Corte Constitucional debate el matrimonio igualitario en una audiencia pública

“La audiencia de matrimonio igualitario es el momento más importante de nuestra lucha ante la Corte. Estamos muy cerca de la igualdad plena”, escribió el exdirector de Colombia Diversa Mauricio Albarracín. Ese es el sentimiento que recoge a la comunidad LGBTI. La Corte Constitucional realiza este jueves un encuentro de primer nivel con todos los estamentos del Estado y de la sociedad para debatir si las parejas del mismo sexo pueden casarse o no.

La discusión lleva en el país varios años, pero este puede ser el momento definitivo. El tema es de tanto calado, que el magistrado Jorge Pretelt, ponente de la decisión, aceptó la petición de Colombia Diversa, la principal organización que defiende los derechos de esta comunidad, para hacer un encuentro público en el que todos los interesados pudieran dar sus posiciones.

Estarán en la audiencia: el fiscal general, los ministros del Interior y de Justicia, la Procuraduría, el defensor del Pueblo, el director de Human Rights Watch, el alto comisionado para los Derechos Humanos en Colombia, casi una decena de organizaciones sociales, igual número de universidades y expertos internacionales.

La audiencia comenzará con los testimonios de las cuatro parejas que están a la espera de la decisión de la corte. Sus casos llegaron por vía de tutela y el alto tribunal decidió agruparlas para definir el tema.

Todas las parejas se casaron en los últimos dos años en diferentes juzgados del país. Sin embargo, la Procuraduría pidió la nulidad de esas uniones pues considera que en el ordenamiento jurídico actual el matrimonio solo es entre un hombre y una mujer. Las razones de la discusión se deben a un limbo jurídico que existe desde hace varios años.

En el 2011 una sentencia de la Corte Constitucional determinó que las uniones de personas del mismo sexo constituían una familia. Sin embargo, le dio al Congreso dos años de plazo para regular el tema del matrimonio. “Si el 20 de junio del 2013 el Congreso de la República no ha expedido la legislación correspondiente, las parejas del mismo sexo podrán acudir ante juez o notario a formalizar y solemnizar su vínculo contractual”, dijo la sentencia.

Ese 20 de junio llegó, el Congreso no había definido nada aún, y muchas parejas fueron a casarse. Pero no todos los jueces entendieron que “formalizar y solemnizar su unión” fuera matrimonio. En la actualidad sobre el tema hay varias interpretaciones. Los notarios, por ejemplo, no hablan de matrimonio, sino de “unión solemne”. Por otro lado, algunos jueces sí han tramitado las solicitudes de matrimonio. Se cree que más de 40 parejas se han casado por esa vía. Esta es la situación de las cuatro parejas cuyo caso revisa la corte.

En ese tribunal soplan buenos vientos para que se apruebe el matrimonio de parejas del mismo sexo. La ponencia está en poder del magistrado Jorge Pretelt. Según ha trascendido, el documento no avala las uniones de pareja del mismo sexo pues cree que el tema no es competencia de la Corte, sino del Congreso. Uno de sus argumentos es que el legislador es el único que puede reformar el Código Civil para abrirles la puerta a los matrimonios del mismo sexo.

Sin embargo, que la ponencia sea negativa no significa necesariamente que la decisión final lo sea. Se cree que con la restitución del magistrado Alberto Rojas a ese alto tribunal, el sí al matrimonio de parejas del mismo sexo podría contar con la mayoría de votos. Podrían apoyar esa decisión los magistrados Gloria Ortiz, Jorge Iván Palacio, María Victoria Calle, Mauricio González Cuervo, Mirian Ávila Roldán (quien está encargada en reemplazo de Luis Ernesto Vargas) y Rojas. Se anticipa que Pretelt, Luis Guillermo Guerrero y Gabriel Mendoza voten por devolver el tema al Congreso.

La Corte Constitucional atraviesa por un momento muy similar al que vivió hace un mes la Corte Suprema de Estados Unidos. A pesar de estar en contextos muy diferentes, la discusión jurídica es muy parecida. En Norteamérica, ese alto tribunal también recogió los casos de personas que se habían casado en estados donde el matrimonio de parejas del mismo sexo era legal, pero se enfrentaban a que sus uniones no eran reconocidas en otros lugares de ese país que no habían aprobado esa normatividad.

