Nuevo cambio por el antejuicio a Otto Pérez Molina – Diario Prensa Libre, Guatemala

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Nuevo cambio por el antejuicio – Diario Prensa Libre, Guatemala

Una nueva sorpresa provocó ayer la Corte de Constitucionalidad (CC), al negar la solicitud de amparo presentada el viernes por el presidente Otto Pérez Molina, con lo cual el mandatario queda de nuevo ante la posibilidad de que continúe avanzando el proceso para despojarlo del derecho de antejuicio. Sin embargo, previamente la CC debe decidir respecto de la petición de suspender la acción en favor del gobernante interpuesta el 18 de junio por la abogada Karen Fischer, la cual espera un fallo definitivo.

Dos asuntos emergen en relación con el tema. Primero, los cambios que tienen los veredictos de la CC según la forma como está integrada. Respecto de que continúe la resolución sobre el antejuicio al mandatario, dos magistrados están de acuerdo y dos en desacuerdo, por lo que los veredictos han quedado tres a dos, en dos ocasiones, cuando ha existido un cambio en la integración de la CC. En el segundo caso, el cambio del magistrado Juan Carlos Medina Salas por la suplente María de los Ángeles Araujo permitió el fallo provisional de no otorgarle el amparo, por lo que ahora habrán de completarse también los procedimientos para que exista una resolución definitiva.

El otro tema que se debe analizar se refiere a la validez del criterio según el cual quitarle el derecho de antejuicio a un presidente pone en peligro la estabilidad política y jurídica del país, posición que no es compartida de ninguna manera por otros analistas políticos y jurídicos, tanto del país como del extranjero, que se han manifestado públicamente en Guatemala al respecto, entre ellos el juez español Baltazar Garzón, la semana pasada, en esta capital.

La presidenta de la CC, Gloria Porras, quien se ausentó del país cuando se trató el caso, aseguró a su regreso que no había sido una decisión jurídica, sino política. En relación con ello se debe reiterar que ese alto organismo, al hacer análisis y veredictos basados en aspectos constitucionales, entra de manera directa en el campo político, porque la Carta Magna es la base político-legal de todo Estado.

Vale la pena señalar que esta decisión de la CC no significa la pérdida del derecho de antejuicio que favorece al presidente de la República, solo quiere decir que, una vez solucionada la petición de la abogada Fischer, el Congreso tiene la responsabilidad de tomar la decisión definitiva y solo entonces el gobernante podrá o no presentarse a los tribunales ordinarios para responder a las acusaciones de corrupción en su contra que fueron presentadas hace unas semanas por el diputado Amílcar Pop.

Se debe recordar también que el Legislativo no tiene ningún plazo perentorio para conocer y dictaminar al respecto, por lo que la situación legal del caso en contra del presidente Pérez Molina se encuentra, de hecho, en un impasse y se puede mantener así por semanas. Las decisiones de la Corte de Constitucionalidad han tenido durante mucho tiempo la característica de ser difíciles de entender, por su complejidad y por el tipo de lenguaje empleado. Ahora el problema radica, como lo hemos expresado, en que los fallos definitivos de ese alto organismo pueden variar dependiendo de su integración.

Prensa Libre