Crisis fronteriza: Venezuela rechaza injerencismo de la UE y canciller colombiana dice que darán nacionalidad a los venezolanos que la pidan

Un nuevo y decisivo capítulo se escribirá esta semana cuando se conozca si los cancilleres de Unasur y la Organización de Estados Americanos (OEA), agendan las reuniones extraordinarias solicitadas por Colombia para mediar en la crisis fronteriza con Venezuela.

Este lunes el Consejo Permanente de la OEA programó, a petición de Colombia, una reunión para decidir si se convoca una cita de cancilleres para tratar el tema. La propia ministra de relaciones exteriores, María Ángela Holguín, reconoció este domingo desde la ciudad de Cúcuta que el Gobierno ya estaba llamado a los diplomáticos de la región para que apoyen la solicitud.

El fin de semana se pronunció el titular de la OEA, Luis Almagro. En una declaración discreta dijo que llamaba “a profundizar relaciones bilaterales con el propósito de encontrar soluciones a temas de dinámicas fronterizas”, pero evitó mencionar explícitamente la crisis con Venezuela.

Para Colombia la reunión significa la posibilidad de que se reabra la parte de la frontera que quedó cerrada desde el 19 de agosto cuando el presidente Nicolás Maduro decretó el estado de excepción en seis municipios venezolanos y ordenó la deportación de los colombianos.

También representa la oportunidad para denunciar que no solo 1.097 personas han sido deportadas por Venezuela, sino que otras 7.162 han abandonado voluntariamente el país vecino por el temor a la discriminación y malos tratos de las autoridades.

La canciller Holguín tiene la instrucción del presidente Juan Manuel Santos de que se informe a los cancilleres el maltrato del que fueron objeto los deportados y que se haga “una declaración en cuanto al tratamiento de los migrantes”.

Derechos

Pero esta no será la única denuncia. Para Colombia existe de parte del gobierno venezolano una clara e inaceptable violación a los derechos humanos hacia los connacionales

Desde que se inició el proceso de expulsión, algunos de los colombianos fueron engañados por la Guardia Nacional Venezolana, maltratados y sobretodo, víctimas de un proceso indebido.

“Es algo que no se puede repetir ni en este continente ni en ninguna parte del mundo, la manera como han tratado a un pueblo que ha vivido en Venezuela”, dijo Holguín a medios este domingo desde Villa del Rosario (Norte de Santander).

Por otro lado, el secretario de Unasur, el expresidente Ernesto Samper, está en la línea de que se realice un encuentro. “Comparto totalmente la petición del presidente de Colombia, Juan Manuel Santos. Creo que la crisis ha escalado a unos niveles que requiere una intervención mayor”.

Apoyo

En la región existe preocupación. El gobierno de Estados Unidos anunció que estaba dispuesto a mediar en esta crisis. El vocero del Departamento de Estado de ese país, John Kerry, dijo que su nación apoyaba, “los esfuerzos de Colombia y Venezuela para resolver esta disputa diplomáticamente” y, además, que estaba dispuesto “a trabajar con ambos países y otros socios regionales para encontrar una solución pacífica, humana y duradera”.

El gobierno de Panamá también ofreció su apoyo para lograr una “solución pacífica” a la crisis. Chile expresó su “profunda preocupación”, mientras que Paraguay hizo un llamado a respetar los derechos humanos.

Con este panorama se espera que esta semana quede definida una agenda, para que se den los encuentros que podrían definir el futuro de una de las fronteras más dinámicas de la región y, a la vez, cesen los maltratos hacia los colombianos que escogieron a Venezuela como su hogar.

Semana

Colombia dará nacionalidad a venezolanos con familias deportadas

En el cierre de una nueva visita de la ministra de Relaciones Exteriores, María Ángela Holguín, a la frontera colombo – venezolana, señaló que en su interés por lograr la reunificación de las familias fragmentadas por las deportaciones y retornos masivos de colombiano de Venezuela, el Gobierno nacional propuso que los venezolanos que quieran venir a este país para reencontrarse con sus familiares deportados recibirán la nacionalidad.

La Canciller precisó que se viene realizando un trabajo en los 10 albergues que se encuentran en la ciudad de Cúcuta y el municipio de Villa del Rosario, en Norte de Santander, para conocer los casos en los que los núcleos familiares se encuentran separados.
Publicidad

“Las personas que tienen sus hijos o que se hayan quedado en Venezuela nos informen para ayudar a esa reagrupación familiar. Ese proceso es una de las cosas más importantes que tenemos en estos momentos. Y las personas colombianas, casadas con venezolanos que quieran vivir en Colombia, les vamos a dar la nacionalidad”, precisó la Ministra.

La funcionaria se refirió que entre los puntos que se llevaran a la reunión extraordinaria de Unasur que tendrá lugar el próximo 3 de septiembre, en Quito (Ecuador), Colombia pondrá en conocimiento con pruebas, el maltrato del que han sido objeto los colombianos por las autoridades del territorio vecino.

“Es algo que no se puede repetir en este continente ni en ninguna parte del mundo”, dijo.

Durante su visita a la zona fronteriza, la cual realizó en compañía del ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, se sostuvo un encuentro con empresarios de la región que tienen empresas en San Antonio, en Venezuela y por el cierre no han podido pasar a abrirlas.

Se informó que el gobernador de Norte de Santander, Édgar Díaz, viene adelantando conversaciones con su homólogo del Estado Táchira, José Gregorio Vielma Mora, para fijar la normalidad a esta situación.

