Argentina: con un gran festival, organizaciones ambientalistas de Córdoba conmemoran un año de resistencia frente a instalación de planta de Monsanto

Se cumple hoy un año desde que un grupo de asambleístas, referentes de diferentes organismos sociales, ambientales, políticos y vecinales se instalaron en un acampe frente al predio de la multinacional Monsanto en Malvinas Argentinas, para oponerse a la instalación de una planta acondicionadora de granos en esa localidad.

Hacía meses que las agrupaciones venían organizando “bloqueos” a los camiones y empleados de la construcción contratados por la empresa, pero tras un gran festival musical que se dio a llamar “Primavera sin Monsanto”, los manifestantes decidieron quedarse, instalarse y no permitir el avance del faraónico proyecto. Y mantuvieron esa resistencia por un año, que se cumple hoy 19 de septiembre, ocasión que celebrarán una nueva Primavera, con varios logros en su haber y aún muchas metas por alcanzar.

Según Gastón Mazzalay, de la Asamblea “Malvinas lucha por la Vida”, señaló a LA MAÑANA que “el balance en este último año ha sido muy positivo. Logramos detener la construcción de la planta, lo que no es poco, aún cuando nuestro objetivo es su erradicación. Obtuvimos un fallo judicial que impide que la construcción continúe y además la administración pública le rechazó a Monsanto el estudio de impacto ambiental. Ahora que la multinacional postergó hasta el año próximo una nueva presentación del proyecto, creemos que nuestras acciones tienen que están dirigidas a que el Gobierno Provincial le diga a Monsanto que no se puede instalar en Malvinas Argentinas y menos en el predio que eligió, por violar la Ley de Uso de Suelos 9841”.

Por su parte, Sofía Gatica, de Madres de Ituzaingó Anexo, reflexionó: “No pensé que fuera tan difícil enfrentarse a esta multinacional. En este acampe hemos dejado todo, y nos hemos enfrentado a la Policía, al Gobierno, la Uocra… Se hizo muy complicado por momentos, pero nos dimos cuenta que juntos podemos decidir, que el pueblo manda. Pero sabemos que existe un acuerdo entre la Provincia y Monsanto, y que difícilmente esta empresa retroceda en sus objetivos. Los ojos del mundo están puestos en lo que ocurra en Malvinas, y más allá de que al final logre instalarse, nosotros lucharemos para que no pueda funcionar jamás”.

En tanto, Medardo Ávila Vázquez (Médicos de Pueblos Fumigados) sostuvo: “Ha sido un año sumamente productivo y con muy buenos resultados. La resistencia de todo el pueblo de Malvinas logró que la gente tomara posición y que los problemas ambientales ocuparan un lugar en la agenda. El bloqueo contó con la solidaridad de la gente. De hecho en la última encuesta realizada en Malvinas, el 65% de la población se mostró en contra de Monsanto. Eso llevó a la multinacional a apartarse para seguramente volver con su proyecto cuando la situación política le sea más favorable”.

Por último, el legislador del Frente Cívico, Santiago Clavijo, afirmó que “el intento de instalar la Planta de Monsanto “de pecho” ha fracasado”.

“El anuncio por parte de Monsanto de suspender la presentación de un nuevo estudio de impacto ambiental hasta el año que viene, luego que el mismo fue rechazado por la Autoridad de Aplicación, representa el fracaso de una estrategia política dirigida a instalar la planta de Monsanto en la localidad de Malvinas Argentinas desconociendo la legislación vigente y con la complicidad de funcionarios provinciales y municipales que se lo permitieron. Y es también, sin ninguna duda, un triunfo de los vecinos nucleados en Malvinas Lucha Por la Vida que con su trabajo y perseverancia lograron ir desenmascarando una a una todas las mentiras.”

“Si el Gobierno Provincial quiere “hacer bien” las cosas tiene que notificar a Monsanto que se tiene que ir de la localidad de Malvinas Argentinas”, reflexionó.

La Mañana de Cordoba