Las Reformas Laborales se votan hoy en la Asamblea ecuatoriana; hay cambios en el informe final

El debate final de la Ley Orgánica para la Optimización de la Jornada Laboral y Seguro de Desempleo tendrá lugar este jueves en el pleno de la Asamblea Nacional del Ecuador con algunos cambios entre los que destaca el uso de la cesantía para los padres que se acojan a los 9 meses (voluntario) del permiso de maternidad o paternidad sin remuneración.

La presidenta de la Asamblea Nacional, Gabriela Rivadeneira, y la presidenta de la Comisión de los Derechos de los Trabajadores, Marllely Vásconez, explicaron este miércoles rueda de prensa algunos de los puntos que fueron agregados al último informe que será votado mañana.

Rivadeneira explicó que la Ley busca precautelar el empleo actual “No queremos que siga subiendo la tasa de desempleo en nuestro país y por ello estamos enfrentando esta coyuntura con esta Ley que busca garantizar la estabilidad del trabajador actual”, dijo.

Y remarcó que a la par de esta existen otras normativas con las que se espera fortalecer a los sectores productivos como la Ley de Alianzas Público – Privada, la Ley de Incentivos al Sector Productivo y la Ley para la Remisión de Multas, Intereses y Recargos, que fueron aprobadas en este período.

Según la líder de la Legislatura una de los cambios realizados al informe final por la Comisión de los Derechos de los Trabajadores fue que se amplíe el rango de inclusión en el programa de primer empleo y que éste vaya de 18 a 26 años en lugar de que sea hasta los 24 años.

Vásconez confirmó, por su parte, que las personas que se acojan a la licencia de maternidad o paternidad de 9 meses sin remuneración podrán hacer uso de sus fondos de cesantía para mantenerse económicamente durante este período.

La madre podría solicitar estos fondos luego de cumplir con su período de permiso por maternidad que otorga el estado ecuatoriano (que dura tres meses), mientras que el padre lo podría hacer luego de su permiso de 15 días.

“La cesantía la podrán pedir en el último día de terminada la licencia de paternidad o maternidad y la recibirían en el día 61 (…) De esa manera tendrían un contingente económico para poder mantenerse durante los nueve meses que está pidiendo la licencia sin remuneración”, aclaró Vásconez.

Según la asambleísta se abrió esta posibilidad después de considerar que si bien los padres quieren pasar con sus hijos recién nacidos por más tiempo no podrían acogerse a la licencia de nueve meses al no tener un ingreso económico que los sustente.

Al referirse a los fondos de Cesantía y el Seguro de Desempleo, Vásconez confirmó que se han incorporado dos posibilidades en la propuesta de Ley de modo que quienes deseen acogerse al Seguro de Desempleo en caso de quedar cesantes puedan hacerlo, y quienes no lo deseen podrán seguir acumulando sus fondos de cesantía para retirarlos al momento de su jubilación.

“No estamos eliminando la cesantía. Los ecuatorianos y ecuatorianas que decidan no acogerse al Seguro de Desempleo sino a la Cesantía podrán hacerlo de acuerdo a las especificaciones legales y quienes quieran acogerse al Seguro de Desempleo podrán hacerlo como esta normado en el Proyecto de Ley y al final podrán retirar la Cesantía si es que existen saldos”, aclaró a presidenta de la Comisión.

Conforme a la propuesta, del aporte salarial de los trabajadores al fondo de cesantía del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) que corresponde el 3% del sueldo, el 2% se usará para las cuentas individuales, mientras que el 1% irá a un fondo solidario, mismo que permitirá que quienes queden desempleados puedan recibir un sueldo, después de dos meses de haber quedado cesantes.

El seguro de desempleo otorgará al beneficiario, durante cinco meses, un porcentaje mensual de su último salario, que va del 70%, en el primer mes que se lo recibe, hasta el 50%, en el último mes.

“Nuestra cesantía, lo que tenemos acumulado es intocable y solamente pasara a ser nuestro cuando nos quedemos en situación de desempleo o al momento de jubilarnos”, finalizó Vásconez.

Andes

La izquierda sale a la primera marcha del año

Las reformas laborales impulsadas por el régimen se convierten nuevamente en el punto de discordia. Y al igual que en las cuatro movilizaciones desarrolladas en el 2015, personajes que han aparecido recurrentemente vuelven a ser los protagonistas.

Se trata de dirigentes sindicales, líderes indígenas y activistas sociales, que han sido voceros de estas iniciativas. Se presentan en las ruedas de prensa, hacen las convocatorias y abanderan las marchas.

Buena parte es cercana a la Unidad Popular (extinto MPD). Pero no son todos, además algunos provienen de otros sectores de la izquierda.

Esto en relación a los comentarios del presidente Rafael Correa, quien a inicios de esta semana se refirió, en Twitter, a quienes promueven estas movilizaciones. “Se trata del MPD en sus últimos estertores, junto a los politiqueros que no entienden otra forma de hacer política”.

De los participantes, entre los sindicatos se destacan el líder socialista, Mesías Tatamuez, presidente de la Confederación Ecuatoriana de Organizaciones Clasistas (Cedocut). Y Pablo Serrano, titular del Frente Unitario de Trabajadores (FUT).

Del lado de las organizaciones indígenas están Jorge Herrera y Carlos Pérez Guartambel, de la Conaie y de la Ecuarunari.

