La solidaridad acoge la marcha y el Gobierno desahucia el bono

Tras 35 días de marcha, la caravana de personas con discapacidad llegó ayer a La Paz en medio de lágrimas, abrazos y muestras de solidaridad de la gente. Pero el Gobierno reiteró que la demanda de Bs 500 mensual atenta contra la economía del país.

Con la cruz a cuestas y cadenas atravesando su cuerpo, Víctor Irala, discapacitado proveniente de Santa Cruz, dejó caer su cuerpo sobre el asfalto. Su organismo no soportó la larga caminata desde Cochabamba (384 kilómetros), ni la altura de El Alto; él quedó casi sin aire al pasar Senkata (El Alto).

Después de la atención de paramédicos, él trató de levantarse, pero sus piernas no le respondieron. Uno de los voluntarios quiso ayudarlo a cargar la cruz, pero Irala le contestó: “Es mi cruz hermano, debo llegar a mi destino con ella, todo por nuestra demanda de Bs 500 mensuales”.

En ese instante, más de una persona dejó caer lágrimas y más aún cuando vieron que en un pie traía una sandalia y en el otro, un tenis. Irala es uno de los aproximadamente 600 marchistas que ingresaron ayer a la sede de gobierno en busca de un bono mensual de Bs 500, en reemplazo de la renta anual de Bs 1.000.

Sin embargo, el ministro de Economía, Luis Arce, desahució el pedido y lo calificó de inviable porque aseguró que atenta contra la economía del país debido a que el Tesoro General de la Nación (TGN) no tiene la capacidad de cubrirlo.

“Para atender este desmedido bono se necesitan Bs 368 millones, es simplemente atentar contra los recursos del TGN, contra los recursos de los bolivianos. No estamos en posibilidad de hacerlo”, dijo, tras citar como ejemplo que el monto de la demanda es similar al presupuesto que recibe Cochabamba.

Movilización. Cuando el reloj marcó ayer las 08.05, aproximadamente 300 personas con discapacidad retomaron la caminata a la sede de gobierno desde la zona de Ventilla, a 11 kilómetros de distancia de la Ceja (El Alto). En todo el recorrido los aplausos fueron casi generalizados, mientras que otros se encargaban de dar refresco, agua, pan, galletas y frutas. En el trayecto de El Alto se sumaron otras 200 personas con discapacidad. En La Paz, un centenar con sus familiares.

Resguardada por la Policía y estudiantes de diferentes universidades, quienes empujaban las sillas de ruedas, la caravana llegó pasado el mediodía a la Ceja. Luego de media hora de descanso, los marchistas emprendieron la caminata, que fue encabezada por Renta, el perro que se sumó a la marcha desde Cochabamba. El can fue el más fotografiado y mimado por la gente.

A lo largo del recorrido, desde El Alto hasta La Paz, la población les entregó platos de ají de fideo, agua, café con galletas y otros alimentos. Pasando el Cementerio General, las vendedoras llenaron con pétalos de flores las cabezas de los dirigentes; ellos, ante las muestras de cariño, se pusieron a llorar. “Gracias pueblo paceño por todo su apoyo. No nos dejen solos en esta demanda”, exclamó, Víctor Cayo, dirigente nacional del sector.

En el centro de la ciudad de La Paz, los movilizados fueron recibidos por centenares de personas, quienes entregaron alimentos y se sacaron fotos con Renta. A su paso por El Prado, la confitería Dumbo, al igual que otros centros de comida, invitó a los marchistas café y masas. Al terminar la caminata, el padre Xavier Albó ofreció una misa de salud en el atrio de la iglesia San Francisco.

Pernoctan en plaza San Francisco

Los aproximadamente 600 marchistas, quienes llegaron ayer a la ciudad de La Paz, armaron sus carpas en el atrio de la iglesia San Francisco (centro). Hasta el cierre de edición, ellos pretendían pasar en ese lugar la noche y esperar la respuesta del Gobierno a una carta enviada el viernes.

“Nosotros le hicimos llegar una carta al Presidente (Evo Morales) para que nos pueda dar fecha y hora para tratar el pliego petitorio, y el punto primero será la renta de 500 bolivianos. Esperaremos la respuesta en el campamento de la San Francisco”, dijo Álex Vásquez, ejecutivo del sector de Chuquisaca.

Especificó que decidieron quedarse en el atrio de la iglesia porque durante la marcha durmieron a la intemperie o en carpas. “Agradecemos a las autoridades de la UMSA, pero no podremos ir al coliseo porque nuestra lucha la llevaremos así”. Aseguró que en tanto no tengan una respuesta, realizarán movilizaciones diarias en la ciudad. Pidió a la población esponja y cartón para colchones.

La Razón


Gobierno reitera convocatoria al diálogo a personas con discapacidad que llegaron a La Paz

El ministro de Trabajo, Gonzalo Trigoso, reiteró ayer el llamado al diálogo a las personas con discapacidad que llegaron a la ciudad de La Paz desde Cochabamba, en demanda de un bono de 500 bolivianos mensuales.

“La petición de dialogo ha sido para mostrar en todo momento que estamos abiertos a ello, aún ahora y con más razón nos interesa llegar a un acuerdo que sea integral y que pueda resolver en general todos sus problemas y no solo un pequeño tema relativo al incremento al bono de la renta solidaria que los compañeros con discapacidad perciben”, explicó a los periodistas.

Trigoso dijo que, al margen del bono, en el diálogo “se debe ver” el tema de la formación educativa e incorporación al sistema de trabajo privado y público, entre otros puntos, en beneficio de las personas con discapacidad.

Por otra parte, informó que el Ministerio de Trabajo realiza las gestiones necesarias para incorporar a las planillas laborales de Servicios de Impuestos Nacionales (SIN) a 14 personas con discapacidad.

“La anterior semana hemos recibido una solicitud de Impuestos Internos pidiéndonos incorporar a 14 personas con discapacidad a esta entidad del Estado para lo que estamos haciendo todos los esfuerzos mediante la bolsa de trabajo para poder establecer los perfiles de personas con discapacidad a fin de que de inmediato podamos incorporarlos a trabajar”, remarcó.

ABI