La única verdad son más desocupados

Durante el mes de abril hubo 14 mil nuevos despidos y suspensiones. La mayoría fueron en el sector privado, y dentro de él en industrias. Desde la llegada de Cambiemos a la Casa Rosada, el número de personas que perdieron su trabajo ya supera los 154 mil.

Así lo señala un relevamiento del CEPA (Centro de Economía Política Argentina), realizado en base a fuentes sindicales, cámaras empresarias y publicaciones de los medios.

“Los despidos y suspensiones se incrementaron un 9,36 por ciento en el mes de abril: de 141.542 trabajadores despedidos y suspendidos al 31 de marzo, la cifra ascendió a 154.786 al 30 de abril”, indicó el centro dirigido por Hernán Letcher e integrado por economistas mayoritariamente egresados de la maestría de Economía Política de Flacso.

Los investigadores señalaron además que el sector privado aceleró el envío de telegramas, a diferencia del estatal.

“Ello –indicaron– está en línea con las conclusiones que había arrojado el anterior informe del CEPA: luego del impacto inicial que tuvieron los despidos en los distintos ministerios nacionales, carteras provinciales y municipales, los despidos y suspensiones del sector privado superaron ampliamente a los del sector público. Mientras los primeros pasaron el 56,84 por ciento al 61,22 por ciento del total, los del sector público redujeron su participación, del 43,16 por ciento al 38,78 por ciento entre marzo y abril”.

epigrafe

La industria, a la cabeza

Los datos del informe desmienten a los empresarios que niegan que haya una ola de despidos en el sector privado, como argumento para oponerse a la sanción de la ley que reinstale la doble indemnización. Por ejemplo, el presidente de Fiat Argentina, Cristiano Rattazzi, sostuvo que “en el sector público hubo despidos de ñoquis y en el privado no hay, porque no son necesarios”.

Sin embargo, el relevamiento detalla que en abril 14.316 trabajdores del sector privado perdieron su empleo. Su desglose muestra que el sector industrial fue el que más traccionó en esta caída, ya que ejecutó más de 12 mil despidos. “Vemos que la industria comienza a motorizar los despidos. Esto es especialmente preocupante porque nuestra proyección es que puede empeorar, ya que todavía no vimos el impacto de la apertura de las importaciones, que va a afectar duramente a las PyMEs”, apunta Letcher.

También hubo nuevos cesantes en la construcción. Aunque en este caso el aumento fue leve, el alto índice de desempleo acumulado hace que los albañiles sigan siendo los más golpeados.

En el área de servicios, los despidos y suspendidos pasaron según el CEPA de 3.796 trabajadores a 5.193. “Si bien este rubro ha tenido un aumento relativo importante, su participación sobre el total continúa siendo marginal respecto a la industria y la construcción”, apunta el relevamiento.

Los más afectados

La construcción encabeza el listado de actividades más afectadas, con 58.155 trabajadores echados. Esto responde sobre todo al freno en la obra pública, aunque los dirigentes de la Uocra apuntan que también los privados pararon muchas de las obras proyectadas, agracando el cuadro.

Lo siguen los metalúrgicos, que suman desde diciembre 12 mil despedidos y suspendidos, de acuerdo a los datos provistos por el secretariado nacional de la UOM. En ese paquete están incluídos siderúrgicos de empresas como Tenaris Siat, del grupo Techint.

En tercer lugar están los trabajadores de industrias alimenticias; Havanna y Cervecería Quilmes son algunos de los casos relevantes.

Las automotrices se sumaron al listado con suspensiones en Fiat y Ford y despidos en Volkswagen y Renault. A su vez Los autopartistas llevan casi 800 afectados, de empresas como Parená Metal, Carraro Argentina, Argentoil y Gestamp, esta última con suspensiones.

El Sutna, sindicato del neumático, contabiliza 1800 suspendidos. Entre los petroleros, los despidos alcanzan a 1520 de empresas como Petrolera del Sur, Tecpetrol, Sipetrol y Petersen. Otro rubro con un millar de cesanteados es el portuario.

El informe es de antes de la firma del compromiso de los empresarios con el presidente Mauricio Macri para suspender los despidos por 90 días. Sin embargo, en el CEPA consideran que el acuerdo “no tendrá impacto, porque no hay un compromiso real y porque no es retroactivo”.El titular del CEPA marcó en la misma línea que las empresas, a la hora de achicar sus plantas, apuntan contra los contratados y tercerizados: otro motivo por el que el dudar que “compromiso” funcione para parar las cesantías.

Pagina12


Informe de coyuntura económica de CEPA

Centrocepa


Diputados continúan las negociaciones en torno a la ley antidespidos

Los diferentes bloques de la Cámara de Diputados continuaban este lunes las negociaciones de cara a la sesión del próximo miércoles en la que se debatirá el proyecto de Ley de Emergencia Ocupacional; en tanto que desde el oficialismo insistieron con su rechazo al proyecto y expresaron que su tratamiento “es una excusa para dirimir la interna peronista”.

Entre las diferentes reuniones que se realizaron, se destacó, sin embargo el fracaso del anunciado encuentro entre el presidente del bloque FPV-PJ de la Cámara baja, Héctor Recalde, y su par del Senado, Miguel Pichetto.

