Corrupción en la universidad: estudiantes dicen que no volverán a clases hasta que no se vayan todos los responsables

Los universitarios quieren sacar a todos los corruptos de la UNA antes de volver a clases. La mayoría dice que sabrán cómo recuperar las clases perdidas hasta el momento a raíz del paro. Dicen que no les molestaría dar clases en vacaciones o los fines de semana, con tal de resolver la crisis institucional. El paro sigue esta semana.

Luzio Zalazar hace patrullas en bici por el campus desde hace una semana. No está preocupado por sus clases, sino por su universidad. Por eso desde que empezó el paro estudiantil, primero se alistó en logística, luego en seguridad. “Queremos educación de calidad, no me preocupan las clases porque sé que todo se va a recuperar. Estudio biología. Estamos dispuestos a venir en enero a estudiar. No hay problema”.

En la vigilia de Arquitectura, Víctor Cristaldo comenta que el paro estudiantil no es un tiempo perdido. “De qué te sirve continuar las clases y que esto siga siendo corrompido. Sería ser cómplices. Es un tiempo invertido más que nada, porque mucha gente viene acá a aprender civismo y compañerismo. Muchos profesores se acercaron a decirme que por primera vez esto es una universidad”.

En la última semana, varios decanos y vicedecanos presentaron su renuncia. En Economía, la estudiante Verónica Franco da cuenta de una situación especial. “El vicedecano Vicente Renna era profesor de una materia de la tarde, y ahora ya no está. Seguramente se va a tener que reorganizar todo”.

La alumna, junto con sus compañeros, está preocupada por la carga horaria que tiene que cumplir así como con los exámenes, pero sostiene que los estudiantes no pueden dejar que su lucha termine en el oparei. En la Facultad de Filosofía, los alumnos aseguran que protestarán todos los días frente a la casa de la decana María Angélica González hasta que renuncie.

La presión no solo se reduce al alumnado que apuesta por el paro. El decano de Politécnica Abel Bernal explica que se espera la regularización de la parte administrativa y gestión académica en la brevedad. “Hay una gran presión de los estudiantes que quieren terminar sus carreras o presentar sus tesis. También los padres están presionando”. En la facultad a su cargo, el departamento académico tendrá que sentarse a reprogramar las actividades. “Así como están las cosas las clases como mínimo van a ir hasta fines de noviembre. Generalmente van hasta la quincena de noviembre”, calcula Bernal.

Ultimas Noticias