El Ministerio de Hacienda ajustará las proyecciones fiscales de manera anticipada debido a la persistente caída en el precio del cobre, adelantó ayer el jefe de las finanzas públicas, Rodrigo Valdés.

Al término del seminario “Otra mirada para el crecimiento”, organizado por Icare y el Consejo Minero, la autoridad adelantó que “vamos a tener que hacer una actualización de proyecciones fiscales en algún momento”.

Valdés puntualizó que el supuesto para el actual erario era de un precio del metal rojo de US$ 2,5%, pero “eso se ve bastante difícil”.

Usualmente, las estimaciones fiscales son actualizadas en julio.

En su presentación en el seminario, el ministro aseguró que los ingresos tributarios para el Fisco provenientes del mineral serán cercanos a cero este año, descontando los recursos destinados a la Ley Reservada del Cobre.

Valdés explicó que, con un cobre más barato, las compañías mineras van a tener utilidades muy bajas y, por lo tanto, los aportes directos vía impuestos y los aportes indirectos a través de la distribución de utilidades serán menores. “Vamos a tener un período en que los ingresos por cobre van a ser muy bajos”, manifestó.

Por esto mismo, el foco está en que la economía crezca más y en implementar la reforma tributaria, “de manera que los recursos del Fisco para las necesidades que tenemos que financiar, desde programas sociales hasta cambios muy importantes como la gratuidad, estén disponibles.

En cuanto al déficit fiscal efectivo de 2016, Valdés advirtió que “puede ser incluso mayor” al 3,2% estimado en julio, “porque justamente los ingresos son menores y el presupuesto es el presupuesto”.

Los expertos estiman que los menores ingresos provenientes del metal y el crecimiento económico más bajo ampliarán la brecha hasta -3,8%.

Respecto del saldo negativo de 2015, en cambio, el ministro afirmó que va a ser menor al pronóstico de 3,3%, porque los ingresos tributarios no relacionados con el cobre “se han mantenido bastante bien”.

La Tercera