Maduro acusa a “mano derecha” de Uribe de planificar asesinato de Robert Serra

El presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, reveló la noche de este martes que Julio César Vélez González, ex concejal de Cúcuta, Colombia y vinculado al ex presidente Álvaro Uribe Vélez, se encuentra identificado como el presunto asesino intelectual de los jóvenes y mártires revolucionarios, Robert Serra y María Herrera.

“Esta persona es prófugo de la justicia colombiana a y es quien entregó el dinero y dirigió todo el proceso para asesinar a Robert Serra. Está vinculado a crímenes y delitos contra Venezuela”, detalló el jefe de Estado durante su programa Contacto con Maduro.

“Todos los caminos nos conducen a Uribe, muchos elementos técnicos, testimonios, pruebas, elementos recabados”, manifestó Maduro.

Precisó que Vélez González ha sido identificado en la investigación como uno de los presuntos autores intelectuales que desde Colombia y frontera conduce una serie de acciones delictivas contra el país.

“Aparece referido en varias investigaciones, pero de manera directa apareció referido por todos los autores materiales como la persona que condujo, asesoró, pagó y garantizó todos los pasos para el asesinato de Robert Serra”, refirió.

“Son dueños de casas de cambio y dirigen todo el ataque contra la moneda venezolana desde Cúcuta, esta misma gente”, enfatizó el Mandatario Nacional.

Dijo que se trata de una pieza clave en las averiguaciones, porque el ex concejal es la mano derecha de Uribe Vélez en el norte de Santander, Cúcuta y toda la frontera hasta Maicao, para los asuntos políticos, acciones paramilitares y diferentes delitos.

Puntualizó que los asesinos materiales están convictos, confesos  y solo falta capturar a uno que está en Colombia. “Ya lo tenemos referido, donde se metan lo vamos a conseguir”.

Vélez González es propietario de las conocidas casas de cambio que operan en la frontera denominadas “Mekacambio” y además es sindicado de asesinar de un disparo a su esposa en el interior de su propia residencia en el año 2010, aun siendo concejal del partido de Álvaro Uribe.

Maduro apuntó que en este caso Julio Vélez fue defendido por Jaime Granados alias “Don Kike”, abogado y también mano derecha de Álvaro Uribe, así como de su grupo de políticos.

PIDE APOYO DEL PUEBLO COLOMBIANO

El Presidente venezolano pidió apoyo al pueblo y ordenó a todos los órganos de investigación en Colombia para lograr la captura de este sujeto, quien ha sido señalado por los autores materiales, que a su vez quedaron grabados en las imágenes de los videos de seguridad del sistema diseñado por el mismo diputado socialista.

Maduro calificó el asesinato de Serra como un crimen de Estado y señaló que formaba parte de un conjunto de planes para derrocar el Gobierno Bolivariano, llenar las calles de violencia y destruir a Venezuela.

Indicó que la Revolución ha logrado neutralizar esta serie de eventos terroristas dirigidos por la oposición, incluso mucho antes que sucedan, y garantizar la paz.

Correo del Orinoco

Asesinatos y ataques a la moneda venezolana se suman al prontuario de Julio Vélez

Las investigaciones en torno al asesinato del joven diputado Robert Serra, perpetrado por un grupo paramilitar el pasado 1 de octubre, ya señalan a uno de los autores intelectuales del crimen: Julio Vélez, exconcejal de Cúcuta. No obstante, este crimen no es el único que se cuenta en su prontuario: el asesinato de su esposa y el impulso de ataques contra la moneda venezolana forman parte de los delitos a los cuales se encuentra vinculado.

Vélez estuvo prófugo de la justicia colombiana durante más de 18 meses, luego de que un juzgado le dictara orden de captura por su presunta participación en la muerte de su cónyuge, María Claudia Castaño, hecho ocurrido en 2010.

Frente a la muerte de su esposa, de 21 años y con quien estuvo casado por dos años, mantuvo la tesis de un supuesto suicidio, la cual fue desmontada tras el dictamen de un perito sobre la trayectoria de la bala, derivando la orden de captura en su contra, por lo que se dio a la fuga.

Tras la desaparición de Vélez, la Policía de Cúcuta junto a la Fiscalía tramitaron ante Interpol la expedición de la circular roja, extendida en más de 180 países.