Después de una dura discusión, hace un mes, la Corte Suprema de Estados Unidos aprobó que el matrimonio es legal en todo el territorio. La votación fue reñida y finalmente la decisión se tomó con un 5-4. En la sentencia, la corte determinó que “no había ninguna unión más profunda que el matrimonio, pues encarna los más altos ideales de amor, fidelidad, devoción, sacrificio, y familia”. Argumentó que sería un error creer que las parejas del mismo sexo no respetan esa institución, sino que, por el contrario, la respetan tanto que la quieren plenamente para ellos y que su única petición ha sido por décadas no estar excluidos de una de las instituciones más antiguas de la civilización.

Muchos hablarán mañana porque la Corte Constitucional tome el mismo camino.

Semana

Gobierno pide hoy a la Corte figura temporal para matrimonio gay

El Gobierno respalda las uniones maritales entre personas del mismo sexo, e incluso su derecho a adoptar, por lo que este jueves le pedirá a la Corte Constitucional que –mientras el Congreso les aprueba el matrimonio– establezca una figura transitoria que les permita unirse legalmente y con los mismos derechos de las parejas heterosexuales; incluso, que les reconozca el término ‘matrimonio’.

¿Esto en qué se traduce? Pues en que se establezca –según la petición que hará el Ejecutivo– un “contrato análogo al contrato de matrimonio civil vigente”, para que las parejas gais se puedan casar bajo el amparo del ordenamiento jurídico colombiano y se les reconozca un derecho por el que llevan años luchando.

La parte central de la discusión, que esta vez tendrá como escenario una audiencia pública de la Corte Constitucional, es que los homosexuales piden que se les reconozca explícitamente el derecho al matrimonio, ya que –y tras una sentencia de este mismo tribunal– actualmente pueden acudir ante los despachos para contraer una “unión solemne”.

El encargado de dar este mensaje de respaldo del Gobierno es el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, quien radicó ante esta Corte un escrito que defiende el derecho a las uniones homosexuales y cuyo contenido completo fue conocido por EL TIEMPO.

“Pido a la honorable Corte Constitucional, con total respeto a su competencia y autonomía, declarar que, para superar el déficit de protección existente, las personas que conforman pareja del mismo sexo que deseen formalizar su unión, así como los jueces y notarios ante quienes se presenten, puedan acudir a un contrato análogo al contrato de matrimonio civil vigente en el derecho colombiano, con todos sus efectos, incluida su denominación”, asegura Cristo en el documento.

Esta figura, aclara el Ministro del Interior, sería aplicable mientras el Congreso legisla sobre el tema, tal y como lo ha conminado en varias oportunidades esta misma Corte.

El Gobierno argumenta que la protección constitucional de la familia, establecida en el artículo 42 de la Constitución –en el que se dice que “se constituye (…) por la decisión libre de un hombre y una mujer de contraer matrimonio o por la voluntad responsable de conformarla”–, no es una prohibición absoluta para el matrimonio igualitario.

Si bien habría que modificar su contenido para cambiar el concepto constitucional de familia, lo planteado en la Carta Política –según el Ejecutivo– es una limitante que se puede cambiar sin detrimento de la protección de los derechos de quienes la conforman.

De hecho, el Gobierno recuerda que el artículo 13 de la misma Constitución es explícito en su referencia a la igualdad de “todas las personas”.

“El único límite que impone la regulación de las formas de matrimonio es que no puede suprimir, desconocer o prohibir el matrimonio entre hombre y mujer”, añade Cristo en su escrito.

Cabe recordar que el pasado 28 de junio, durante la marcha LGBTI que se realizó en diferentes ciudades del país, el Ministro del Interior emitió una comunicación pública destacando la decisión de la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos de avalar el matrimonio igualitario en los 50 estados. Dijo que es el momento de dar ese paso en Colombia.

“A la Corte le debemos un agradecimiento por las victorias jurídicas que le ha dado a la igualdad, (pero) se trata de una tarea todavía inconclusa y es necesario dar el paso para consagrar el matrimonio y la adopción igualitarios”, afirmó Cristo en ese momento.

