Para el Secretario General del FMLN, Medardo González, está claro que la derecha internacional sigue un guión sistemático, con diversas variables encaminadas a derrocar los gobiernos progresistas que han promovido en los últimos años políticas sociales encaminadas a reducir la pobreza en la región.

El juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff , en Brasil, no es más que un golpe de Estado cometido desde el parlamento.

Es la conclusión a la que llegó hoy, Medardo González, durante la entrevista “De Frente”, en Radio Maya Visión, en la cual lamentó las acciones del parlamento brasileño, en especial las fuerzas de oposición de la derecha que han iniciado un juicio político contra la mandataria brasileña sin contar con pruebas que demuestren actos de corrupción durante su mandato.

“Lo que ocurre en Brasil forma parte de la oleada neoliberal que azota a nuestro continente, contra la cual los pueblos oponen su fuerza y movilización”, recordó González, al dar lectura al comunicado de la Comisión Política del FMLN, dado a conocer el pasado fin de semana, y en el cual se advertía de un atropello a la democracia, en caso de aprobarse el juicio político contra la presidenta Dilma.

El domingo pasado el parlamento brasileño decidió iniciar un juicio político, a pesar de no existir pruebas que evidencien corrupción durante la administración de Dilma Rousseff. “Definitivamente que la derecha en América Latina está utilizando, como dijimos ya en varias ocasiones, están utilizando todas estas formas, económicas, violentas… utilizando el sistema judicial, a las fuerzas represivas, al ejército, así lo hicieron en Honduras, etc., pero en este caso utilizando la fuerza del sistema judicial, el poder de los jueces, precisamente para desmontar a un gobierno legítimamente electo. Esto es lo que está pasando en Brasil, y eso es precisamente, lo que debemos de estar claros nosotros los salvadoreños que no puede ni debe pasar, ni en nuestro país, ni en la región centroamericana”, remarcó González.

El dirigente de izquierda subrayó que “no es cierto que la presidenta Dilma Rousseff haya violado la ley. No es cierto que la presidenta Dilma Rousseff, haya cometido algún delito de corrupción en contra del Estado y del erario público brasileño. De tal manera, que es algo eminentemente político. Es un golpe”. “Es un golpe de Estado que pretenden dar con sus variantes ahora en Brasil, que los diputados de la oposición allá en Brasil… pretenden quitar de su mandato a la presidenta constitucionalmente electa, electa en las urnas directamente por el pueblo brasileño”, sostuvo. El Secretario General del FMLN reiteró su solidaridad con el pueblo y el gobierno de la presidenta  Dilma Rousseff, así como con el ex Presidente Luiz Inácio Lula da Silva, y con el Partido de los Trabajadores, ante las acciones que impulsa la oposición política y la derecha brasileña.

“Es importante que nosotros sepamos que este es un primer paso que la oposición brasileña ha dado en contra de la Presidenta Dilma Rousseff, ahora se abre el juicio político en el Senado… es donde van a proceder a inhabilitar, usando esa palabra, a la presidenta Dilma Rousseff, pero ¿qué significaría si pasara eso? Lo que significaría simple y sencillamente, es que diputados de la república brasileña quitarían a la presidenta constitucional, de la república del Brasil. Sería un golpe en contra de la presidenta”, enfatizó. También expresó su solidaridad con la ex presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, quien enfrenta una campaña fuerte por parte de la derecha. La exmandataria argentina sufre un ataque de la oposición al igual que lo sufre Lula en Brasil, porque en sus gobiernos impulsaron políticas sociales encaminadas a favorecer a las mayorías, en el caso brasileño, recordó que 40 millones de personas salieron de la pobreza extrema.

En otro tema, el Secretario General del FMLN aprovechó para saludar a los delegados del Partido Comunista de Cuba, que participan en el VII Congreso en La Habana, y en el cual “están trabajando junto con el pueblo cubano, precisamente todo el rumbo del proceso revolucionario del socialismo cubano, toda una traza hasta el 2030. Así que un saludo a ellos”. “Como dirección nacional del FMLN, como Comisión Política sabemos y comprendemos de los nuevos retos y desafíos de la revolución cubana, los cuales sabrán enfrentar junto al pueblo cubano… Así que el FMLN desea muchos éxitos al partido hermano, al Partido Comunista de Cuba, en su VII Congreso, y estamos seguros que los análisis y las conclusiones llevarán al pueblo cubano, al Partido Comunista de Cuba, a los 900 delegados a continuar profundizando la construcción del socialismo y a seguir aportando a la construcción de un mundo multipolar, basado en la integración y unidad de los pueblos, para convertir a América Latina en una zona de paz”, expresó.

Diario Co Latino