De cara a la reunión de presidentes de bloque que se realizará mañana a las 18, en la que se terminará de acordar la dinámica de la sesión, los referentes de las principales bancadas deberán definirse sobre qué posición adoptarán en relación a los cinco dictámenes emitidos la semana pasada por la Cámara de Diputados.

En este contexto, el foco está puesto en las negociaciones entre el FPV-PJ y el Frente Renovador, que buscan dirimir quien impondrá su texto al momento de votarlo en el recinto.

EL FPV-PJ propone la sanción sin modificaciones del texto enviado por el Senado, es decir, la prohibición de despidos por 180 días y eventualmente la doble indemnización.

El massismo, en cambio, avala esos artículos pero incluye en el texto estímulos a las Pymes, al empleo joven y para mayores de 50 años; por lo que en caso de que se imponga el proyecto retornaría a la Cámara alta.

Para terminar de definir la estrategia a adoptar, Recalde intentó hoy reunirse con Pichetto; y más allá de que allegados al diputado daban por segura la reunión a través de redes sociales, el senador nunca llegó a su despacho para recibirlo.

Recalde busca una declaración pública de Pichetto garantizando que el Senado se mantendrá en la misma posición que tuvo el 27 de abril cuando, impulsado pro el FPV-PJ, aprobó el proyecto con 48 votos (sobre 72).

El silencio de la mayoría de las centrales sindicales y el avance de las conversaciones entre funcionarios del Poder Ejecutivo y los gobernadores lo ubican al titular del bloque FPV-PJ del Senado lejos de poder expedirse sobre el tema.

Advertido del escaso clamor de las centrales sindicales para pedir la sanción del proyecto, Recalde se reunirá mañana con los titulares de las dos CTA, Hugo Yasky y Pablo Michelli, en busca de un apoyo explícito a la sanción de la norma.

En tanto, desde el oficialismo buscan otras alternativas tras resignarse a que si hay una certeza es que no se aprobará su dictamen, por no incluir en el texto la prohibición de los despidos y la doble indemnización.

En las últimas horas de hoy, los principales referentes de Cambiemos, encabezados por el presidente de la Cámara, Emilio Monzó, se acercaron a Sergio Massa para volver a proponerle un texto consensuado.

La opción sería que Cambiemos acepte la prohibición de despidos, pero sólo por 90 días, y que el Frente Renovador baje algunas de las propuestas para las Pymes, dado que, según el gobierno, implican un gran costo fiscal.

Igualmente, funcionarios y legisladores del oficialismo no se entusiasman demasiado con la posibilidad de arribar a este acuerdo, porque siguen pensando que el tratamiento del proyecto “es una excusa para dirimir la interna peronista”.

Así vuelva al Senado con modificaciones o se convierta en ley el próximo miércoles, desde el oficialismo parlamentario saben que el presidente Mauricio Macri la vetará, por lo que buscarán cerrar con prontitud el capítulo parlamentario.

Telam


Gobierno intentará “por todos los medios” frenar la ley antidespidos

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, afirmó que el Gobierno intentará convencer “por todos los medios” a la oposición y los distintos sectores políticos de que la ley antidespidos “es mala” y señaló que el presidente Mauricio Macri está dispuesto a “dialogar y negociar” pero con “mucha firmeza en sus convicciones”.

“Hasta el miércoles de la sesión vamos a intentar por todos los medios convencer -no tenemos otra porque somos minoría en ambas cámaras- de que es una ley mala y que va en contra del objetivo que pretende generar puestos de trabajo de calidad”, dijo el ministro en declaraciones a radio Mitre.

En ese marco, Frigerio reunirá el miércoles en la provincia de Córdoba a todos los gobernadores provinciales, el mismo día en que la Cámara de Diputados trate la ley de emergencia ocupacional, que ya cuenta con media sanción del Senado, que busca prohibir los despidos y reinstaurar la doble indemnización.

“Que se haya postergado la decisión nos da tiempo para seguir intentando convencer a todos los sectores políticos de que la ley de doble indemnización es mala, va en contra de lo que queremos generar, que son condiciones para que se creen empleos de calidad”, indicó el funcionario.

En ese sentido, el ministro afirmó que el presidente Macri “está dispuesto a dialogar y negociar con mucha firmeza en sus convicciones” y “lo que él considera mal lo va a plantear con todas las letras, no para quedar bien ni tener actitudes demagógicas sino para modificar la realidad, que para eso lo votaron”.

Frigerio sostuvo que algunos sectores impulsan la ley “con un buen motivo”, pero advirtió que “muchos otros quieren que al Presidente le vaya mal, como lo plantean de manera explícita, quieren poner palos en la rueda, y entienden que cuánto peor, mejor para ellos”.

“No estamos dispuestos a acompañar algo que consideramos malo para le gente y el empleo. En estos tres días que tenemos por delante vamos a tratar de convencer a todos los sectores para llegar a una ley buena que genere un clima de confianza para que vengan inversiones y se creen empleos de calidad”, insistió.

Ambito


Volver