Indígenas de América y África denuncian en la ONU impacto negativo de industria extractiva

Líderes indígenas denunciaron hoy en Naciones Unidas los daños que provoca la industria extractiva a sus comunidades y el medio ambiente.

Al instalar aquí la XIII Sesión del Foro Permanente de la ONU para Asuntos Indígenas, originarios de América y África identificaron la explotación desmedida de los recursos naturales de la madre tierra como uno de los principales problemas que enfrentan.

Se trata de la extracción de petróleo, gas y minerales, con frecuencia ubicados en territorios de pueblos indígenas, que sufren las consecuencias, advirtió en declaraciones a Prensa Latina la nativa de Alaska (tribu Inuit) Dalee Sambo Dorough, electa para presidir el foro previsto hasta el 23 de mayo.

Las concesiones a empresas y las labores de explotación generalmente ocurren sin consultar a los originarios, cuyos derechos económicos, sociales y culturales se ven vulnerados de forma continua por las industrias.

Según Sambo Dorough, esta situación debe resolverse de manera urgente, en aras de garantizar los derechos humanos de los pueblos indígenas.

Para la integrante de la comunidad masái en Tanzania Martha Lekitony Ntoipo uno de los impactos de la industria extractiva es la expulsión de indígenas de sus tierras.

No pueden aceptarse tales abusos, sobre todo en estados que vienen a Naciones Unidas y ratifican convenios y mecanismos para proteger a los seres humanos, dijo.

Por su parte, el líder maya procedente de Guatemala Alberto Marroquín expresó que los originarios comprenden que se vive en una época moderna, pero eso no significa renunciar al diálogo como vía de solución de los problemas.

La XIII Sesión del Foro Permanente de la ONU para Asuntos Indígenas tiene a la buena gobernanza como centro de debate en sus dos semanas de duración.

Podemos traducirla desde nuestra perspectiva en una gestión transparente, responsable, inclusiva y respetuosa del medio ambiente por los gobiernos, afirmó Sambo Dorough.

De acuerdo con la también profesora de Ciencias Políticas de la Universidad de Alaska, la Declaración de Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas -adoptada en 2007 por la Asamblea General- no se cumple en el planeta.

A su juicio, desde la ONU deben impulsarse acciones concretas para revertir este escenario.

http://prensa-latina.cu/index.php?option=com_content&task=view&idioma=1&id=2673991&Itemid=1