Tres años del TLC con EEUU: balance negativo para Colombia

A la fecha la industria no ha logrado aprovechar al máximo su potencial.

Sin embargo, 434 nuevos productos lograron posicionarse en ese mercado y son las mipymes las que han fortalecido la presencia nacional en ese mercado. La caída del petróleo fue la razón para que se presentaran números rojos.

A menos de un mes de que se cumplan tres años de la entrada en vigencia del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, hay un sabor agridulce en el que, como era de esperar, la caída de los precios del petróleo tiene que ver. La balanza comercial entre el país del norte y Colombia cerró con déficit de más de US$7 mil millones para 2014.

Sin embargo, cifras de ProColombia confirman que las grandes protagonistas del fortalecimiento de las relaciones comerciales entre ambos países son pequeñas y medianas empresas gracias a las que se logró comercializar 434 nuevos productos, siendo las de Bogotá, Antioquia y Valle del Cauca las que mayores aportes hicieron.

La presidenta de esa entidad, María Claudia Lacouture, asegura que “desde la entrada en vigencia del TLC hasta diciembre de 2014 se exportaron 434 nuevos productos no mineroenergéticos sin café, por montos superiores a US$1.000. Estos no registraron exportaciones entre enero de 2010 y abril de 2012. De ellos, el 73,0% (317) corresponde al segmento manufacturero, el 14,3% (62) a agroindustria y el 12,0% (52) al segmento de prendas de vestir”.

El balance del agregado comercial de la Embajada de Estados Unidos en Colombia, Jeff Hamilton, es que “el comercio bilateral entre ambos países es muy bueno. Se ha triplicado y se han generado cerca de US$40 mil millones. En 2014, la balanza comercial fue positiva para nosotros, pero esto no tiene que ver con el comercio sino con la caída de los precios del petróleo, porque el 54% de lo que vende Colombia es crudo, pero el 75% de lo que nosotros vendemos no es producido acá”.

Llama la atención que de las exportaciones no mineroenergéticas (que han crecido un 20%), sean los objetos de arte, antigüedades y farmacéuticos las que mejor comportamiento tuvieron durante los tres años, con alzas de 450 por ciento y 108 por ciento, respectivamente.

“Principalmente son medicamentos de uso humano que entre 2013 y 2014 crecieron 30,8%, pasando de $120,8 millones a $158 millones”, dijo el presidente de Analdex, Javier Díaz.

Según el ministro de Hacienda y Crédito Público, Mauricio Cárdenas, EE.UU. sigue siendo el mayor destino de exportaciones tomando el 25,7% del total de ventas al exterior, lo que significa que el mercado nacional está más integrado con el americano que el resto de los países de la región, después de México.

Una de las causas por las que el tratado no ha podido aumentar su potencial tiene que ver con las exigencias fitosanitarias de difícil cumplimiento para los empresarios colombianos, no sólo por los altos estándares, sino por traumatismos de las entidades encargadas de estos trámites en el país.

Esta situación fue contemplada por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo dentro de la política industrial que planeó para los próximos cuatro años y por ello anunció hace poco la firma de un convenio entre esa cartera y el Invima con el que se busca mejorar la atención y la celeridad en este tipo de procesos.

Aun con estas cifras, el senador del Polo Jorge Enrique Robledo dice que “el balance ha sido malísimo. La balanza comercial de Colombia con Estados Unidos, que era positiva, se tornó negativa y las pérdidas son enormes. Al país le ha ido como a los perros en misa con ese acuerdo. Sectores como el agro y la industria han sido fuertemente golpeados por este acuerdo”.

El Espectador