El fin de semana las delegaciones de paz trabajaron en temas relacionados con lo que las Farc han denominado el desmonte del paramilitarismo, que según el grupo guerrillero todavía persiste en algunas regiones del país. El general (r) Óscar Naranjo, por parte del gobierno y ‘Pablo Catatumbo’ por el lado de las Farc encabeza estas discusiones que hacen parte del tercer punto de la agenda, el del Fin del Conflicto. Los delegados de la guerrilla han insistido al gobierno que las bandas criminales y facciones de paramilitares son la principal amenaza para el posconflicto.

Esta semana los negociadores del Gobierno realizarán en Bogotá consultas con el presidente Santos y prepararán lo que serían las próximas sesiones de trabajo conjunto que comenzarán a partir del 2 de febrero. En Bogotá se llevará a cabo la sesión del Consejo Nacional de Paz y asistirán en Cartagena al Hay Festival.

La Mesa de Paz queda expectante en La Habana y a la espera de la respuesta que pueda entregar el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas luego de la petición que hicieron el gobierno y las Farc para que se conforme una misión tripartita que observe y vigile el cese bilateral y el desarme.

En diálogo con Caracol Radio el negociador de las Farc ‘Rodrigo Granda’ habló de los puntos que quedan por pactarse, afirmó que se ha logrado acelerar los acuerdos y que la fecha límite, del 23 de marzo, para pactar la paz no es una camisa de fuerza.

“Queda el punto tres que es el del Fin del Conflicto, tiene siete subpuntos, todos demasiado delicados: la dejación de las armas, el cese al fuego, las reformas necesarias dentro de la institucionalidad para hacerle frente a los desafíos de la paz y el posconflicto, la revisión de los procesos de los guerrilleros condenados y abordar como se va a combatir por parte del Estado el fenómeno del paramilitarismo. Y falta también el punto seis que es la refrendación y las 42 salvedades que han ido quedando y deben ser abordadas”, informó.

Durante las dos semanas anteriores de trabajo, las partes se reunieron por separado con el delegado de la Unión Europea así como también con el representante de los Estados Unidos para el proceso de paz. También se realizaron encuentros con el presidente de Cuba, Raúl Castro, y el secretario de la Unasur, Ernesto Samper, ambos han reconocido los avances de las negociaciones.

Caracol

Colombia espera que misión de ONU esté lista para la firma del acuerdo de paz

La canciller María Ángela Holguín confió en que el Consejo de Seguridad de la ONU adopte “pronto” la resolución que iniciará los preparativos de la misión de verificación del alto el fuego definitivo con las Farc y que la operación pueda estar lista para la firma del acuerdo de paz.

“Esperamos que la resolución salga por consenso y salga pronto”, dijo Holguín a los periodistas tras reunirse en la sede de Naciones Unidas con el presidente del Consejo, el uruguayo Elbio Rosselli.

Ese texto, que está siendo preparado por el Reino Unido, encargará al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, iniciar los preparativos de una misión internacional que participe en la supervisión del cese de las hostilidades y el desarme.

El documento, según Holguín, reflejará a grandes rasgos el comunicado pactado en La Habana entre el Gobierno y la guerrilla e iniciará el proceso para la puesta en marcha de esa misión de Naciones Unidas.

Colombia espera que la operación esté lista alrededor del 23 de marzo, la fecha prevista para la firma definitiva del acuerdo tras más de tres años de negociaciones.

“Ya sea un poquito antes o un poquito después, lo importante es que coincida el inicio de la misión con el acuerdo final”, dijo Holguín.

Aunque no quiso precisar fechas dentro de ese proceso en la ONU, que recordó que lleva su tiempo, dijo que la organización “va a hacer todo lo posible” para poner en marcha el operativo cuanto antes.

En ese sentido, el embajador uruguayo, que este mes preside el Consejo, dijo que su país está haciendo “los máximos esfuerzos” para que este órgano “pueda llegar a un acuerdo lo más rápido posible”.

Sobre la composición de esa misión política, que estará integrada por países miembros de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), la canciller colombiana recordó que las decisiones corresponden al secretario general de la ONU y su equipo.

“Lo que queremos es que sea gente idónea, competente, con algunas particularidades que Naciones Unidas misma necesita y que sean ellos los que escojan esa misión”, subrayó.

El número de observadores, dijo, dependerá en parte de los lugares en los que finalmente se vaya a desplegar la misión de verificación, algo que actualmente se está discutiendo en la subcomisión del fin del conflicto.

Los inspectores de la ONU formarán el componente internacional del mecanismo tripartito de monitoreo y verificación del alto el fuego pactado por las partes, en el que también participarán representantes elegidos por el Gobierno y por las Farc.

Holguín tiene previsto mantener en Nueva York reuniones con representantes de varios países ante la ONU, incluidos los de Cuba y Noruega, que actúan como garantes en el proceso de paz.

Además, el próximo lunes prevé reunirse con el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, y con otros altos cargos de la organización.

elespectador

Gobierno y subversión hablarán, juntos, ante Parlamento Europeo

Este jueves 28 de enero, por primera vez en los tres años largos que lleva el proceso de paz, las cabezas de las delegaciones del Gobierno y de las Farc compartirán un escenario democrático por fuera de la mesa de diálogo de Cuba.

Humberto de la Calle, jefe de la delegación del Gobierno, y Sergio Jaramillo, alto comisionado de Paz, junto a ‘Iván Márquez’, el segundo al mando de las Farc y cabeza de la comisión de la guerrilla en La Habana, le explicarán al pleno del Parlamento Europeo –cuya sede está en Bruselas (Bélgica)– los avances que se han logrado en el proceso que busca ponerles punto final a más de 50 años de guerra.

Si bien su presencia será virtual, pues se conectarán con Bruselas desde Bogotá y La Habana a través de medios electrónicos, este es un paso significativo hacia la firma definitiva de la paz, ya que es la primera vez que las cabezas de ambas delegaciones harán pedagogía de forma conjunta sobre los logros obtenidos en la mesa de diálogo.

El Gobierno había rehusado a participar con las Farc en un escenario distinto al de la mesa de La Habana, porque al fin y al cabo la guerrilla aún es un grupo ilegal, pero la inminente firme del fin del conflicto llevó a que el Ejecutivo cambiara esta postura. Es, sin duda, un paso histórico en torno a la paz.

Esto quedó definido durante la última ronda de conversaciones, que culminó el sábado en Cuba y en la que comenzó un análisis a fondo de los informes de las subcomisiones. Las partes retomarán agenda el 2 de febrero y la intención es que la mesa de plenipotenciarios tome decisiones de fondo, en especial en lo relacionado con el cese bilateral y definitivo del fuego, así como en lo referente a la dejación de las armas por parte de las Farc.

Este lunes, en el transcurso del día, De la Calle y Jaramillo le rendirán un informe al presidente Juan Manuel Santos.

eltiempo


Volver