Uribe no fue a declarar por su acusación contra el presidente Santos

Uribe no va a la Fiscalía y la emprende contra el fiscal

La Fiscalía colombiana anunció el sábado que citó al expresidente Álvaro Uribe para que ampliara sus denuncias respecto de posibles dineros ilícitos aportados por el estratega J. J. Rendón a la campaña de Juan Manuel Santos en el 2010.

El anuncio lo hizo el ente investigador en un comunicado en el que dijo que Uribe, senador electo, “bajo la gravedad de juramento”, deberá ampliar la denuncia que hizo el pasado jueves de una supuesta financiación ilegal de la campañas de Santos.
Sin embargo, los asesores del expresidente enviaron una notificación al ente investigador en la que excusaban al senador electo por no poder cumplir con la citación. La Fiscalía informó de la notificación el sábado en horas de la tarde y no pudo reorganizar su agenda para su declaración, por “la premura y la falta de tiempo con que se le informó de la citación”.
Pero las cosas este lunes han cambiado radicalmente, pues el exmandatario ha dicho que no sólo no asistirá, sino que no rendirá declaraciones ante el fiscal o el vicefiscal por no tener plenas garantías para sus fuentes. Por lo tanto, les pide que se declaren impedidos.
En un extenso comunicado Uribe la emprendió contra el fiscal general, Eduardo Montealegre. Aseguró que el fiscal, en declaraciones a la prensa, dijo que “estaría yo incurriendo en el delito de fraude procesal, sin que exista acto procesal alguno de mi parte, y me amenaza por el hecho de haber manifestado que debe haber investigación sobre violaciones de techos de financiación en las campañas del presidente Santos y sobre la contribución que habría hecho el señor J. J. Rendón para pagar saldos de la campaña del 2010”.
Uribe fue más allá y dijo que el fiscal prácticamente lo amenazó en el evento de no asistir a la cita “intempestiva e inusual” que le puso el ente acusador. “Esto además no guarda proporción con mi conducta de haber asistido, desde el 7 de agosto del 2010, a todas las citaciones de la justicia”.
El recién elegido senador afirmó que Montealegre lo descalificó y lo ofendió por oponerse al proceso de claudicación ante organizaciones terroristas. Considera que en el ente investigador hay sesgo y falta de garantías por parte del fiscal general, quien, por encabezar un órgano de justicia, debe proceder de manera imparcial frente a todos los colombianos.
Por último, Uribe dejó entrever que no entregará a la Fiscalía la supuesta información que tiene sobre los dineros que presuntamente habría entregado J. J. a la campaña Santos. Dijo que la misma será suministrada al procurador general, Alejandro Ordóñez.
El expresidente insiste en que, de entregar la información que presuntamente tiene, exigirá todas las garantías de confidencialidad para la protección de las personas que le han servido de fuente en estas denuncias.
Mientras tanto, el presidente Juan Manuel Santos también se pronunció sobre este asunto: “No me sorprende el hecho de que Uribe no haya ampliado sus argumentos. Pido a la Fiscalía que lo obligue a declarar, en otras ocasiones ha mentido”.

¿Asistirá Uribe a la segunda cita de la Fiscalía?

Dice no tener garantías para desarrollar su denuncia, pero a muchos les queda la sensación de que sólo tiene conjeturas con clara intención política.

En medio de la candente disputa por la Presidencia, en la que unos a otros se señalan porlos más recientes escándalos que salpicaron a personas cercanas al presidente Juan Manuel Santos y a miembros del equipo del candidato por el Centro Democrático,Óscar Iván Zuluaga, este lunes se presentó un nuevo rifirrafe entre el expresidente y hoy electo senador Álvaro Uribe Vélez y la Fiscalía. Después de que el ente investigador citara a Uribe para que, “bajo la gravedad de juramento”, denunciara la entrada de supuestos dineros del narcotráfico a la campaña de Santos en 2010, el exprimer mandatario se rehusó a ir y arremetió contra el fiscal general, Eduardo Montealegre.

La respuesta no se hizo esperar. Ante la no asistencia de Uribe al despacho del vicefiscal Jorge Fernando Perdomo, quien le recibiría la denuncia, Montealegre expidió un comunicado de prensa en el que citaban al expresidente Uribe “por segunda vez para el día de mañana (hoy) 13 de mayo de 2014, a partir de las 8:00 a.m. para rendir diligencia de declaración jurada en atención a la información dada a los medios de comunicación, el pasado 8 de mayo del año que transcurre”.

