En abril del año pasado, el Colegio de Arqueólogos de Chile señaló “que la decisión de no participar en el Rally Dakar 2016 debería prolongarse en el tiempo, por el bien de Chile, del patrimonio arqueológico y nuestra diversidad cultural”. La protesta de los defensores del medioambiente también se extendió por Argentina. ¿Cuál es el impacto ambiental de la carrera más famosa?

Una denuncia penal fue presentada por la Fundación para la Defensa del Ambiente (Funam) ante los tribunales federales de la ciudad de Córdoba (Argentina) en contra de la ASO (Amaury Sport Organisation) y sus funcionarios públicos por la presunta “aprobación irregular” del recorrido del Dakar 2016.

Según la entidad ambientalista, dicha competencia genera un fuerte impacto ambiental en las provincias que son parte del recorrido de la competición, y el recorrido de la misma fue aprobado sin la autorización necesaria. En total, 10 de las 13 etapas se desarrollan en suelo argentino.

“Los funcionarios actúan como escribanías de la empresa francesa ASO, pues aceptan sus estudios mal hechos presentados un par de meses antes del inicio de la competencia”, cita el presidente de la Funam, Raúl Montenegro, en la denuncia. Según medios locales, otro de los pedidos que se hizo dentro de la demanda fue la anulación del tramo de enlace que atravesó el Parque Nacional Los Cardones de Salta (entre las etapas 7 y 8), recorrido que fue en contra de la normativa argentina que protege los parques nacionales.

“(El trazo del recorrido) se hizo sin que existiese previamente un estudio sobre los impactos ambientales negativos que podía sufrir cada lugar y poblado atravesado por la competencia y los tramos de enlace”, se menciona en la denuncia en el caso específico del territorio de la ciudad de Córdoba. Tras otra denuncia realizada por la Funam en 2015, las autoridades judiciales de Córdoba determinaron que la organización del Dakar debe impulsar un plan de comunicación masiva a fin de que los pobladores sean informados sobre los horarios y lugares del recorrido de dicha competición, algo que, aparentemente, no fue cumplido del todo.

En Bolivia
El Viceministerio de Medio Ambiente y Agua informó que el Rally Dakar 2016 obtuvo la licencia ambiental con lo que se garantiza que el impacto al medioambiente será mínimo.

Fueron tres días de competencia que se desarrolló en territorio nacional. “Como ministerio no sólo hemos aprobado la licencia, sino que hemos desplegado el personal de los distintos departamentos”, manifestó el viceministro de Medio Ambiente, Gonzalo Rodríguez, a los medios de comunicación, antes de la competencia internacional.

La autoridad enfatizó que la ruta del recorrido de la competición no fue por campo traviesa, sino por un camino ya existente. 75 funcionarios de este ministerio fueron enviados hasta las poblaciones que fueron parte del recorrido, para los trabajos de fiscalización ambiental y el tratamiento de los distintos residuos que se generen durante el desarrollo del evento deportivo.

“Hemos contratado cuatro camiones cisterna, 150 basureros los que se ubicarán en lugares accesibles. También disponemos de 32 tanques de agua, de los que 28 serán destinado a Uyuni y cuatro a Oruro”, dijo.
La autoridad informó que tres empresas se encargarán de la recolección de la basura y aguas residuales químicos durante los días de competencia. Junto a éstas también se dispondrá de cinco camiones y 40 contenedores de gran dimensión.

Página Siete