Uruguay: la Iglesia recibirá en parroquias datos sobre desaparecidos

La Iglesia Católica puso a disposición del grupo de Familiares de Detenidos Desaparecidos su infraestructura parroquial en todo el país a los efectos de recabar datos que permitan ubicar restos de detenidos desaparecidos. Así lo confirmó desde Roma el cardenal Daniel Sturla entrevistado en radio Oriental a través de un contacto telefónico, ante el pedido formulado por los propios Familiares, un mes atrás.

Desde hace unos días, el religioso participa, junto otros cardenales, del Sínodo de Obispos sobre la Familia y retornará a Montevideo la semana próxima. Hace un mes atrás, la Iglesia Católica recibió la invitación de parte de la Asociación de Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos para colaborar en la búsqueda de información.

El grupo había lanzado una campaña de “sensibilización” a través de la cual pidió a la población que “entregue su carta, su mensaje en alguna parroquia, templo o sinagoga en todo el territorio nacional, o en Nicaragua 1332, apto 205, o llame al teléfono 0800 994942 y deje grabado su mensaje desde un teléfono particular o un teléfono público”, agrega el comunicado.

La campaña fue dirigida a aquellos que sepan “algo” o “conozcan algún detalle” que contribuya a “encontrarlos”. “Le pedimos un gesto de humanidad. No importa en qué circunstancias estaba”, se señaló en una carta. En la oportunidad, hizo uso de la palabra Javier Tassino, miembro del colectivo e integrante de la Comisión por Verdad y Justicia, designada por el Presidente Tabaré Vázquez para investigar sobre el tema.

Ayer en la audición, Sturla recordó la invitación de Familiares y afirmó que lo que interesa en este caso “a este grupo, no es llegar a quienes son los que saben sino tratar de encontrar los restos”.

El titular del Arzobispado de Montevideo planteó que el párroco o sacerdote que reciba la información deberá dirigirla o a la Curia del Arzobispado a nombre del cardenal o directamente a la Comisión de Familiares de Desaparecidos.

“Se ha pedido que en todas las parroquias, la gente que tenga algún dato sobre los desaparecidos durante el gobierno cívico militar, pueda ir a la parroquia a decir el dato que tengan y el párroco o el sacerdote que los atienda enviar esa información o a la curia a mi nombre, yo llego en una semana, o directamente a la Comisión de Familiares de Desaparecidos”, afirmó. Agregó que la Iglesia acogió la invitación “en la medida que es una contribución para la paz entre los uruguayos que quizás ayude a traer paz entre los uruguayos”, afirmó.

El religioso aclaró que la Iglesia está dando respuesta al planteo recibido por esta organización que está en la búsqueda de sus familiares. “Esta es una contribución que quizá ayude a traer paz en los corazones de los uruguayos”, indicó Sturla.

Consultado sobre cómo nació esta idea y si provino del propio Papa Francisco, Sturla respondió que “ fue un planteo uruguayo, más precisamente de la Comisión de Familiares de Desaparecidos”. Reveló que trasladó la invitación al Consejo del Presbiterio “pero claro es posible que no haya llegado a todos los sacerdotes de la Arquidiócesis”. “Por eso hoy lo quería decir en radio y después irá una carta. Esto es un tema uruguayo solamente”, explicó.

Sturla precisó que la invitación a colaborar abarca a todo el país y que el planteo para recabar información no fue solo dirigido a la Iglesia Católica. “También puede ser en una sinagoga, puede ser a algún pastor, puede ser a alguien de confianza que le pueda hacer el planteo de tener algún dato sobre desaparecidos y que pueda tener la confidencialidad”, afirmó.

Visita del Papa al Uruguay sería en 2017

El cardenal uruguayo mantuvo el pasado martes 13 una audiencia privada con el papa Francisco. El encuentro había sido solicitado por el propio Sturla el día anterior y fue confirmado de forma muy particular para el día siguiente, según reconoció el propio cardenal.

El motivo del encuentro tenía relación con asuntos de interés muy puntuales sobre la situación de la Iglesia en general que Sturla quería conversar con Francisco. Entendía que ese contacto debía insumir unos pocos minutos, pero se extendió más allá de la media hora.

“Yo le pedí la entrevista, tenía que hablar un tema personal y el Papa tuvo la deferencia de llamarme por teléfono el lunes. Acá habla el papa francisco, tu pediste una entrevista para hablar conmigo te puedo recibir mañana a las 10.30 horas.

Al día siguiente en Santa Marta, allí estaba yo, esperé un ratito y pasé al hall donde está ese San José durmiendo que se ha hecho famoso, me recibió y estuvimos charlando más de media hora, de distintos temas, del Uruguay, de Montevideo y consejos muy sabios frente a las distintas cosas que le planteé”.

También señaló que para una visita del Papa al Uruguay “vamos a tener que esperar un poco” ya que el año próximo, “va a restringir sus salidas al exterior”. Sturla estima que la visita podría concretarse durante el 2017.

El aporte religioso

En Uruguay, han sido varios los referentes religiosos que, desde diferentes creencias, han testimoniado su compromiso con la causa de la defensa de los derechos humanos. Basta nombrar solo algunos: los presbíteros Jorge Osorio, Luis “Perico” Pérez Aguirre, y Pablo Galimberti, así como los pastores Emilio Castro, Oscar Bolioli o Ademar Olivera. Osorio y Pérez Aguirre, por ejemplo han recibido el reconocimiento de organizaciones como Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desparecidos por su aporte en la Comisión para la Paz.

Y qué decir del trabajo de Pérez Aguirre en Serpaj. Galimberti desempeñando un papel muy importante en el reencuentro con Macarena Gelman. La valoración de Castro o Bolioli como Ciudadanos Ilustres de la ciudad de Montevideo, o en el caso de Olivera por su ayuno durante la resistencia.

Pero también dichos referentes religiosos fueron instrumentos para que los edificios en donde comulgaban con su fe, también se transformaran en bastiones de lucha con la resistencia o en compromiso por los derechos humanos.

La República