Gobierno niega deportaciones masivas aunque el éxodo haitiano aumenta

La gestión de Danilo Medina salió a defender su anunciado plan de repatriación de haitianos ante la comunidad internacional con una carta dirigida por el embajador en Washington al alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, y un comunicado de Migración en el que desmiente informaciones procedentes de Haití.

El embajador en Washington, José Tomás Pérez, cuestionó a De Blasio por llamar a un boicot al turismo en la República Dominicana y calificó sus declaraciones de “un agravio gratuito” contra el país y “un acto de hipocresía política intolerable”.

“Me parece que usted desconoce a fondo la realidad de nuestras relaciones históricas con el país hermano”, dijo Pérez a De Blasio.

“Me hubiera gustado leer en su declaración, en vez de un llamado a boicot contra el turismo de la República Dominicana, la propuesta de un plan o la convocatoria a la comunidad internacional para que vaya en auxilio de Haití y colabore con nuestro gobierno en la búsqueda de soluciones al drama humano que representa la pobreza en ese país.”

“Ni usted ni ningún otro país del mundo ha hecho más de lo que la República Dominicana ha hecho en beneficio del pueblo haitiano”, añadió.

Sostuvo que la República Dominicana acaba de reconocer el estatus legal migratorio a más de 340,000 haitianos, “cifra que sumada a los miles que trabajan y seguirán trabajando en los sectores turismo, agricultura y construcción, pudiera darle una idea a usted de cuál ha sido nuestra política y espíritu solidario en relación con nuestros vecinos”.

Pérez sostiene que “tal como sucede en los Estados Unidos”, la República Dominicana está “obligada a regular el tránsito de ilegales hacia su territorio”.

Migración se defiende

Mientras, la Dirección General de Migración negó que la República Dominicana haya realizado “algún tipo de deportación masiva” luego de concluir el plazo para que los extranjeros se acojan al plan de regularización de indocumentados que desarrolla.

El director de Migración, mayor general del Ejército Rubén Paulino Sem, desmintió una información procedente de autoridades haitianas que dan cuenta de que cerca de un centenar de personas fueron repatriadas por las comunidades Malpasse y Belladere, en la región sur.

“Todo extranjero radicado irregularmente en el país es sujeto a deportación de conformidad con la Constitución y las leyes dominicanas, pero la verdad es que luego de concluido el plazo para regularizarse otorgado por el Plan Nacional de Regularización todavía no se han iniciados las interdicciones migratorias”, aseguró.

Expresó que cuando las repatriaciones se realicen se harán “respetando los derechos humanos, la dignidad de las personas y actuando con humanidad y prudencia”.

Migración también llamó a los indocumentados que no se inscribieron en el Plan Nacional de Regularización a solicitar asistencia gratuita para retornar voluntariamente a sus países de origen.

Dijo que Migración y la Cancillería tienen disponible de forma gratuita transporte terrestre y seguridad para llevarles hasta el puerto, aeropuerto o punto fronterizo de salida de su conveniencia, así como la comunicación necesaria con sus autoridades consulares.

Las facilidades para el retorno voluntario asistido tendrá una vigencia de quince días, a partir de la fecha hasta el 6 del próximo mes de julio.

Indicó que desde este lunes a partir de la siete de mañana estarán disponibles en el Centro Olímpico Juan Pablo Duarte, ubicado en el Distrito Nacional, tres autobuses y uno en las gobernaciones de las, provincias La Altagracia, San Pedro de Macorís, Santiago de los Caballeros, Valverde (MAO), San Juan de la Maguana y Barahona.

7 Días

Haiti – Dominican Republic : The exodus of Haitians is growing

While repatriation by the Dominican authorities have not yet begun, the voluntary departures of Haitian in an irregular migratory situation, which began early last week have greatly increased this weekend. The 8 major border crossings between Haiti and the Dominican Republic remained crowded with the arrival of hundreds of Haitians (men, women and children) without papers, who returned with their personal effects in Haiti, given the impossibility of qualifying at National Plan for the Regularization of foreigners, which ended Wednesday, June 17 at midnight.

The greatest number of Haitians was recorded at the border post of Dajabon, followed by Jimani, Elias Piña and Pedernales in the south.

Most of our compatriots who have decided to go home, come among others from the Mao area, Santiago Rodriguez, Santiago, Moca, La Vega, San Francisco de Macoris, Constance, Cotuí and agricultural zone of licey al Medio, Cayetano Germosén, the Valverde province… Most returned in the cites of Anse-à-Pitre, Velladere, Ouanaminthe, Cap-Haitien, Jacmel, Croix des Bouquets, and other towns near the border with the Dominican Republic.

Many Haitian families have group together to reduce the cost of moving from the places where they lived until the customs, where they boarded trucks and other means of transport.

In Dajabón, in the early hours of Sunday, hundreds of Haitians showed up at the gates that separate that province of Haitian communities in the Northwest, including Ouanaminthe, Fort Liberté, to go to these places but also in Cap-Haitien and Port-au-Prince.

In the province of Montecristi, as in other communities of Northwest, the Haitian departures were also numerous. Some farm owners have reported that dozens of Haitian workers who had to report, did not, after having eceiving their weekly salary. In some ranch and banana plantations the situation was the same.

In Santiago, the head of one of the bus lines to Dajabón, said that between Saturday and Sunday, it is by hundreds that Haitians have used public transport to reach Dajabón. Same information from the company Caribe Tours buses and Transport Cibao.

To protect Haitians who voluntarily returned to Haiti, the Dominican authorities, particularly the national police, the J-2, the Department of Border Operations Research (DOIF) and other government agencies have formed brigades to prevent gangs of Haitians and Dominicans, to attack those who return to their country.

Haití Libre