El Congreso aprobó proyecto de ley de responsabilidad penal del empleador

Próximo a la hora 19:30 resultó sancionado en el Senado el proyecto de Ley de responsabilidad penal del empleador, luego de más de casi diez horas de debate.

El Sindicato Único Nacional de la Construcción y Anexos (SUNCA) detuvo sus tareas desde la hora 9:00, para concentrarse frente al Palacio Legislativo a la hora 10. Muchos trabajadores del sector siguieron la sesión parlamentaria desde las barras.
La iniciativa establece que quien en calidad de empleador incumpliere con las normas de seguridad y salud en el trabajo ocasionando la muerte o una lesión grave o gravísima al trabajador “será imputable de responsabilidad penal”.

La bancada del Frente Amplio, a pesar de estar dividida en cuanto a la redacción del texto, votó en bloque.
Los senadores del Frente Líber Seregni (Asamblea Uruguay, Nuevo Espacio, Alianza Progresista y Banderas de Líber) tenían la intención de incluir en el proyecto el concepto de “omisión deliberada”, con el objetivo de que un empresario pudiera ser procesado por la Justicia Penal sólo si se comprobaba que “de forma deliberada no cumplió con los elementos de seguridad que debe garantizar a sus empleados.

Con ello pretendían dejar afuera la “responsabilidad objetiva”, que pena al empresario más allá de su intención en un incidente, como así lo aprobó Diputados. Sin embargo, acordaron en bancada no realizar modificaciones para no dilatar su sanción.

Debate

La discusión parlamentaria no sólo se centró en el contenido del proyecto, sino también en referencias políticas.

El senador comunista, Eduardo Lorier expresó que el objetivo de la iniciativa es “proteger la vida ante un empresario que se timbea la salud y la seguridad de los trabajadores, y de las empresas incumplidoras que son una lacra social”. Aclaró que la propuesta “de ninguna manera busca ir contra del empresario cumplidor que ve al otro como ser humano y lo cuida”.

Desde el Partido Nacional Pablo Abdala cuestionó los cambios que el Frente Amplio realizó al proyecto original que en su momento presentó el SUNCA. “El proyecto original del SUNCA tenía muchas más coincidencias con la idea del Partido Nacional, porque ni nuestro proyecto ni el del sindicato consagran el delito de peligro”, comparó.

Por su parte, el senador Rodolfo Nin Novoa (Alianza Progresista) único legislador que había manifestado en forma pública que podría votar en contra, dijo que de todas maneras votaba a favor. Aseguró que el proyecto “supone un adelantamiento del castigo porque se reprime no el homicidio sino la mera no adopción de las medidas previstas por un decreto del Poder Ejecutivo. Sólo deberían penarse esas acciones cuando se comprueba que se cometen de forma dolosa”.

A su turno el colorado Ope Pasquet dijo que el proyecto representa una “norma en blanco que crea un delito de peligro concreto, es decir que se incurre en un delito por no hacer nada”. “Las grandes empresas tienen sus técnicos y tienen un responsable designado para ser procesado, pero me preocupan las empresas que tienen cinco empleados y no se levantan a ver si cambió la reglamentación”, expresó Pasquet.

Ya hacia el final de la sesión, Rafael Michelini (Nuevo Espacio) señaló que “hay que votar para nunca más accidentes laborales”.
A pesar de no estar de acuerdo con la redacción del proyecto, el legislador remarcó la “unidad del Frente Amplio, porque sin unidad no hay cambio”.

En ese marco, el senador blanco Luis Alberto Heber cuestionó que al Frente Líber Seregni “se lo han llevado por delante las mayorías y el SUNCA”. “Están votando una Ley a desgano, con mucha bronca y tirándola en el Senado en vez de tener la discusión y reproche interno”, sentenció Heber.

Asimismo, el nacionalista Jorge Larrañaga cuestionó que la bancada frenteamplista “terminó votando en contra de sus líderes: el candidato presidencial Tabaré Vázquez y del presidente José Mujica”.

Mientras que Ernesto Agazzi (Movimiento de Participación Popular) dijo que el proyecto responde a un problema: “el de la accidentalidad”. Comentó que “hay muchos accidentes que no se ven, como por ejemplo quienes quedan sordos o ciegos de a poco y que no son muertes bruscas y que también se deriva del trabajo”. Apuntó a una “carencia cultural” de los uruguayos que no reparan en los aspectos de seguridad laboral. Rechazó las afirmaciones de quienes se oponen a la Ley al expresar que las penas “son duras”, porque “más duro es perder una vida”, sentenció Agazzi.

http://www.lr21.com.uy/politica/1164590-senado-sanciono-proyecto-de-responsabilidad-penal-de-empleador-ante-incumplimientos-de-seguridad-2

Algunas claves de la ley de Responsabilidad Penal Empresarial

El proyecto de ley se aprobó. Ahora falta su promulgación por el Poder Ejecutivo. Habrá que esperar la promulgación y la reglamentación. No se parecerá a soplar y hacer botellas. El Poder Ejecutivo está preocupado.

La ley fue a impulsos del SUNCA. La siniestralidad en la construcción, fundamentalmente,  merecía un tratamiento completo de un marco legal donde los responsables tuvieran que responder por sus faltas y la vida del trabajador debía tener un marco legal que aportara un nuevo seguro a calidad de trabajo.

El Dr. Chargoña fue citado durante la sesión en un concepto que unía las condiciones de trabajo como un derecho humano.

Las cámaras empresariales demoraron en aceptar incluirse en la discusión. Demoraron en ver que el nuevo marco jurídico era inevitable. El proyecto de ley demoró tres años en discutirse. Hubo instancias para llegar a un acuerdo más temprano.

El articulado fue tomando forma  tal cual se lo conoce ahora. Todos los actores pudieron opinar. La inconstitucionalidad de la norma quedó agendada desde hace tiempo.

Luego fue una pulseada. Por un lado el Partido Comunista y el MPP que no quisieron mover una letra del proyecto y a último momento la actitud del Partido Socialista que, para sorpresa de muchos terminó adhiriendo a esta formulación hoy votada.

Desde el FLS, pero también con un impronta de destaque el senador Rubio planteó que la ley era frágil desde el punto de vista legal-constitucional y tanto Rubio como el FLS hicieron todos los movimientos políticos necesarios en estos caso.

Tabaré Vázquez no se quedó en silencio y dio a entender con claridad que prefería un cambio en el texto en el mismo sentido que Rubio y el FLS. Mujica, aún en su estilo enmarañado, dio argumentos similares a los de Vázquez.

La ley está. Los siniestros también. Ahora habrá cierta atención para ver quién es el primero que va a la cárcel. Puede ser un empresario, un responsable de obra -pero no empresario, un director o gerente de una empresa pública, un particular, un comerciante, un titular de una pequeña empresa o tal vez los recursos, que se presume caerán como avalancha, terminen de dejar KO a la ley antes que esta pueda surtir sus primeros efectos.

El Frente Amplio se jugó una para muy complicada en un año donde todo será cobrado a precio de inflación.

http://www.uypress.net/uc_49719_1.html