Pobladores piden condena moral contra el Estado

Representantes de 120 comunidades de la costa sur de Guatemala denunciaron este miércoles el desvío de ríos y la extracción de agua para cultivos agrícolas en la zona y pidieron al Tribunal Latinoamericano del Agua emitir una condena moral contra el Estado.

Durante una rueda de prensa, Felícita Pineda, de la comunidad El Paraíso, situada en Suchitepéquez, aseguró que los propietarios de fincas de banano, caña y palma africana extraen el agua de los ríos con motores para regar sus cultivos.

“Nuestras comunidades están sin agua y la que existe está contaminada por los desechos industriales y las fumigaciones aéreas con químicos”, sostuvo.

Pineda comentó que hasta ahora el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (Marn) no ha emitido ninguna sanción, por lo que el caso fue presentado al Tribunal Latinoamericano del Agua, que se reunió a principios de abril en El Salvador para que emita una condena moral contra el Estado de Guatemala.

“La escasez de agua apta para el consumo es alarmante por los monocultivos”, enfatizó.

Los pobladores estiman que son más de una veintena de ríos cuyos caudales se están desviando en la costa sur.

Destrucción

Por su parte, Patricia Meléndez, representantes de comunidades de San Marcos, departamento fronterizo con México, explicó que los cultivos de banano y palma se han incrementado desde la década de 1990.

La expansión “feroz” de esos cultivos “está reduciendo las áreas destinadas a la producción de alimentos y supone la destrucción de enormes áreas de bosque, la contaminación de los ríos y arroyos y la pérdida de la biodiversidad”, resaltó.

Meléndez explicó que en su región la siembra de banano y palma se ha incrementado en un 400 por ciento.

Agregó que se han presentado múltiples denuncias sobre el desvío de los ríos y la contaminación del agua porque “violentan nuestros derechos”, pero las autoridades no han tenido voluntad de atender las demandas.

“Las comunidades afectadas solicitamos al Tribunal Latinoamericano del Agua que exhorte al Estado de Guatemala a que revisen las concesiones otorgadas a empresarios de los cultivos de banano y palma que están usando el agua de los ríos Ocosito y Zanjón Pacayá, ya que son la fuente principal de abastecimiento de las comunidades”, subrayó.

En riesgo

Denunció que la utilización de agroquímicos “pone en riesgo la salud de los habitantes debido a la contaminación del agua.

Desde hace dos días decenas de pobladores de San Marcos y Huehuetenango iniciaron una marchas desde esos departamentos hacia la capital guatemalteca con el fin de hacer conciencia sobre el uso del agua.

Convocada por la Asamblea Social y Popular de Guatemala, los manifestantes esperan arribar a la ciudad el próximo 22 de abril.

Prensa Libre