280 marines arribarán en los próximos días para entrenar a fuerzas locales

Estados Unidos comenzará a desplegar 280 marines en América Central, sobre todo en Honduras, para entrenamiento de fuerzas locales contra el crimen organizado y tareas de rescate ante desastres naturales, informó este martes el Comando Sur de las Fuerzas Armadas norteamericanas.

La fuerza de tarea especial, con tropas de tierra, aire y mar, será enviada por etapas a partir de esta semana, y el grueso del grupo (180 miembros) estará estacionado en la base militar de Estados Unidos en Palmerola, 70 km al norte de la capital hondureña, Tegucigalpa, indicó el comunicado del Comando Sur.

El resto del grupo será “distribuido entre Belice, El Salvador, Guatemala y Honduras para realizar tareas de cooperación en seguridad que se adapten a la necesidad de cada país”, señaló.

“Los marines estarán en posición de agrupar personal y equipos rápidamente en la región si son requeridos ante una situación de emergencia”, indicó el Comando Sur, uno de los comandos regionales del Departamento estadounidense de Defensa, que tiene a su cargo coordinar operaciones y cooperar con el Caribe, América Central y América del Sur.

La mayor parte del grupo llegará a la región la primera semana de junio, justo cuando comienza la temporada de huracanes, que produce tormentas que suelen golpear a América Central y el Caribe. Los marines permanecerán en la zona hasta noviembre.

Entrenamiento contra crimen organizado

Unos 300 militares y civiles estadounidenses ya participaron este mes en entrenamiento de contrapartes hondureñas en lucha contra el crimen organizado.

Dichos ejercicios forman parte del compromiso que asumió en julio de 2014 el presidente Barack Obama con los países del Triángulo Norte de Centroamérica, que incluye también a Guatemala y El Salvador, de atacar al crimen y otras causas de la migración hacia Estados Unidos.

Los tres países han sido superados en su capacidad para enfrentar al crimen organizado, especialmente de los narcotraficantes que trafican droga desde Sudamérica hacia Estados Unidos.

La Prensa