Contrario a lo que muchos pensaban, en las últimas horas el Gobierno Nacional y los negociadores de las Farc con la ayuda de los delegados de Noruega, país garante del proceso, se anunció la reactivación en los próximos días del proceso de paz, el cual había caído en una crisis por la aparición en público de algunos jefes de la guerrilla en La Guajira.

El jefe del equipo negociador del Gobierno Nacional Humberto de la Calle confirmó la buena noticia por medio de un comunicado oficial, aquí está: “En primer lugar agradecemos nuevamente el esfuerzo de Noruega y Cuba para superar este impase. Realmente ha sido una gestión muy útil, muy importante y reiteramos nuestro agradecimiento con esos dos países y con los garantes.

En segundo lugar es una buena noticia para Colombia, señalar que se ha superado esta situación conflictiva que se había presentado en los últimos días. Esa es una buena noticia.

Tercero, cuáles son los pasos a seguir, en qué consiste lo acordado. En primer lugar: tan pronto como sea posible la delegación que presidia el señor Márquez, se trasladará a La Habana, cumpliendo para el efecto los protocolos de seguridad habituales. Al día siguiente la delegación del Gobierno viajará a La Habana. Allí nos sentaremos en una reunión muy concreta para dos temas fundamentalmente: primero el compromiso de continuar agotando al máximo y con la mayor eficacia los acuerdos y las conversaciones con el ánimo de lograr el acuerdo final tan pronto como sea posible que es el anhelo de todos los colombianos.

Es decir una primera conversación ese día, será sobre la forma de continuar impulsando al máximo la búsqueda de un acuerdo, ojalá el 23 de marzo.

El segundo punto es el siguiente: el Gobierno reitera que las visitas de miembros de las Farc a la base guerrillera para explicar, hacer pedagogía sobre los acuerdos es necesario e importante. Son decisiones importantes y convenientes para la suerte del acuerdo mismo. Tiene enorme lógica para el Gobierno que los dirigentes de las Farc puedan explicar a los miembros de su base qué es lo que estamos discutiendo en La Habana.

Lo que no puede es repetirse lo que ya ocurrió. Por esa razón trabajaremos minuciosamente en ajustar los protocolos de esas visitas para garantizar que esto no ocurra, pero en todo caso para garantizar también, porque esto es conveniente para el proceso, que las Farc puedan hacer su tarea pedagógica rigurosamente dentro de los protocolos que se acuerden. Ese es el propósito de esa reunión”.

La Nación

Superada crisis del proceso de paz, negociadores de las Farc regresan a Cuba

Tras la controversia que causó la visita de los negociadores de las Farc en La Habana en Conejo, corregimiento de Fonseca en La Guajira –acompañados por guerrilleros armados y sin Fuerza Pública alguna, haciendo política–  se tiene previsto que los delegados de la guerrilla regresen a Cuba.

La crisis momentánea que provocó la aparición de los guerrilleros escoltados por hombres armados y entrando en contacto con la sociedad civil en un acto público, fue superada gracias a una reunión de los delegados de los países garantes del proceso de paz –Noruega y Cuba– e integrantes del Gobierno y Farc.

Según pudo establecer Noticias Caracol, los guerrilleros Rodrigo Granda, Iván Márquez, Joaquín Gómez y Jesús Santrich regresaron a la isla para reiniciar las negociones. Las Farc se habrían comprometido a suspender el proselitismo armado.

La presencia de los jefes de las Farc en el corregimiento de Conejo acompañados de guerrilleros armados en medio de la población civil, más allá de la tormenta política en el país, implicó un tropezón en la recta final de las negociaciones, según las mismas partes, hasta ahora tan bien encaminadas.

Desde el año pasado se sabía de la autorización para las visitas de los representantes de las Farc en las conversaciones a sus respectivos campamentos, con el propósito de hacer pedagogía y explicar ante su tropa los acuerdos alcanzados. De hecho, ya han sido cinco las delegaciones, las dos últimas en el norte de Antioquia y en los límites entre Putumayo y Caquetá, todas ellas con las correspondientes medidas de seguridad.

Sin embargo, según el Gobierno, esta última visita, liderada por Iván Márquez, jefe negociador del grupo subversivo, violó todas las reglas de juego acordadas y que tienen que ver con el compromiso de los comandantes guerrilleros de no tener trato con la población civil y no participar con hombres uniformados y armados en eventos públicos con las comunidades, como sucedió ayer en la plaza principal del corregimiento de Conejo.

