Guatemala ocupa último lugar en ingresos fiscales en Centroamérica y uno de los más bajos del mundo

Guatemala ocupa el puesto 135 entre 151 naciones del mundo y el último en Centroamérica, por los bajos niveles de inversión pública con respecto al Producto Interno Bruto, el 2.6% del PIB. Además es el país con menos ingresos para el Estado, vía impuestos y no tributarios, a nivel mundial, según un estudio presentado por el Banco Mundial esta mañana.

El Banco Mundial presentó el primer estudio “Análisis para el Diálogo Nacional Económico de Guatemala”, el cual prevé un crecimiento económico anual promedio de 3.6 % para el país, entre 2014 y 2016, pero destaca que Guatemala ocupa los últimos lugares entre los países del mundo en términos de ingresos tributarios y el gasto público del Estado en rubros como salud, educación y seguridad.

El informe, también conocido como “ADN Económico”, expone además que Guatemala ha crecido de manera constante, pero a un ritmo lento a partir de la crisis mundial de 2008, mismo que no ha permitido recuperar los niveles promedios pre-crisis de 4.4 por ciento y que está por debajo del promedio de crecimiento del resto de Centroamérica y de otros mercados emergentes.

Según el Banco Mundial, el crecimiento económico del país presenta el reto de fomentar una mayor prosperidad compartida, pues mientras que el ingreso diario promedio de las personas más pobres en América Latina aumentó de US$2.1 por persona en 2003 a US$3.3 en 2012, ese ingreso se redujo para los más pobres en Guatemala de US$1.6 por persona en 2003 a US$1.5 en 2012.

Igualmente, el estudio señala que el crecimiento de la economía guatemalteca ha resultado en una baja reducción de la pobreza si se le compara con el resto de países de Latinoamérica, indicando que desde 2001, el porcentaje de población viviendo en pobreza en la región latinoamericana se redujo en 15.3 puntos porcentuales (de 42% a 26.7%), mientras que en Guatemala esa reducción fue de 2.5 puntos porcentuales (de 56.2% a 53.7%).

De acuerdo al último Índice del Informe Global sobre Desarrollo Humano de Naciones Unidas, más de la mitad de la población vive en condiciones de pobreza, de este porcentaje, el 14.5% se encuentra en pobreza extrema y uno de cada 10 guatemaltecos tiene riesgo de llegar a cualquiera de esas dos categorías.

A criterio del BM, si el crecimiento económico anual en Guatemala subiera del 3.6% a 5% en los próximos tres años, la tasa de pobreza en el país podría reducirse en un punto porcentual adicional, e implicaría que unos 160 mil guatemaltecos salieran de esa situación.

Una de las recomendaciones del organismo internacional es propiciar que la economía informal pase al sector formal para ampliar la base tributaria del país y aumentar la productividad empresarial. Asimismo, acelerar el crecimiento económico mediante reformas estructurales al marco legal con el fin atraer mayor inversión extranjera.

Respecto a los “cuellos de botella”, el BM indica que el crecimiento del sector informal, la inseguridad ciudadana y la falta de adaptación de las empresas a nuevas tecnologías son los principales obstáculos para la creación de más y mejores empleos.

Entre tanto, las pequeñas empresas, las firmas con acceso a crédito y las exportadoras fueron las que reportaron mayor generación de empleo desde 2006, según el estudio.

La Hora