Ese día, el expresidente Uribe manifestó que tenía testigos y pruebas para demostrar que $2 millones de dólares, que habrían ingresado en las arcas de la campaña del presidente Santos en 2010, hacían parte de un pago de $12 millones de dólares que le habrían hecho a sus asesores políticos J. J. Rendón y Germán Chica un grupo de narcotraficantes que querían someterse a la justicia. “Regalar US$2 millones cuando se ha recibido un soborno de US$12 millones, no se siente (…). La campaña de 2010 costó mucho más de lo que establecían los topes”, fueron los señalamientos de Uribe.

De otra parte, al referirse a un supuesto saldo en rojo en la candidatura santista de ese año, comentada por Uribe en Twitter, el senador y expresidente del partido de la U, Juan Lozano, respondió a través de esa red social: ‘Tras elecciones 2010 recibimos al Partido de la U con deuda que fue refinanciada por los bancos. Las cuentas son públicas. Sobre el manejo de la campaña de Santos, no tengo información’.

Ayer, Uribe Vélez indicó que las más recientes declaraciones que ha hecho el fiscal general a la prensa, las siente como una amenaza en su contra. “(El fiscal) anuncia que estaría yo incurriendo en el delito de fraude procesal, sin que exista acto procesal alguno de mi parte, y me amenaza por el hecho de haber manifestado que debe haber investigación sobre violaciones de techos de financiación en las campañas”. Asimismo, calificó su primera citación como tempestiva, inusual y llena de intereses “políticos”.

Uribe agregó que su inasistencia a la Fiscalía se debe a que no tiene garantías de seguridad para revelar los nombres de sus fuentes de información. Para el exmandatario, las declaraciones del fiscal Montealegre son ‘descalificadoras’ y ‘ofensivas’ cuando se refiere a quienes se oponen al proceso de paz. “Dichas frases, expresadas por el presidente, corresponden al juicio político, pero pronunciadas por el fiscal general denotan animosidad, sesgo, falta de garantías de quien, por encabezar un órgano de justicia, debe proceder de manera imparcial (…). Suministraré la información recibida sobre el caso al procurador de la nación Alejandro Ordóñez. Solicito al fiscal que considere declararse impedido, lo mismo que al vicefiscal”, concluyó Uribe Vélez.

El fiscal y el vicefiscal se negaron a declararse impedidos ya que estas solicitudes sólo pueden hacerlas las partes de un proceso, y en este caso, el expresidente sería un posible testigo. Además, el ente investigador indicó que no se está adelantando ningún proceso contra Uribe Vélez debido a que él tiene fuero constitucional y que le pidió al procurador Ordóñez que indicara dentro de las próximas 24 horas si tenía información respecto a las denuncias del exmandatario. Para el constitucionalista Juan Manuel Cahrry “es una obligación de todos denunciar delitos. La Fiscalía puede iniciar de oficio investigaciones por declaraciones de cualquier persona en medios de comunicación y citar a la persona para que entregue los elementos de juicio. Si la persona no cumple con la justicia, podría ser objeto de una investigación. En el caso de Uribe se tiene que ver si aún mantiene su fuero constitucional”…

El exmagistrado de la Corte Suprema de Justicia, Jaime Arrubla, comparte la posición de Charry, al asegurar que “todos los ciudadanos, en caso de conocer la comisión de un delito, están obligados a ponerlo en conocimiento de las autoridades y a colaborar. El fiscal general no es el que investiga. El fiscal, al que le corresponda el caso, está en total independencia. De manera que no comparto los argumentos del expresidente Uribe para no presentarse”.

Una opinión con la que coinciden el ministro de Justicia, Alfonso Gómez Méndez. “Hago un llamado a todos los colombianos para que respeten la institucionalidad, para que atiendan los llamados de los jueces y de los fiscales. No es posible que sea uno mismo quien escoja ante qué funcionario judicial debe comparecer”, señaló.

Al vaivén electoral

Ante la negativa del expresidente Uribe de presentarse en la Fiscalía a denunciar la supuesta entrega de dineros provenientes del narcotráfico a la campaña del presidente Juan Manuel Santos, las reacciones en el mundo político no se hicieron esperar. Por ejemplo, el gerente de la campaña de Santos, Roberto Prieto, anunció que denunciarían a Uribe Vélez por injuria y calumnia ya que sus señalamientos carecían de pruebas y eran puras “conjeturas y especulaciones”.

El liberal Juan Manuel Galán señaló que la situación es muy grave para el futuro de las instituciones judiciales. “El fiscal general está en todo el derecho de citar al senador Uribe. No hay discusión ante sus llamados, hay que acatarlos y punto. Lo que pretende Uribe es mantener un manto de duda sobre el presidente y su candidatura, y así beneficiar la candidatura de Zuluaga”, dijo el senador.

