Bolivia: Evo Morales promulga una ley que multa el daño al medioambiente

De las casi dos millones de toneladas de basura que se genera cada año en Bolivia, el 70% puede ser reutilizado y convertido en abono o en otros insumos útiles para la población.

El dato fue revelado ayer durante el acto en el que el presidente Evo Morales promulgó la Ley Marco de Gestión Integral de Residuos, norma que fija la política general y el régimen jurídico sobre el material que se desecha (basura) cada jornada.

Precisamente, durante su discurso, el Jefe de Estado llamó a la reflexión a la población que desde hace un tiempo se alineó a “la cultura occidental, del consumismo” y a derrochar grandes cantidades de alimentos.

La ministra de Medio Ambiente y Agua, Alexandra Moreira, reveló que del 100% de la basura que se genera en el país, el 55,2% corresponde a materia orgánica, el 22,1% reciclable y el 22,7% son residuos que no son aprovechables.

“Si nosotros hacemos una gestión integral de estos residuos sólidos, liberaríamos de los depósitos, de los rellenos el 70 por ciento de la basura”, afirmó Moreira.

Para alcanzar ese objetivo, la nueva normativa fija una ruta sobre el aprovechamiento de los residuos para generar beneficios medioambientales y a la economía nacional mediante el compostaje, reciclaje o aprovechamiento energético.

En ese objetivo, se implementarán sistemas de separación en origen y recolección diferenciada de los residuos, así como la instalación de infraestructura y equipos.

Y a la par de definir la ruta de trabajo, la ley establece un régimen de infracciones sobre la mala administración de los residuos que será sancionado por cada nivel de gobierno.

“Hay sanciones administrativas y penales, las administrativas van desde las leves, graves y gravísimas, y tenemos un rango de aplicabilidad en sanción que va desde los 10 hasta los 40 salarios mínimos nacionales”, precisó la ministra Moreira.

Entre las infracciones leves está arrojar, abandonar o enterrar residuos no peligrosos en vías o áreas públicas; incumplir las acciones de separación y clasificación, e incumplir con el pago por la prestación de los servicios de gestión operativa de residuos.

La persona que cometa esta infracción será sancionada con 828 bolivianos, que representa medio salario mínimo nacional (Bs 1.656), mientras que si una entidad es la transgresora pagará de uno a cuatro salarios.

En tanto, las personas que cometan infracciones graves, como establecer botaderos, quemar a cielo abierto residuos o alimentar animales para consumo humano con residuos peligros, entre otros, pagarán una multa de hasta cinco salarios mínimos nacionales (Bs 8.280).

Si fuera una entidad la que comete estas infracciones, la pena se eleva hasta 20 salarios mínimos nacionales (Bs 33.120).

Mientras que para las infracciones gravísimas, que son enterrar residuos peligrosos o prestar servicio de gestión operativa de residuos sin autorización, fija una sanción de entre seis a 10 salarios mínimos nacionales para las personas y de entre 21 a 40 salarios mínimos para las instituciones.

El presidente Evo Morales apuntó que se aplicarán “estas multas a quienes incumplan con el reciclado y con el cuidado del medioambiente”.`

Morales insta a no utilizar bolsas plásticas

El presidente Evo Morales llamó ayer a no utilizar las bolsas de nailon que se constituyen en uno de los productos con mayor grado de contaminación, por los años que tarda en degradarse.

“Yo me acuerdo, de niño no conocía nailon era todo en chuspa tejido para la comida, la coca”, comentó el Jefe de Estado al apuntar que ojalá “esta norma pueda aportar a reducir la contaminación o que seamos responsables”.

Las bolsas plásticas son residuos sólidos inorgánicos, producidos a partir de petróleo, en cuya producción se genera dióxido de carbono que empeora el calentamiento global y el cambio climático, explica la Liga de Defensa del Medio Ambiente.

En su discurso, Morales lamentó que incluso los indígenas hayan perdido la costumbre de usar prendas originarias como las ‘chuspas’ (bolsas tejidas a mano) y de otros materiales reciclables o reutilizables.

“Qué bueno sería repasar esa vivencia de antes”, agregó Morales al apuntar que la ley promulgada debería ser revisada para incluir estos aspectos.

Cambio