El predecible declive del ALBA – Diario La Tercera, Chile

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

HACE algunos días se reunieron en La Habana los nueve países miembros que conforman el bloque del ALBA -en la cita se sumaron dos países centroamericanos-, para celebrar su XIII cumbre y conmemorar los 10 años desde que el fallecido ex presidente venezolano Hugo Chávez y el ex mandatario cubano Fidel Castro impulsaron la Alternativa Bolivariana para las Américas. Desde esa fecha hasta ahora, el escenario político y económico ha cambiado para esta alianza regional, afectando la capacidad de influencia que alcanzó en años anteriores y restándole visibilidad frente a otras instancias de integración continental.

Gran parte de esta pérdida de relevancia del ALBA se explica por la delicada situación por la que atraviesa Venezuela. Este país ha sido el motor financiero del bloque, principalmente mediante la transferencia de petróleo en condiciones preferenciales al resto de las naciones miembros, con lo cual ha podido asegurar la cohesión política del pacto. Sin embargo, la crisis económica que afecta a Venezuela por la mala gestión del gobierno de Nicolás Maduro y la fuerte caída del precio internacional del petróleo, son factores que representan una amenaza para la viabilidad de esta alianza.

La muerte de Hugo Chávez y el alejamiento de Fidel Castro de la primera línea de poder debilitaron también la conducción del ALBA, vacío que hasta aquí ninguna otra figura política ha podido asumir con propiedad. Para revertir esta pérdida de influencia, el bloque está explorando la posibilidad de integrar a otras instancias regionales en una zona económica complementaria que incluiría a Mercosur y Caricom. No obstante, la diversidad de intereses y las distintas realidades de los países que conforman esas alianzas, son elementos que parecen atentar contra aquel propósito. En el fondo, este debilitamiento es la consecuencia predecible de la generación de agrupaciones en torno a caudillismos personales más que a los intereses permanentes de los países que la forman.

La Tercera