El Espectador

Así será la reingeniería a los protocolos de pedagogía de las Farc

Esta semana, en La Habana habrá una reunión clave entre el Gobierno y las Farc para rediseñar los protocolos que regirán las jornadas de pedagogía de paz de la guerrilla con sus tropas en los campamentos que aún tienen en Colombia, con el fin de que las siguientes sesiones de diálogo se puedan dedicar a buscar el acuerdo para acabar la guerra.

Será una especie de reunión de crisis para superar del todo el impasse desatado por el proselitismo armado que las Farc realizaron la semana pasada en La Guajira y el cual motivó que se les prohibiera continuar con las jornadas de pedagogía hasta tanto se definan nuevas reglas. Eso es precisamente lo que se hará el sábado.

Este jueves regresarán a Cuba los miembros de la guerrilla que estaban en Colombia. Se trata de ‘Iván Márquez’, ‘Joaquín Gómez’, ‘Jesús Santrich’ y ‘Rodrigo Granda’, quienes informarán a sus compañeros en la isla lo ocurrido en su visita al país.

Apenas se dé ese paso, el viernes viajarán delegados de paz del Gobierno para reunirse de forma inmediata con las Farc y redefinir los protocolos de las jornadas pedagógicas de la guerrilla con sus tropas. El sábado, luego del encuentro, regresarán a Colombia para rendirle un informe al presidente Juan Manuel Santos.

El jefe del equipo negociador del Gobierno, Humberto de la Calle, aseguró: “Trabajaremos en ajustar los protocolos de estas visitas para garantizar que esto no se repita y garantizar que las Farc puedan hacer su tarea pedagógica”.

El jueves pasado, en el corregimiento de Conejo, adscrito al municipio de Fonseca (La Guajira), jefes de las Farc se subieron a una tarima a hablarle a la población civil, acompañados de guerrilleros armados, lo que generó rechazo.
Ante ese hecho, el Gobierno suspendió el permiso a las Farc de hacer pedagogía de paz en sus campamentos y les recordó que eso no incluye autorización para hablar con civiles, pero ese grupo ilegal dijo que no violó los protocolos.

Esta crisis se superó tras las gestiones de los países garantes, Cuba y Noruega, que ayer anunciaron que el impasse queda atrás y que las delegaciones en negociación retomarán en cuestión de días su agenda.

“Como resultado de consultas realizadas en los últimos días, con la participación de los ministros de Relaciones Exteriores de Cuba y de Noruega, se ha logrado un acuerdo para superar dificultades recientes”, confirmó Rodolfo Benítez, garante de Cuba.

Lo que quiere el Gobierno es que la próxima semana, probablemente el miércoles, se reanuden los ciclos normales de conversaciones y se adelanten los puntos de fin del conflicto y la refrendación. De la Calle confirmó que el objetivo es buscar que el acuerdo se firme, “ojalá, el 23 de marzo”.

Sobre la refrendación, el presidente Santos dijo ayer que la constituyente que proponen las Farc está descartada, y que espera que entiendan que el plebiscito se eligió “unilateralmente” por ser el mejor camino para refrendar los acuerdos.

El Gobierno espera que la firma del fin del conflicto se dé el 23 de marzo como lo acordaron el presidente Santos y ‘Timochenko’, jefe de las Farc, y evitar así una pérdida de confianza de la opinión en el proceso.

‘No tendrán gran acogida’

“A esta gente (a las Farc) haciendo política, con sus ideas, les va a quedar muy duro llegar al poder”. Así, con tono picaresco, el presidente Juan Manuel Santos aseguró que los colombianos no tienen que temerle a que la guerrilla haga política, pues es difícil que su ideología consiga respaldo en las urnas.

Durante un foro en la Universidad de los Andes, el mandatario aseguró que la intención del proceso de paz es que las Farc cambien las balas por los votos y que para ellos tendrán todas las garantías.

“Creo que tienen que modernizarse, porque mantienen todavía un esquema muy atrasado, muy mamerto de política, y por eso no creo que vayan a tener una gran acogida”, enfatizó Santos.

 

El Tiempo