Panamá: indígenas contribuirán en la identificación de la flora

En medio de la reunión que se desarrolla esta semana en Pyeongchang, Corea, y donde se analiza la situación actual de la biodiversidad de los 194 países miembros de la Convención sobre la Diversidad Biológica (CDB), con relación a los objetivos establecidos en el acuerdo de Nagoya, la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) informó que, por lo menos en Panamá, los indígenas tendrán participación en la protección e identificación de la flora.

Esto, mediante la firma del acuerdo de cumplimiento de Consentimiento, Libre, Previo e Informado (CLPI), cuyos instrumentos están fijados, particularmente, dentro del Protocolo de Nagoya sobre el CLP, firmado en el año 2010, que permite un mejor desarrollo de la investigación dentro de las zonas comarcales.

PROPÓSITO DEL ACUERDO

Según la ANAM, dicho acuerdo le da facultad a los grupos aborígenes para vigilar y otorgar los permisos de acceso a los recursos genéticos dentro de las zonas comarcales, y les da derecho a participar en el reconocimiento de las nuevas especies encontradas.

El CDB define los recursos genéticos como todo aquel material de origen vegetal, animal o microbiano que contiene unidades funcionales de la herencia o genes y que presente valor real o potencial.

El tema de acceso a los recursos florísticos fue abordado durante un taller de consulta que desarrolló la ANAM la semana pasada, a través del Programa ONU-REDD y la Coordinadora Nacional de los Pueblos Indígenas de Panamá (COONAPIP), con el objetivo de tener un mayor acercamiento con las comunidades indígenas y adquirir un mayor conocimiento de las normativas establecidas dentro del protocolo de consentimiento.

En la reunión se habló sobre el rol de la Unidad de Acceso de los Recurso Genéticos (UNARGEN), normas que protegen los derechos de acceso a los recursos genéticos y propiedad intelectual, recolecta y procesamiento de muestras de flora dentro del Herbario de la Universidad de Panamá.

‘El objetivo del taller fue analizar a través de los técnicos especialistas en flora y los indígenas, las normas, prácticas de acceso a los recursos florísticos, además de abordar los derechos de propiedad intelectual’, manifestó Félix Wing, secretario general de la ANAM.

Wing agregó que el propósito de la ANAM ‘es compartir con los actores en materia de acceso a los recursos florísticos de acuerdo al cumplimiento de CLPI y de propiedad intelectual rigiéndose a la legislación panameña existente, con base a los instrumentos internacionales y nacionales, en particular, los fijados en el Protocolo de Nagoya sobre el CLPI’.

Por su parte, Héctor Huertas González, de la COONAPIP, destacó que dicho acuerdo, además de respaldar el conocimiento y el derecho de los indígenas a participar en el reconocimiento de la flora, asegura el buen manejo de los recursos genéticos, puesto que antes de tener acceso a ellos, en este caso la ANAM, primero se deben hacer las consultas pertinentes.

En este sentido, Carmen Medina, de la Unidad de Acceso de los Recurso Genéticos (UNARGEN) de la ANAM, subrayó que el encuentro con los representantes indígenas fue oportuno para conocer quiénes son los responsables de firmar el CLPI que ‘permitirá tener mayor seguridad del desarrollo de la investigación dentro de estas áreas de régimen especial por ser regentes del recurso florístico’.

Wing concluyó resaltando que dialogar con las comunidades indígenas es muy valioso porque permite fortalecer la gestión y manejo sostenible de los recursos forestales que están dentro y fuera de las zonas.

La Estrella