La canciller María Ángela Holguín, señaló que aún no se tiene definida una reunión entre los mandatarios de ambos paises, tal como lo había instado el presidente venezolano Nicolás Maduro el pasado viernes en plaza pública en Caracas.

“La señora Canciller de Venezuela, me envió un mensaje ese mismo día y lo que le respondí fue que el Presidente Santos había llamado por teléfono al Presidente Maduro, y estamos esperando que le devuelva la llamada”, dijo.

Añadió que si bien es cierto el Presidente del país vecino ofreció un encuentro este solo se dio luego de “muchos insultos contra el pueblo de Colombia y contra el mismo Presidente Santos”.

El Tiempo

Venezuela rechaza injerencia de la UE

El Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela emitió este domingo un comunicado en el cual rechaza la injerencia por parte de la Unión Europea en los asuntos internos del país.

En este sentido Venezuela hace conocer, una vez más, que es victima de la agresión de mafias narcotraficantes, de bandas paramilitares, y de una guerra económica sistemática desde territorio colombiano, que la llevaron a adoptar decisiones legítimas, soberanas y legales que deben ser respetadas.

A continuación se presenta el texto integro:

República Bolivariana de Venezuela

Ministerio del Poder Popular Para

Relaciones Exteriores

Comunicado

La República Bolivariana de Venezuela rechaza el inmoral e hipócrita comunicado realizado por burócratas enquistados en la Unión Europea del 29 de agosto de 2015, en las cuales expresa, sin fundamento ni pruebas, graves señalamientos contra nuestro país asociados a la decisión soberana de adoptar medidas para combatir el paramilitarismo colombiano, el narcotráfico y los ataques sistemáticos a la economía venezolana originados en la República de Colombia.

Las afirmaciones de estos burócratas europeos, que no tienen moral ni autoridad para inmiscuirse en asuntos bilaterales que no les competen,ocultan un doble rasero, por decir lo menos, pues provienen de quienes han causado colosales tragedias humanitarias en el Mar Mediterráneo producto del intervencionismo bélico y la violencia terrorista en países del Medio Oriente, Asia y África.

Antes de intentar gobernar el mundo y girar instrucciones a países soberanos, los invitamos a atender la más grave crisis humanitaria generada en estos países, donde mueren miles de ciudadanos ante la mirada cómplice de éstos mismos burócratas que redactan comunicados insolentes e injerencistas.

Venezuela es víctima de la agresión de mafias narcotraficantes, de bandas paramilitares, y de una guerra económica sistemática desde territorio colombiano, que la llevaron a adoptar decisiones legítimas, soberanas y legales que deben ser respetadas.

Nuestro país ha sufrido por décadas el éxodo humanitario más grande que se conozca en nuestra historia, con apenas 27 millones de habitantes hemos recibido de manera solidaria y protectora a más de 5.600.000 hermanos colombianos.

La República Bolivariana de Venezuela propondrá al gobierno colombiano, en el marco del Derecho Humanitario Internacional, que asuman responsabilidad ante ésta realidad ineludible.

Caracas, 31 de agosto de 2015

Gobierno Bolivariano de Venezuela

Santos: increíble que en este siglo se deporte a personas por nacionalidad

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, consideró “increíble” que en el siglo XXI se deporte a personas de manera “arbitraria” solo por su nacionalidad, en referencia a la suerte corrida por miles de sus compatriotas en Venezuela.

Sin citar expresamente a Venezuela, Santos se refirió en Bogotá a los más de mil colombianos que desde hace una semana son deportados de Venezuela y a los cerca de 7.000 que han optado por salir de ese país de manera precipitada para no correr la misma suerte.

“Otra vez nuestros compatriotas en apuros nos necesitan, parece increíble que tengamos que decir esto en pleno siglo XXI, pero hemos visto atónitos, indignados, la deportación arbitraria y el maltrato de compatriotas por el solo hecho de ser colombianos y de no tener sus papeles en regla”, dijo en el acto de inicio de la Caminata Solidaridad por Colombia.

Según Santos, la Caminata de la Solidaridad, que se celebra de manera ininterrumpida desde hace 37 años, representa un conjunto de valores de la sociedad colombiana que contrasta con la situación que viven sus compatriotas en el lado venezolano de la frontera, reseñó EFE.

“Casas demolidas, familias separadas, bienes perdidos, exclusión y desarraigo son la antítesis de esos valores a los que invitan el evento de hoy”, dijo al recordar las imágenes de los últimos días en el estado Táchira.

La crisis en la frontera comenzó la noche del pasado 19 de agosto cuando el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ordenó el cierre de la frontera común en el puente internacional Simón Bolívar, que une a la ciudad colombiana de Cúcuta con la venezolana de San Antonio.

“Ahora tenemos a miles de personas que cruzaron la frontera obligados o presionados, dejando todo atrás, sus hogares, sus pertenencias, sus amigos e incluso sus hijos”, manifestó Santos, quien en los últimos días visitó dos veces Cúcuta para ver la situación de sus compatriotas desplazados.

El presidente colombiano dijo en el inicio de la caminata que no quiere enviar “un mensaje de confrontación” sino “enfatizar la importancia de que los colombianos nos unamos por las buenas causas, desde la paz hasta la ayuda a esta familias injustamente desplazadas”.

“Y si en otras partes destruyen casas, nosotros vamos a seguir construyendo, si en otras partes expulsan familias, nosotros vamos a seguir acogiendo, si en otras partes incentivan el odio, nosotros le apostamos a reconciliación. Esa es la Colombia solidaria, esa es la nueva Colombia que debemos estimular”, manifestó.

El Universal