El papa Francisco le envió un rosario bendecido a la líder de la Tupac Amaru, Milagro Sala, que permanece detenida desde hace un mes en Jujuy por protestar contra el gobierno de Gerardo Morales. Así lo confirmó uno de los más estrechos colaboradores del pontífice, que se acercó al acampe de la organización en Plaza de Mayo para entregarlo.

“Le transmití al papa Francisco el pedido de oración por la situación de Milagro Sala, y el me entregó el Rosario bendecido para Milagro”, afirmó Enrique Palmeyro, uno de los argentinos mayor confianza del pontífice, ex seminarista y número dos de Scholas Ocurrentes, la red global de escuelas con estatus pontificio que nació en el Arzobispado de Buenos Aires y ahora trabaja a nivel mundial.

Según Alejandro “Coco” Garfagnini, integrante de la Tupac, Palmeyro se acercó al acampe “apenas bajó del avión” el lunes pasado y, tras hacer entrega del regalo, les transimitió a los presente la preocupación del líder de la iglesia católica por la detención de Sala. “Está muy preocupado por su detención”, dijo Garfagnini al diario Página 12.

El acercamiento entre el Papa y la dirigente detenida, cuya situación fue denunciada ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y ante el Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias de la ONU, se da a menos de dos semanas del primer encuentro entre Francisco y Mauricio Macri como presidente de la Nación, previsto para el próximo 27 de febrero.

Sala todavía no recibió el presente papal, aunque el dirigente del Movimiento Evita Emilio Pérsico contó al matutino que, cuando la visitó en la cárcel, vio que había colgado en la pared el rosario que le regaló el Papa en junio de 2014, cuando la recibió en la Santa Sede.

Info News