Obama, la decadencia imperial y la Cumbre de las Américas – Por Andrés Mora Ramírez

Hoy, solo la fuerza bruta o la conspiración edulcorada con cínicas apelaciones a la democracia liberal, parecen ser los únicos recursos con los que cuenta el imperialismo. En ese clima de decadencia, el presidente estadounidense toma ánimo para aventuras cuyo desenlace podría ser trágico, una vez más, para nuestra América.

Barack Obama está en carrera abierta contra el tiempo, contra su destino y contra la historia. Su segundo mandato ya entró en la vuelta final y el cambio prometido al son del yes, we can, sigue siendo un objeto de estudio para la comunicación política, pero no una realidad constatable, que llene las enormes expectativas que despertó. Como bien lo dijo el columnista colombiano Héctor Abad Falcione, con motivo de la derrota republicana en las elecciones de medio período, “las esperanzas desmedidas y las grandes ilusiones (todos soñamos con que el primer presidente negro de Estados Unidos iba a cambiar el mundo) suelen terminar en grandes decepciones”. El mandatario que hoy recorre los pasillos de la Casa Blanca ha de llevar sobre sus hombros una pesada carga: esa de no reconocer en el espejo de la realidad continental y global, los escenarios que su refinada retórica y su equipo de expertos políticos y de marketing le hicieron augurar en sus discursos y declaraciones públicos.

Lejos de su optimismo sobre el liderazgo americano, lo cierto es que los Estados Unidos se encuentran en un auténtico pantanal, en lo que a política exterior se refiere, hecho que se advierte, por ejemplo, en el debilitamiento de su hegemonía ante las reconfiguraciones del mundo multipolar; en el retorno de las fórmulas y estratagemas de la geopolítica “pura y dura”; y por supuesto, en la apertura de nuevos frentes de conflicto en África del Norte, Medio Oriente, Ucrania y hasta Venezuela, en los que no se avizoran –por ahora- soluciones favorables a Washington.

Hoy, solo la fuerza bruta o la conspiración edulcorada con cínicas apelaciones a la democracia liberal, parecen ser los únicos recursos con los que cuenta el imperialismo. En ese clima de decadencia, el presidente estadounidense toma ánimo para aventuras cuyo desenlace podría ser trágico, una vez más, para nuestra América. En concreto, nos referimos a lo que parece ser una suerte de “operación limpieza”, que se ha radicalizado a partir del enfriamiento de las tensiones diplomáticas con Cuba –decisión que despierta tantas ilusiones como justificadas sospechas-, y que tiene como objetivos a Venezuela, Argentina y Brasil: pilares de la nueva integración regional, de los nuevos equilibrios de fuerzas, y en definitiva, países estratégicos por su potencial económico y sus recursos energéticos.

Una combinación de acciones de guerra económica y mediática, de conflictos institucionales entre los poderes republicanos, y el asedio diplomático permanente, se enmarcan en esa impúdica concertación entre el gobierno de Obama y la derecha criolla, para “doblar brazos” a varios gobiernos suramericanos. Aunque estos empeños desestabilizadores han sido contenidos, en unos caso, y frustrados en otro, el horizonte de este conjunto de maniobras apunta a la Cumbre de las Américas 2015, que se celebrará en Panamá, y en la que las autoridades estadounidenses apuestan a encontrar un foro favorable a sus sempiternas aspiraciones de control bajo la égida ideológica del panamericanismo. Algunos analistas incluso afirman que esta cita podría ser última oportunidad diplomática de mantener con vida las instituciones panamericanas, que han sido punta de lanza de la política imperial en América Latina, pero que ceden terreno progresivamente frente a la UNASUR o la CELAC.

En la Cumbre de Puerto España, en 2009, el presidente venezolano Hugo Chávez obsequió a Obama un ejemplar del libro Las venas abiertas de América Latina, la obra clásica del uruguayo Eduardo Galeano. Aquel regalo, tan audaz como oportuno, tenía un propósito bienintencionado: apelar a la integridad y la conciencia de un hombre culto, que incluso había sido crítico del intervencionismo militar de su país, para que no se repitiera bajo su mandato la tragedia del imperialismo en nuestra América. No sabemos si Obama finalmente leyó o no el libro. Pero, si lo hizo, hoy nos va quedando claro que la suya fue una vez más la lectura del opresor que se regodea en su poder y su dominación, y no la del oprimido que descubre la necesidad impostergable de la liberación.

*Académico e investigador del Instituto de Estudios Latinoamericanos y del Centro de Investigación y Docencia en Educación, de la Universidad Nacional de Costa Rica.