La postura del Ministro del Interior no es aislada en el alto Gobierno. Si bien la Casa de Nariño ha sido cuidadosa en pronunciarse sobre este tema, EL TIEMPO también conoció el escrito que el consejero de Derechos Humanos de Palacio, Guillermo Rivera, le envió a la Corte Constitucional para la audiencia.

Rivera dice en el documento que “la desprotección de las parejas del mismo sexo sin duda excede los márgenes admisibles y, por lo tanto, la labor de la Corte Constitucional debe ir más allá de señalarla o reconocerla”.

Es bajo esta premisa que el Consejero de Derechos Humanos, mientras el Congreso legisla sobre el tema, le pide a este alto tribunal que dé pasos concretos en el reconocimiento del matrimonio entre parejas del mismo sexo, como en su momento lo hizo a través de la sentencia C-577 de 2011, en la que quedó claro que una pareja homosexual constituye familia.

“El juez constitucional no puede quedarse pasivo ante la inactividad del legislador, en detrimento de los derechos fundamentales de un grupo poblacional”, precisa Rivera en su escrito.

Papel del Congreso

La audiencia pública de hoy, que preside el polémico magistrado Jorge Pretelt (quien ha manifestado posturas en contra del matrimonio igualitario), será clave para –entre otras cosas– que el Congreso escuche voces que desde hace varios años lo están conminando a pronunciarse de fondo sobre el tema.

El Legislativo ha intentado en por lo menos 4 ocasiones distintas discutir sobre el matrimonio igualitario, pero nunca ha logrado los votos necesarios. Esta semana habrá un nuevo intento.

El senador de ‘la U’ Armando Benedetti radicará un proyecto de ley que busca avalar el matrimonio y la adopción entre parejas del mismo sexo, que, dadas las circunstancias, podría contar con el respaldo del Gobierno.

El congresista dijo que “aquí no se lucha por los derechos de los LGBTI, sino para que todos tengamos los mismos derechos ante la ley”. Y pidió apoyo para su iniciativa, dejando de lado “la carga religiosa”.

Colombia es un país que aún tiene muchas reservas con este tema, así lo demuestran las posturas de la Procuraduría, la Iglesia católica y los sondeos de opinión, pero el respaldo del Gobierno podría ser clave para dar un paso adelante en materia de derechos LGBTI y, como lo pide Cristo, por fin reconocerles la posibilidad del matrimonio.

Caso de pareja en Cali motivó la discusión

La audiencia de hoy, que incluirá las voces de cerca de 30 expertos nacionales e internacionales en asuntos legales y de género, se llevará a cabo dentro del proceso de revisión de una tutela que interpuso una pareja en Cali luego de que el notario ante quien quisieron formalizar su unión se negó a hacerlo bajo la figura del matrimonio civil.

Uno de los demandantes, Luis Felipe Rodríguez, interpuso una tutela ante el juzgado 11 civil municipal de Cali, que fue resuelta el 24 de julio del 2013 en contra de la notaria Sandra Patricia Tobar Pérez. En el fallo, argumentó que la notaria vulneró sus derechos al negarse a proceder con la figura del matrimonio civil en el momento de formalizar su unión con otro hombre.

La notaria argumentó “incompetencia constitucional” para efectuar dicho trámite.

Aunque el juez ordena a la notaria realizar el procedimiento, insiste en que el mismo debe tener la figura de “contrato” por lo que Rodríguez apela. El caso llegó a revisión de la Corte Constitucional y fue acumulado con otros procesos. Dentro del estudio de ese caso, el entonces director de Colombia Diversa, Mauricio Albarracín, y el director de Dejusticia, Rodrigo Uprimny, solicitaron el 5 de mayo realizar una audiencia pública para dar el debate académico sobre el reconocimiento del matrimonio civil entre parejas del mismo sexo.

Este jueves, la fundación Marido y Mujer señaló que este tema debe ser resuelto en el Congreso, como lo ordenó inicialmente la Corte, y no en ese alto tribunal.

Indicó, además, que tres partidos políticos han promovido llevar al Legislativo un proyecto en el que no se hable de matrimonio, sino de “contrato de convivencia”.

El Tiempo