Bolivia: ante la resistencia de los pobladores, el Gobierno traslada centro nuclear a otro departamento

Debido al rechazo de los vecinos de Mallasilla a la instalación del Centro Investigación y Desarrollo en Tecnología Nuclear en esa zona, la viceministra de Electricidad, Hortensia Jiménez, anunció ayer que el proyecto será trasladado a otro departamento.

“El Gobierno, ante la intransigencia de un pequeño grupo de Mallasilla que ha estado actuando desde hace tiempo, desinformando, actuando con mentiras acerca del centro nuclear (…). Es un proyecto que no puede parar, (por eso) se ha tomado esa decisión de trasladar el Centro de Información Nuclear”, dijo Jiménez en conferencia de prensa.

La autoridad planteó como departamentos alternativos para la instalación del centro nuclear a Oruro, Santa Cruz y Tarija, porque organizaciones de esas regiones expresaron su interés.

Toda la inversión, de 12 millones de bolivianos, será trasladada a la zona que será elegida.

La presidenta de la Asociación Comunitaria del Distrito 20 de Mallasa, Teresa Auza, recibió con agrado la noticia de que ya no se construirá el centro nuclear en esa zona.

“Realmente nos llena de mucha tranquilidad de que el centro sea construido en otro lugar. Es en buena hora, es una buena noticia”, dijo Auza.

La dirigente destacó que los vecinos no se oponían al proyecto, que si realmente tiene beneficios las autoridades no les hicieron conocer a cabalidad.

“Si es de beneficio, lo será en cualquier lugar. No se trata de ser regionalistas”, afirmó.

La oposición al centro
Tras el anuncio de la construcción del centro en terrenos de los municipios de La Paz y Achocalla, los vecinos de Mallasilla se declararon en emergencia. Realizaron diversas marchas de protesta en rechazo al proyecto.

Argumentaron posibles riesgos por la radiación que sería emitida por el reactor nuclear de baja intensidad y el peligro de contaminación de los ríos y del medio ambiente.

En reiteradas oportunidades los vecinos de Mallasilla lamentaron que ni el Gobierno ni las autoridades les hayan consultados acerca del centro sobre si estaban o no de acuerdo.

Ayer, la viceministra evitó responder si se realizará una consulta a los vecinos de la zona donde será instalado el centro nuclear, para que no ocurra un rechazo similar al de Mallasilla.

La autoridad destacó que se efectuaron más de 15 exposiciones acerca de la importancia y beneficios del proyecto. Se informó a las autoridades de la universidad pública, la Alcaldía, la Gobernación, la Asamblea y vecinos.

En reiteradas ocasiones el Gobierno señaló que no existe riesgo alguno para la salud de la población y que existen centros de investigación nuclear en todas las ciudades principales de la región.

Según Jiménez, es un proyecto de suma importancia que no se puede suspender ni paralizar.

“Realmente no podemos truncar el avance de este proyecto, que es de alcance nacional y estratégico. Seguramente otros departamentos han podido visualizar el impacto que tiene en el área de salud, agrícola, académica y científica”, afirmó.

Las protestas
Rechazo El 27 de septiembre, cientos de vecinos de Mallasa, Mallasilla y de otros barrios de la zona Sur se movilizaron en rechazo al proyecto de construcción del centro de investigación porque el Gobierno no les habría explicado que se tendrá un ciclotrón para un escáner que tratará las enfermedades de cáncer.

Expropiación Según un proyecto de ley, el Gobierno pretendía expropiar bienes inmuebles en un área máxima de 20 hectáreas en la zona de Mallasilla para construir e instalar el centro nuclear.

Propuesta Los vecinos propusieron que el centro nuclear se construya lejos de los centros urbanos, pero el Ejecutivo insistió en Mallasilla.

Página Siete