En moto, auto, camioneta y caballo: así se manifestaron los vecinos de Pajas Blancas contra la instalación de un proyecto minero, que pretende extraer 150.000 metros cúbicos de granito por año en un plazo de dos décadas.

El predio es solicitado por la empresa uruguaya Impra S.A. para la extracción de ese material y está ubicado a casi un kilómetro de la chacra del expresidente José Mujica, separado por solo una calle de Pajas Blancas y sus 3.000 habitantes. El terreno tiene unas 90 hectáreas propiedad del empresario y presidente de Liverpool José Luis Palma, quien se opone tajantemente al proyecto. Sin embargo, el Estado puede analizar por ley cualquier propuesta que se presente para el yacimiento ubicado debajo del predio superficial.

El temor de los vecinos radica en el impacto que tendría una extracción minera cerca de un centro poblado, con posible afectación de suelos, aguas subterráneas, calidad del agua y el entorno de una zona balnearia rodeada de chacras.

“Solo le sirve al que va a extraer la piedra. A todos los demás, ni al dueño, ni a los que vivimos aquí, ni a los que vienen a la playa… Esta cantera según ellos presentan en el proyecto consta de dos pozos y en el medio pasa una cantera que desemboca en el río hacia el oeste de Pajas Blancas. Y esa cañada va a traer todos los residuos que se viertan de esta cantera”.

La empresa de agua mineral Sirte, instalada en Pajas Blancas, comparte la preocupación y sigue con atención el proceso ante la Dirección Nacional de Medioambiente.

Teledoce