Oposición presenta proyecto de reforma laboral que prohíbe las huelgas

La Asamblea Legislativa recibió este miércoles dos propuestas nuevas sobre la reforma procesal laboral, por parte de partidos opositores, y en ambos casos las iniciativas prohíben la huelga en servicios básicos.

La primera de ellas la presentaron la fracción del Movimiento Libertario en conjunto con las bancadas cristianas del Congreso, mientras que la segunda la llevó la fracción de Liberación Nacional (PLN).

Así, las dos reformas presentadas este miércoles consideran “peligroso” que se permitan las huelgas en servicios básicos como salud y seguridad pública, que apoyan el veto de la presidente Laura Chinchilla en 2012.

“En los servicios esenciales es absolutamente prohibida la huelga y reiteramos el veto de la administración pasada para que en estos servicios no haya paro”, aseguró la legisladora verdiblanca, Sandra Piszk.

Por eso las nuevas propuestas se concentraron en permitir la huelga en servicios lejanos a esos que declararon como “esenciales” y se concentraron en definir la forma en que debería generarse el paro en servicios privados, para lo cual los libertarios propusieron el apoyo de la mitad más uno de los empleados de la empresa para que se declare legal el movimiento, mientras que los liberacionistas aseguraron que buscarán también defender los derechos de los patronos y el de los usuarios.

“Establecemos que no puede haber huelgas en servicios esenciales y que en los que no son de este punto se presente un plan que garantice un cumplimiento de servicios mínimos”, manifestó el liberacionista, Antonio Álvarez.

Estas dos propuestas se presentan como contraparte al proyecto que presentaron este lunes las fracciones del Partido Acción Ciudadana (PAC), la Unidad Social Cristiana (PUSC) y el Frente Amplio que incluye la creación del concepto de servicios públicos esenciales, en el cual se permite la paralización de esos sectores, siempre y cuando éstos envíen un “plan de servicios mínimos” con el que se garantice la continuidad de sus funciones.

El punto central que diferencia las propuestas es el tema de la huelga y el tratamiento de esta en servicios básicos.

Aun así las dos propuestas de este miércoles se unieron al llamado de las tres fracciones del lunes anterior para sentarse a negociar y sacar adelante esta reforma, que lleva 12 años en negociación.

“Consideramos que las diferencias entre los tres proyectos son negociables por lo que llamamos al diálogo a los diputados para que podamos alcanzar pronto una reforma al Código Procesal Laboral”, aseguró el jefe liberacionista, Juan Luis Jiménez.

Así quedan en corriente cuatro proyectos de reforma procesal laboral, los tres presentados esta semana y el que está vetado por el Ejecutivo a la espera de si Presidencia decide o no levantar el veto que se le interpuso en la administración anterior.

http://www.elpais.cr/frontend/noticia_detalle/1/95640