La justicia en Mesoamérica y cómo priorizar metas alcanzables que brinden seguridad jurídica a la región es el tema sobre el cual versará hoy la Conferencia de Ministros de Justicia de los Países Iberoamericanos (Combij).

El encuentro, que sesionará durante dos días en la ciudad colonial Santiago de los Caballeros o Antigua Guatemala, como se le conoce de manera popular a la localidad situada a unos 48 kilómetros de esta capital, pretende profundizar en las prioridades y perspectivas de las políticas del sector en el área.

De igual modo procurará introducir en el debate la consecución de logros y metas conjuntas de los órganos de justicia de la zona, así como impulsar una agenda de trabajo para fortalecer la cooperación, señala la Combij, en su sitio digital.

La organización, creada en 1992, prevé que al cónclave asistan titulares de justicia, de cortes supremas, fiscales, defensores, congresistas, notarios y funcionarios de otros poderes de más de una decena de países.

“Es decir, más de 50 responsables institucionales y tomadores de decisiones trabajarán en La Antigua para tomar parte de este ejercicio constructivo con el objetivo de dar un contenido consensuado a los principales hitos de la justicia regional hacia el 2030”, agrega.

La reunión en este país tiene lugar bajo el lema Encuentro sobre el futuro de la Justicia en Mesoamérica: Prioridades y metas, acorde con lo convenido por los participantes en la XIX Asamblea Plenaria de la Conferencia de Ministros de Justicia de los Países Iberoamericanos (República Dominicana, mayo de 2015).

En esa cita regional Guatemala asumió por cuatro años la secretaría general de la Comjib, organización intergubernamental especializada en justicia para Iberoamérica, que agrupa a ministerios de la rama e instituciones homólogas de 21 países de esa región.

Participan de ese mecanismo Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Portugal, República Dominicana, Uruguay y Venezuela.

Prensa Latina