El primer grupo de menores migrantes hondureños de un total de 700 infantes centroamericanos fueron trasladados a la Base Aérea Militar de Holloman en Alamogordo, Nuevo México, informó el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HSS).

Un total de 250 niños centroamericanos, entre ellos varios hondureños, de un total de 700 llegaron el domingo a la Base Aérea Militar de Holloman en Alamogordo, Nuevo México, destaca este martes la prensa estadounidense.

Los menores, cuyas edades oscila entre los 13 y 17 años, provienen de Honduras, Guatemala y El Salvador.

“Ahorita tenemos una capacidad para albergar a 250 menores, esta cifra se incrementará a 700 en las próximas semanas”, dijo Toby Merkt, vocero del HSS.

El vocero indicó que el traslado se debió a que en los últimos meses se ha incrementado el número de menores no acompañados cruzando la frontera por lo que se activaron tres albergues de “emergencia” siendo la base militar Holloman el primero de ellos.

El número de inmigrantes menores no acompañados que cruzaron la frontera suroeste de Estados Unidos aumentó en un 117 % entre octubre y diciembre pasado en comparación con el mismo período de 2014, según autoridades fronterizas.

Más de 17 mil 300 inmigrantes menores fueron detenidos al intentar entrar al país entre principios de octubre (cuando comenzó el año fiscal 2016) y finales de diciembre de 2015, según las estadísticas publicadas por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés).

En el verano de 2014, el país norteamericano vivió una oleada de inmigración infantil que fue calificada incluso como “crisis humanitaria” al registrarse decenas de miles de menores solos cruzando la frontera, en su mayoría procedentes de Honduras, Guatemala y El Salvador.

Dicha oleada de infantes orilló al gobierno hondureño a decretar una emergencia humanitaria, en aquel entonces.

Los niños centroamericanos indocumentados arrestados en la frontera son entregados a la custodia del HHS en un periodo de 72 horas después de ser detenidos por la Patrulla Fronteriza.

Debido a este incremento de menores cruzando la frontera estadounidense las autoridades prevén abrir más albergues temporales para alojar a los infantes.

Otros dos albergues se ubicarán en Colorado y Florida y podrían comenzar a operar en febrero próximo, según autoridades migratorias.

Vicky Gaubeca, directora del Centro Regional de Derechos de la Frontera de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) en Nuevo México manifestó que la preocupación de la organización es que estos menores no puedan tener acceso a la representación legal que requieren debido a que se encuentran dentro de una base militar.

Las principales causas de la migración infantil en Honduras son huir de la violencia y la reunificación familiar.

Proceso