Jaime Nebot, alcalde de Guayaquil, Ecuador: “La protesta ha rebasado las leyes de Herencia y Plusvalía, es contra un cúmulo de abusos”

Por Carlos Barros

En víspera de la movilización convocada para mañana, el alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot (PSC-MG), explica sus razones para salir a las calles.

La gente salió a las calles semanas atrás preocupada por los proyectos de Ley de Herencias y de Plusvalía. Pero si el presidente Rafael Correa ya los retiró temporalmente, ¿para qué convocarla ahora?

El retiro es un engaño; en las comunicaciones enviadas a la Asamblea dice que son una necesidad para la sociedad, después de difundirlas con esas campañas engañosas las va a volver a presentar. La situación ha rebasado esas leyes, la protesta es contra un cúmulo de abusos: la afectación a las pensiones de los jubilados, la absorción de los fondos de los maestros, la rebaja de los salarios del sector público, las salvaguardias que han encarecido el costo de la vida… La gente sale a rechazar el país que nos quieren imponer, que es un país ajeno a la concepción de vida de los ecuatorianos, y sale a pedir el país que merecemos…

¿Y cuál es ese país?

Un país donde la libertad esté garantizada, especialmente la de expresión y de emprendimiento; donde los derechos sean respetados y los que han sido conculcados, restituidos; donde la prosperidad no sea castigada, sino estimulada; donde haya seguridad jurídica, iniciativa privada que cree empleo…

¿Por qué cree que esas leyes afectarán a la ciudadanía?

Es mentir decir que esas leyes afectan solo al 2%. Le pongo un ejemplo: Guayaquil tiene unos 500 mil catastros de inmuebles; de esos, más de 400 mil son de la clase media y pobre; si una persona vende ganando y si esa ganancia, hechas las deducciones de ley, llega, por ejemplo, a $ 28.500, $ 15.000 se lleva el Estado. Si la ganancia es de $ 98.500, $ 67.000 se los lleva el Estado. Sobre el impuesto a la herencia, nadie quiere tener al Estado como heredero, sino a sus hijos… El impuesto solo perjudica a las grandes empresas, dicen. ¿Y qué pasa si disminuye la inversión o se van? ¿Dónde va a trabajar la gente? ¿Quién va a mover la economía, quién va a tributar?… Por ahí vi un tuit muy gracioso: ‘Yo soy del 98% que quiere estar en el 2%’. La gente quiere prosperar.

El presidente ha dicho que esas leyes servirán para distribuir la riqueza, ¿es así?

El presidente Correa no sabe dónde está parado. Me preocupa su salud mental…

Desde su ideología socialcristiana, ¿cómo se asegura una correcta distribución de la riqueza?

El mejor plan para la distribución de la riqueza es generar empleo. Para eso la empresa privada tiene que recibir confianza, seguridad jurídica. Para eso hay que administrar el Estado, que también genera empleo, con sapiencia, con tranquilidad, gastando poco y devolviendo mucho en obras y servicios…

Usted ya organizó marchas en Guayaquil, ¿logró algo?

Las anteriores lograron su cometido: Guayaquil tiene sus rentas completas, las fundaciones y la autonomía municipal se han respetado… El modelo de Guayaquil que no le gusta a Correa y que quiso cambiar con presiones y en las urnas sigue.

¿Qué espera ahora?

Que se respete a Guayaquil y al Ecuador en lo fundamental: el futuro de la familia y el derecho a prosperar…

¿Cuál sería una muestra de respeto por el país?

Debería empezar por archivar esos dos proyectos y seguir, luego, con lo que llamo el comportamiento democrático. Ganar las elecciones con mayoría no es ser demócrata, el comportamiento demócrata pasa por respetar la opinión de los demás aunque no se comparta, y pasa por practicar la independencia de las funciones del Estado; hoy tenemos un totalitarismo.

Cuando AP perdió la Alcaldía de Quito, Correa dijo que le preocupaban más 10.000 personas en las calles de la capital que 200.000 en las de Guayaquil. ¿Menosprecia la protesta de la ciudad?

Qué pena que un hombre que presume de ser estadista se preocupe por lo que lo amenaza y no por la razón del que protesta. Si el Palacio de Carondelet quedara en la Gobernación, el jueves (mañana) tendría que comprar varias cajas de esos pañales contra la incontinencia.

¿Qué opina de la propaganda que emite el Gobierno?

La propaganda tiene dos partes: una legítima, aunque no crea en ella, que es su explicación de sus leyes; y la otra ilegítima, que son calumnias y ofensas que no estamos discutiendo.

Hay un audio en el que usted se expresa despectivamente de sus dirigentes barriales.

Ese audio es trucho. Es otra mala imitación como las que hace el presidente; ya lo usaron cuatro días antes del cierre de campaña para la Alcaldía de 2009. El resultado es que el pueblo le metió una paliza electoral a la candidata de Correa. Están tan asustados que hasta la creatividad perversa la han perdido.

¿Esta es su plataforma para las elecciones de 2017?

¿Cuántas veces me ha preguntado lo mismo? ¿Y cuántas veces quiere que le dé la misma respuesta? Hay que defender el país ahora, no candidaturas de 2017.

El Universo