De los gremios de la salud: Alberto Narváez, vocero de la Federación Médica Ecuatoriana, y Carlos Figueroa. Este último fue candidato a legislador por la alianza MPD- Pachakutik.

Pero entre quienes convocan a la marcha, que arrancará hoy a las 16:00, desde la Caja del Seguro, y culminará en la plaza de Santo Domingo, hay un conglomerado cercano al desaparecido MPD.

Se trata del Frente Popular. Aglutina a la Federación de Estudiantes Universitarios del Ecuador (FEUE); la Unión Nacional de Educadores (UNE) y las Juventudes Revolucionarias del Ecuador (JRE).

Estas organizaciones con la Conaie y otros gremios formaron el Colectivo Nacional de Dirección, que impulsó el paro nacional de agosto del 2015.

Para Geovanni Atarihuana, los políticos tienen la responsabilidad de sumar fuerzas. No acepta que se los descalifique por ser militantes de Unidad Popular. Dice que las diferentes organizaciones forman parte del pueblo y deben expresarse.

A inicios del 2015, la oposición criticó el retiro del 40% del aporte del Estado para el pago de pensiones y la implementación de un techo a utilidades.

A finales del año pasado pidieron que las enmiendas fueran archivadas por la eliminación del contrato colectivo.

Ahora que la Asamblea discute la Ley de Protección del Empleo cuestionan la reducción de la jornada laboral, a la que califican de flexibilización. Tatamuez, socialista por más de 40 años, minimiza las críticas del presidente Correa, quien los llama “politiqueros”.

Sus luchas, apunta, han sido por una regresión permanente de derechos. “La consigna del oficialismo es atacar a los líderes sindicales, en cadenas o enlaces ciudadanos”.

Más actores políticos como Alberto Acosta, de Montecristi Vive, también promueven la marcha. Desde Twitter convocó a movilizarse “en contra del correísmo, por la democracia y por la vida”.

Los integrantes de la Coordinadora de Movimientos Sociales, afines al oficialismo, de su parte, decidieron suspender todas las actividades que se iban a realizar hoy en respaldo a la política laboral del Régimen.

El presidente de esta coordinadora y asambleísta de Alianza País, Rodrigo Collahuazo, confirmó que tras dos horas y media de debate se decidió acatar la recomendación que hiciera el presidente Rafael Correa, a través de Twitter, esta tarde, en el que solicitaba la suspensión de los actos de apoyo.

Cronología de las marchas laborales

19 de marzo del 2015
Sindicatos pedían el archivo del proyecto de Justicia Laboral, que eliminó el aporte del 40% del Estado a pensiones jubilares, que trató la mesa de Betty Carrillo.

13 de agosto del 2015

Sectores opositores sindicales e indígenas y grupos afines al Gobierno midieron sus fuerzas en el denominado “paro nacional del Pueblo” en todo el país.

3 de diciembre del 2015
Mientras en la Asamblea se aprobaron las enmiendas, de la mesa de Juan C. Cassinelli, indígenas y sindicalistas pedían su archivo en una marcha.

Pablo Serrano, presidente del FUT: Nuestras opiniones se fueron a la basura

El colectivo de trabajadores e indígenas reactiva hoy las movilizaciones a nivel nacional. Es la primera del año y mantiene como motivo el rechazo a la política laboral del Gobierno, aunque se suma otro: la aprobación de la ley sobre optimización laboral y seguro de desempleo, según Pablo Serrano, presidente de turno del Frente Unitario de Trabajadores (FUT).

El año pasado realizaron varias movilizaciones contra la política laboral del Gobierno. Si este no las ha revisado, ¿de qué sirvieron sus protestas?
Permitió frenar el Código del Trabajo que presentó Carlos Marx Carrasco.

Pero si bien no se aprobó el Código completo, los cambios a la Legislación Laboral se dieron a través de reformas. ¿Qué ganaron?
Las movilizaciones han permitido desenmascarar al ‘correísmo’, y que los trabajadores se den cuenta de la pretensión del Gobierno de restarles derechos con la Ley para la Justicia Laboral, las reformas al Seguro Social y ahora con el proyecto de Ley para la Optimización de la Jornada Laboral.

¿Usted cree que la única salida es la movilización?
Es la única alternativa que nos queda para expresar nuestra voz de protesta en las calles.

¿Por qué no acudir a un diálogo con la Asamblea o el Gobierno?
Porque nuestros criterios y puntos de vista a las reformas laborales ante la Asamblea fueron a caer en el tacho de la basura. Entonces no hay razón para acudir a un diálogo de sordos.

¿No van a insistir en un diálogo con el Gobierno?
Absolutamente para nada, lo que hemos hecho es presentar dos demandas de inconstitucionalidad a la Ley de Justicia Laboral y las enmiendas constitucionales. Esperamos respuestas antes de acudir a denunciar al Gobierno ante la Organización Internacional de Trabajo.

¿Cree que la falta de respuesta oficial causará cansancio en la gente que participa en las marchas?
La gente está consciente de lo que está pasando en el país y expresa un rechazo ante la política neoliberal; y por eso no se va a cansar, al contrario, se está sumando a protestar, porque está indignada.

¿Las jornadas de protesta servirán para medir el grado de aceptación que tiene el movimiento obrero para los comicios del 2017?
La movilización no es para medir ni calibrar, sino para expresar nuestro rechazo a las políticas contra los derechos de los trabajadores. No estamos en campaña. Lo que planteamos es conformar un frente político que agrupe a movimientos y partidos del centro hasta la izquierda.

El Universo