Aquiles Hervas, representante de la Confederación de Estudiantes Universitarios y Politécnicos del Ecuador (Ceupe), aclara que no es que estén en contra de una apertura hacia el mercado europeo, pero que durante la primera ronda ese bloque no cedió en puntos como la propiedad intelectual, y que esta es una línea que no se puede atravesar.

Se refiere específicamente al tiempo que exige la UE para proteger la patente de los fármacos que es de 50 años, lo que a su criterio es mucho tiempo y por tanto crea un monopolio que impide que en el país la industria farmacéutica pueda desarrollarse, brindando acceso a medicamentos genéricos (liberados de patente) a la población.

“Por eso llamamos a los negociadores y al mismo Presidente de la República para que mediten muy bien las condiciones a las que nos quiere arrinconar la UE”, dice.

De su lado, Luis Simbaña, de la organización campesina CICE Amaru, manifiesta que antes de firmar cualquier acuerdo comercial es necesario resolver temas locales como la Ley de Aguas y la de Tierras que aún están en la Asamblea Nacional, pues sin esas reglamentaciones el campesinado no estará en condiciones de igualdad como para competir con grandes productores por el acceso al mercado europeo.

“En las condiciones que nos están poniendo, siendo el bloque europeo tan grande y nosotros una economía que está emergiendo, entraríamos a competir de manera injusta, por eso no se trata de no querer competir, sino de la forma como se lo quiere hacer”, reclama Hervas, de la Ceupe.

La delegación de la Unión Europea se encuentra liderada por Matthias Jorgensen, jefe negociador de la Comisión Europea, en tanto que al frente de la de Ecuador se encuentra el embajador Roberto Betancourt.

La delegación nacional está integrada por 16 funcionarios de distintas instituciones gubernamentales vinculadas a cada una de las materias en negociación. Mientras que 6 funcionarios forman parte de la Comisión Europea.

Los dos jefes negociadores confían en que, al término de la II ronda, alcancen progresos que faciliten el camino hacia la culminación del acuerdo.

DIRECTRICES DE LA RELACIÓN BILATERAL

El texto sobre el cual se trazan las directrices de la relación bilateral se refiere a temas de biodiversidad, marcas, indicaciones geográficas, derechos de autor y derechos conexos, patentes, protección de datos, variedades vegetales, transferencia de tecnología, entre otros.

En la primera ronda de negociaciones llevadas a cabo en Bruselas (Bélgica), Ecuador pidió aclaraciones, puso reparos e hizo planteamientos puntuales.

La biodiversidad surgió como un tema delicado de tratar y según señaló entonces el director del Instituto Ecuatoriano de Propiedad Intelectual (IEPI), Andrés Ycaza, lo que se propuso es que, al momento de que una empresa extranjera solicite patente para un recurso genérico ecuatoriano, se especifique su procedencia y se cuente con la autorización del país.

En el tema específico de las indicaciones geográficas, lo que se busca es proteger legalmente productos de una zona determinada y Ecuador propone productos emblemáticos como el cacao conocido como ‘Arriba’ y el sombrero de Montecristi.

Las mesas de negociación están coordinadas por el Ministerio de Agricultura, en el tema de acceso a mercado de bienes agrícolas; por el Ministerio Coordinador de la Política Económica, en acceso a mercado de bienes industriales; por el Servicio Nacional de Contratación Pública, en Compras Públicas; y por la Secretaría nacional de Educación Superior Ciencia y Tecnología, en indicaciones geográficas.

 

http://www.telegrafo.com.ec/economia/item/el-acuerdo-con-la-ue-se-trata-en-cinco-mesas.html