Ecuador: por primera vez, parejas homosexuales inscriben sus uniones de hecho en sus cédulas

La Dirección de Registro Civil, Identificación y Cedulación (Digercic) puso desde este lunes en marcha el registro de las uniones de hecho en las cédulas de identidad en las agencias de Guayaquil, Quito y Cuenca. El servicio es tanto para parejas GLBTI como heterosexuales.

Los requisitos son: pago de la tarifa vigente, acta notarial o resolución otorgada por el juez que solemnice la unión de hecho, documentos de indentidad originales de ambos comparecientes, presencia de al menos uno de los comparecientes o su mandatario.

En Guayaquil, la pareja transexual conformada por Diane Rodríguez- presidenta de la Asociación Silueta X- y Nicolás Guamanquispe se convirtió en la primera en registrar su unión de hecho. Asimismo otras parejas GLBTI y heterosexuales esperaban su turno esta mañana en las instalaciones del Registro Civil, en el centro de la urbe.

Se presentaron fallas en el sistema informático que, a decir de David Vizueta, director provincial del Registro Civil,  “es natural en todo proceso nuevo”.

Diana Maldonado y Maribel Serrano, en unión estable y monogámica desde 2009, obtuvieron el fallo de una jueza el 7 de septiembre de 2012 para que se reconozca su unión de hecho. Hoy finalmente consta ese estado civil en sus documentos de identidad.

“Se puede considerar que es un logro, estamos contentas, felices (…) Vemos que se está empezando a materializar lo que dice la Constitución (…), equiparando la unión de hecho con el matrimonio a lo que es un estado civil”, sostuvo Maldonado.

Mientras esto ocurría, en los exteriores un grupo de personas exhibía pancartas en contra del proceso.

En Quito, la pareja GLBTI compuesta por Alex Guayasamín y Janeth López, se convirtió en la primera en hacer el registro.

Los extranjeros también pueden acceder a este servicio. Para ello deben ser residentes y tener el empadronamiento. Ese fue el caso de las inglesas Nicola Rothon y Helen Bicknell, quienes también realizaron el trámite en la capital.

Telégrafo

 

Conozca las historias de las primeras uniones de hecho de parejas GLBTI y heterosexuales

Este día comenzó más temprano de lo acostumbrado para Diana Maldonado. Antes de las 05:00 ya estaba en pie para alistar a su hijo y llevarlo a la escuela y ultimar detalles en esta fecha, una de las más especiales de su vida. En pocas horas se convertiría en una de las primeras personas de Ecuador en inscribir ante el Registro Civil su unión de hecho junto al ‘amor de su vida’, la española Maribel Serrano.

Vestida formal con una blusa de color celeste y pantalón oscuro, Diana llegó con su acompañante a las 07:00 a la oficina matriz del Registro Civil, en Guayaquil, para tomar un turno y ser una de las primeras en legalizar su estado.

De cerca estaban, también, la activista transexual Diane Rodríguez y su novio Nicolás Guamanquispe para realizar el mismo trámite. Ella lucía un ajustado vestido y una diadema de flores, mientras el joven pretendiente vestía un elegante frac.

A las 08:00, una vez que se abrieron las puertas del Registro Civil, ambas parejas fueron las primeras en ingresar para cumplir con esta diligencia, que a partir de este lunes -por primera vez en la historia de Ecuador- se receptaba en esta dependencia estatal.

Esto fue posible gracias a la decisión política del presidente Rafael Correa, quien luego de mantener una reunión en el Palacio de Carondelet y atender los pedidos de organizaciones GLBTI (Gays, Lesbianas, Bisexuales, Transexuales e Intersexuales), dispuso al Registro Civil que cumpla con la Constitución que garantiza, en su artículo 68, la unión de hecho sin distinción de género y con los mismos derechos y obligaciones que el matrimonio, excepto la adopción.

Esto derivó en la resolución 147 del 22 de agosto de 2014 del Registro Civil que derogaba la emitida el 1 de septiembre de 2010 en la que expresamente se prohibía la inscripción de las uniones de hecho y que dicho estado civil conste en el documento de identidad.

Al cabo de dos horas y luego de superar unos ajustes técnicos, el Registro Civil emitió las primeras cédulas para las parejas de Diana y Diane en las que constó el nuevo estado civil. Similares ceremonias se efectuaron en las dependencias de Cuenca y Quito, donde en una primera fase se podrán inscribir las uniones de hecho. Se espera que en los próximos meses el trámite se extienda a otras ciudades.

“Estoy muy feliz por haber conseguido este derecho después de una dura batalla de dos años”, expresó Diana Maldonado, luego de haber obtenido su cédula de ciudadanía con su nuevo estado civil: “en unión de hecho con Maribel Serrano”.

Su rostro denotaba la alegría de la batalla ganada tras dos años de luchar en la justicia ecuatoriana porque su unión sea reconocida legalmente.

Sin dejar de lucir una sonrisa y de tomar de la mano a Maribel, Diana contó a la agencia Andes que conoció a su pareja hace cinco años a través de las redes sociales y desde ese entonces han mantenido una relación estable, superando muchos prejuicios, que –según dice- aún tiene la sociedad en cuanto a reconocer sus derechos.

Lo primero que hará, dijo, será contratar un seguro de vida y realizar otros trámites pendientes con su pareja. También expresó que continuará con el activismo hasta que el Estado reconozca el matrimonio igualitario.

De igual manera, Diane Rodríguez no cesaba de agradecer al presidente Correa y a muchas otras instituciones por la comprensión y apertura que tuvieron para que al cabo de seis años se cumpla con la Constitución.

María José Fernández, coordinadora zonal de la Defensoría del Pueblo, reconoció que el acompañamiento de esta dependencia fue importante para la consecución de este derecho, pues como institución interpusieron un recurso legal para que se respeten los derechos de las parejas a inscribir sus uniones libres, ya sean homosexuales o heterosexuales.

De hecho, una pareja heterosexual también se inscribió este lunes. Se trata de los convivientes Luis Contreras y Priscilla Batioja, quienes llevan diez años estando juntos.

Una agrupación religiosa protestó en las afueras del Registro Civil con carteles y gritos en contra del matrimonio entre homosexuales, pero esto fue minimizado por los colectivos GLBTI que insistieron que no se trataba de matrimonio, sino de uniones de hecho.

Al final, todos se retiraron felices. Diana y Diane sellaron con besos con sus respectivas parejas esta histórica conquista de colectivos sociales en Ecuador.

ANDES