Mientras tanto, el senador Juan Carlos Vélez, uribista, dijo que “el presidente Uribe no se presenta porque ya tenía unos compromisos previamente adquiridos. Eso no quiere decir que no se vaya a presentar o que no vaya a presentar pruebas. Las aportará en el momento en que el fiscal se declare impedido porque ha tomado, aparentemente, una posición política; y segundo, pide que le garanticen la reserva del sumario sobre las pruebas que va a aportar y sobre los nombres de las personas que va a denunciar. Si le garantizan eso, inmediatamente entrega las pruebas”, afirmó.

Desde las toldas de Peñalosa, ajenas a la guerra de acusaciones, fue Isabel Segovia la que se pronunció. “Se le está yendo la mano”, dijo la candidata a la vicepresidencia, del fiscal Montealegre y sus declaraciones sobre los escándalos de las campañas de Santos y Zuluaga, que hoy, seguramente, se volverán a enfrentar por la cita que tiene Uribe en la Fiscalía a las ocho de la mañana.

 

http://www.elespectador.com/noticias/politica/asistira-uribe-segunda-cita-de-fiscalia-articulo-491969

 

El golazo de Uribe en la campaña electoral

Cuando todo el país esperaba que en la mañana de este lunes el expresidente Álvaro Uribe llegara a la Fiscalía para declarar por sus denuncias de supuesta financiación ilegal de la campaña del presidente Juan Manuel Santos en 2010, apareció en Cali para informar que no iba.Eso sí, pidió que el fiscal general y el vicefiscal se declaren impedidos en el caso. “Antes de suministrar información a la Fiscalía, solicito al señor fiscal (Eduardo Montealegre) que considere declararse impedido, lo mismo que al señor vicefiscal (Jorge Fernando Perdomo), y que se tramiten los respectivos impedimentos”, sentenció.
Era obvio que tanto Montealegre como Perdomo no se iban a declarar impedidos. Sin embargo, parecería estar claro que Uribe utilizó una técnica dilatoria en este episodio por lo que aún flota en el ambiente su afirmación de que a la campaña de Santos de hace cuatro años le entraron 2 millones de dólares provenientes del narcotráfico.
Lo hecho por Uribe parece una estrategia bien calculada para que en el imaginario colectivo continúe la idea de que así fue. A solo 13 días de las elecciones ha logrado poner a buena parte del electorado a dudar.
De paso deslegitimó al fiscal Montealegre y metió en el asunto al procurador Alejandro Ordóñez. Uribe es un ciudadano que ostenta la doble condición de expresidente y de senador electo. Ninguna le da derechos para elegir al investigador que a él le guste. No se trata de una petición inusual sino que podrían creerse que forma parte de un plan para expandir la discusión a otros escenarios sin que se resuelva nada.
Es una estrategia para darle largas a un asunto que por lo visto no se va a definir antes de la elecciones de este domingo 25 de mayo. Como es de presumir, el expresidente no va aportar pruebas en la Fiscalía.
Así las cosas y ante una acusación sin pruebas, pone también en una encrucijada a Montealegre. ¿Qué puede hacer hoy el fiscal? ¿Acusarlo por falso testimonio? ¿Dictarle una orden de comparecencia para que la Policía conduzca? ¿Acusarlo por injuria y calumnia? Aunque podría mirar con lupa y tomar una decisión paradójicamente cualquiera que sea desembocaría en más apoyo para Uribe, sin duda el colombiano más popular de la última década.
Sea lo que sea, hasta ahora Uribe se muestra victorioso. Ha logrado que el país siga en la discusión de una hipotética narcofinanciación a la campaña de Santos de hace cuatro años y que en algunos casos incluso el asunto del hacker Andrés Fernando Sepúlveda Ardila, miembro activo de la campaña de Óscar Iván Zuluaga, ocurrido hace solo una semana pasara de agache.
En cualquier otro escenario, la captura de uno de los hombres que maneja las redes sociales de una campaña que es acusado de espionaje, y la abrupta salida del director general de la misma por entre otras cosas llevarlo de incógnito para enlodar a un Jefe del Estado, como pasó con Luis Alfonso Hoyos, hubiera acabado con ella.
En este caso no. Uribe ha logrado mantener en igualdad de condiciones ambos temas, lo que lo confirma como un extraordinario comunicador capaz de dictarle la agenda a los medios de acuerdo a sus intereses.
Si se llegara a confirmar que el caso del ingreso de los 2 millones de dólares a la campaña de Santos de hace cuatro años fue un invento de Uribe sería un verdadero golazo en el campeonato de la guerra sucia con fines electorales.