Ya con el respaldo del abogado Jaime Granados, el 21 de agosto de 2012 se entregó al comando de la Policía de San Mateo en Cúcuta (Norte de Santander). Y, con la activación de un plan dirigido a la dilatación del proceso y a entorpecer la tarea de la Fiscalía y del juez encargado del caso, salió en libertad.

Granado, el abogado defensor de Vélez, tiene en su larga lista clientes acusados por delitos importantes. Entre ellos destacan los hermanos Manuel y Miguel Nule, por el desfalco de las arcas de la alcaldía de Bogotá; el exalcalde de Cúcuta Ramiro Suárez Corzo, condenado por asesinato y paramilitarismo; el exgobernador de Sucre Miguel Nule Amín, por parapolítica; al exgobernador del Valle Juan Carlos Abadía, por participación indebida en política; y hasta en el descalabro de DMG.

La consagración definitiva de Granados derivó de la ascensión de Álvaro Uribe Vélez al poder. Pasó a ser unos de sus consentidos, especialmente cuando “ganó” el caso, en 2006, del almirante Arango Bacci, acusado por el entonces ministro de Defensa de Colombia, Juan Manuel Santos, por su relación con los carteles de la droga. Sin embargo, tras resultar absuelto, fue retirado por la Armada de Colombia “por haber cumplido el tiempo de servicio”, según lo excusó Uribe Vélez.

En ese escenario, Julio Vélez “es una pieza clave, este señor es la mano derecha de Álvaro Uribe Vélez en el Norte de Santander, Cúcuta, y toda la frontera hasta Maicao, es su mano derecha para la política y para las acciones delincuenciales, paramilitares y de ataque a la moneda”, detalló el presidente de la República, Nicolás Maduro, quien mostró este martes avances de la investigación sobre el asesinato de Serra y de su compañera, María Herrera.

Ataque a la moneda venezolana

Juio Vélez además es parte de la directiva de la casa de cambioMekaCambio, que opera en la frontera colombo-venezolana, empresa que tiene como blanco el Bolívar, mediante un plan dirigido a socavar la estabilidad económica en Venezuela, confabulado con la extrema derecha venezolana.

Estos ataques contra la moneda nacional se articulan desde el eje Cúcuta-Miami, mediante el fomento del aumento indiscriminado del valor del dólar paralelo, con el fin de afectar las tasas de cambio establecidas por el Estado venezolano, y la distorsión del valor de bolívar frente al peso colombiano.

En ese escenario, MerkaCambio “dirige una guerra contra la moneda venezolana”, advirtió este martes el Jefe de Estado venezolano, quien anunció días atrás que evalúan acciones para derrotar estos ataques.

El complot tiene un objetivo único: dar al traste con la Revolución Bolivariana, que le ha permitido a Venezuela romper las cadenas de dominación imperial y fortalecer su autodeterminación y soberanía, además de otorgarle el poder a su pueblo.

Crimen contra Serra, inscrito en la desestabilización

De acuerdo con la información ofrecida por el jefe de Estado venezolano en su programa En Contacto Con Maduro, Vélez coordinó las acciones para asesinar al diputado Serra, quien perdió la vida junto a Herrera a manos de un grupo paramilitar el pasado 1° de octubre.

De acuerdo a toda la información que se encontró, producto de la investigación sobre el asesinato de Serra, Julio Vélez fue quien “entregó el dinero y dirigió todo el proceso para asesinarlo”, indicó el Jefe de Estado venezolano.

En ese sentido, el Presidente Maduro ordenó a todos los órganos policiales y de investigación del país aportar todos los datos relacionados con el caso a las autoridades de Colombia, para proceder con la captura inmediata de Vélez.

La vinculación de Vélez en el crimen ha sido señalada por todos los autores materiales del asesinato de Serra y Herrera, entre quienes se encuentra Leiver Padilla Mendoza, conocido como “El Colombia”, quien fue extraditado por autoridades neogranadinas el pasado fin de semana, luego de cumplir los protocolos de rigor.

El asesinato de Serra se inscribe en la espiral de violencia que promovió la derecha en 2014, y que se conecta con las acciones fascistas emprendidas desde el 12 de febrero pasado, a través del plan insurreccional llamado La Salida, y el homicidio de Eliézer Otaiza, así como con planes para eliminar a miembros del Gobierno, cuyo único fin es el de generar caos en el país para promover la intervención internacional.

AVN