El jueves llegan las familias sirias a refugiarse a Uruguay

El próximo jueves está previsto que lleguen a Uruguay 42 integrantes de las primeras cinco familias, de 12 que llegarán en total, procedentes de Siria a las que Uruguay dará refugio. Según contó a LA REPÚBLICA el ciudadano sirio radicado en Uruguay, Jasal Mamari, hoy mantendrá una reunión con el secretario de Derechos Humanos de Presidencia de la República, Javier Miranda, para ultimar detalles.

Dos de las cinco familias son numerosas, según contó Mamari, “una señora llega con 10 hijos y otra que tiene varios niños y arribará al país embarazada por lo que su hijo nacerá en Uruguay”, apuntó Mamari. El mayor de todos los sirios tiene 46 años y el 60% son niños.

Apenas lleguen los esperarán traductores e incluso se formó un equipo con estudiantes de la Facultad de Humanidades, que toman clases de árabe coloquial para entablar rápidamente relación con las familias sirias y colaborar con ellos.

El secretario de Derechos Humanos de Presidencia de la República, Javier Miranda, viajará nuevamente al Líbano para venir junto a las familias y hacerles de alguna forma más hospitalario el arribo a suelo uruguayo. Miranda, que mantuvo entrevistas con estas familias, ha informado que trabajar y poder educar a sus hijos son las preocupaciones fundamentales que mantienen los sirios.

Como está previsto en primera instancia y por dos meses se quedarán en el Hogar de los Hermanos Maristas en el departamento de San José, y después se radicarán en Colonia, en la localidad de Juan Lacaze. “Un lugar muy importante porque la mayoría de ellos se dedican a la agricultura”, explicó Mamari. La población adulta del grupo recibirá capacitación laboral en los dos primeros meses y luego se facilitará el acceso de trabajo a través de propuestas recibidas por el Gobierno hasta el momento, “que son importantes y se pueden concretar”, según dijo Miranda.

Las oportunidades de trabajo incluyen tareas de producción agropecuaria, lechería, jardinería, mantenimiento y también en la construcción. En lo que tiene que ver con los niños y adolescentes sirios, recibirán educación pública como cualquier ciudadano. En cuanto al manejo del idioma español el secretario de Derechos Humanos expresó que “una de las prácticas principales del proceso es la introducción al idioma, tendrán dos meses de español intravenoso”, afirmó Miranda.

“Los niños van a acomodarse mejor, vienen de un infierno y esto será un paraíso para ellos. Los mayores tendrán nostalgia de su país, ellos tienen esperanza que la guerra termine y puedan volver a su país”, apuntó Mamari. En cuanto a la recepción que tendrán de parte del pueblo uruguayo, Mamari estimó que “los uruguayos son amables, pacíficos y muy humanistas y no van a encontrar aquí problemas de raza, hablo por mí mismo, por mi experiencia”, afirmó.

Las próximas familias en febrero

Asimismo se espera que las siete familias restantes lleguen a Uruguay el 24 de febrero. Si bien esta es una fecha a confirmar, ya se están ultimando detalles con la Organización Internacional de Migraciones para definir la fecha exacta.

“En este programa son estas 12 familias y no más, pero en lo personal me gustaría que Uruguay reforzara el programa refugio-asentamiento y tengamos una política fuerte y sustentable en el futuro más allá de quién asuma el próximo Gobierno”, dijo Miranda.

Remarcó que están institucionalizados los compromisos de Uruguay en materia de refugios a través de ser parte de la Convención del Refugio y poseer convenios con Acnur en materia de refugio y asentamiento, sin olvidar la ley nacional de refugio del año 2007. “Vale le pena sentarse a estudiar el reforzamiento de la institucionalidad con una política sostenida de Estado como un Uruguay solidario”, dijo Miranda.

República