Detención judicial para los cuatro sospechosos del crimen de Berta Cáceres

Los cuatro sospechosos detenidos por la muerte de la ambientalista Berta Cáceres recibieron detención judicial luego de comparecer la noche de ayer en la audiencia de declaración de imputado en los juzgados capitalinos.

Los capturados han sido identificados como Douglas Geovanny Bustillo, un teniente retirado; y Mariano Díaz Chávez, un mayor activo miembro de las Fuerzas Especiales de las FF AA e instructor de la Policía Militar del Orden Público.

Igualmente, fueron aprehendidos Sergio Ramón Rodríguez, gerente social y ambiental y de comunicaciones de la Empresa Desarrollo Energético, S. A. (DESA); y Edilson Antonio Duarte, un capitán retirado del Ejército, a quien se le supone de ser el autor material del hecho.

Todos ellos, arrestados este mismo lunes, son acusados por el Ministerio Público por los delitos de asesinato en perjuicio de Berta Cáceres Flores y tentativa de asesinato contra el mexicano Gustavo Castro Soto.

Según el Ministerio Público, existen pruebas científicas que acreditan la participación de los detenidos en el crimen.

Se cuenta con “los suficientes indicios racionales de su participación (la de los detenidos) en el lamentable suceso”, indica un boletín de prensa.

La audiencia inicial fue programada para el viernes 5 de mayo a las 9:00 de la mañana. Las autoridades no brindaron más detalles del caso, pues el expediente fue declarado en secretividad.

Operativo

Los sospechosos fueron arrestados en el marco de la Operación Jaguar, ejecutada simultáneamente en tres ciudades de Honduras por elementos de la Fuerza Nacional Interistitucional (Fusina), Agencia Técnica de Investigación (ATIC) y Fiscalía Especial de Delitos contra la Vida (FEDCV).

De esta forma, las autoridades desplegaron sendos allanamientos para dar con el paradero de los supuestos autores del crimen en Tegucigalpa, Francisco Morazán; La Ceiba, Atlántida; y Trujillo, Colón, en cumplimiento de las órdenes de captura emitidas por un Juzgado de Jurisdicción Nacional.

El teniente retirado Douglas Bustillo fue apregendido en la residencial Los Molinos; el mayor Mariano Chávez en Los Hidalgos; el técnico ambiental Ramón Rodríguez en la colonia Miraflores; y el capitán retirado Edilson Duarte en la colonia Pizzaty de La Ceiba.

Luego de las capturas, los cuatro sospechosos fueron trasladados de forma simultánea a los juzgados del barrio La Granja al filo de las 7:00 de la noche para presentarlos a la declaración de imputado.

Se conoció que el proceso judicial se retrasó para esperar la llegada de la defensa privada de los imputados.

A las 11:00 de la noche se informó que se les dictó detención judicial a los cuatro acusados por el crimen de Berta Cáceres, ambientalista asesinada el 3 de marzo en La Esperanza, Intibucá, al occidente de Honduras.

“No, nos damos por satisfechos con estas capturas, por eso venimos a averiguar porqué el Ministerio Público hizo esos requerimientos fiscales contra esas personas”. Abogado de la familia

Denunciados

Dos de los cuatro detenidos habían sido denunciados públicamente por el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh). Los campesinos dijeron que la denuncia era por amenazas a muerte e intimidaciones.

Entre los que ya habían sido denunciados se encuentra el teniente retirado Douglas Bustillo, quien se desempeñaba como subjefe de seguridad de la empresa DESA, la misma que han venido denunciando la comunidad indígena.

En diciembre de 2013, Berta Cáceres dio una entrevista al periodista sueco Dick Emanuelsson, a quien le dijo que Bustillo calificaba a los miembros del Copinh, incluyendo a la defensora indígena, como guerrilleros.

“Tengo mensajes en mi celular de Douglas Bustillo, el vicejefe de seguridad de la empresa (DESA), con mensajes de acoso sexual. Es una situación muy complicada para Copinh de un contexto de mayor criminalización, pese a que siempre ha habido una criminalización a Copinh desde el principio”, le dijo la ambientalista al periodista extranjero.

FF AA lo investigaba

El portavoz de las Fuerzas Armadas, Lenín Gonzales, aseguró que la institución venía dando seguimiento a Mariano Díaz Chávez y que apoyaron a las instituciones que estaban a cargo de esta operación para fortalecer la investigación.

“En este momento solo conozco que él ostentaba el grado de mayor, pero desconozco dónde estaba asignado”, expresó.

El coronel afirmó que la institución castrense “se pone a disposición y garantiza el hecho de que cualquier miembro que esté involucrado con cualquier delito inmediatamente recibe un procedimiento legal para que sea juzgado a través de los juzgados competentes”, afirmó.

Sostuvo que el oficial podría ser dado de baja una vez que se agote el proceso administrativo interno que realiza la institución armada. Enfatizó que brindarán todo el apoyo a las autoridades del Ministerio Público en su investigación.

Por su parte, Rodil Velásquez, abogado de la familia Cáceres, dijo que “no, nos damos por satisfechos con estas capturas, por eso venimos a averiguar porqué el Ministerio Público hizo esos requerimientos fiscales contra esas personas”.

Mientras que la familia de la activista y miembros del Copinh manifestaron sus reservas sobre las capturas, pues se quejaron que los han tenido desinformados del caso.

El Heraldo


Copinh exige comisión internacional para el esclarecimiento de crimen de Berta Cáceres

Tras las captura de cuatro presuntos responsables de la muerte de la dirigente indígena Berta Cáceres Flores, el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh) y su familia emitieron la tarde de ayer un pronunciamiento en el cual exigen la participación de expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh) para la investigación de este crimen.

“Debido a que se nos ha excluido del proceso de investigación desde sus inicios, no tenemos forma de calificar si las capturas realizadas son producto de diligencias exhaustivas ni tampoco sabemos si estas comprenden la autoría intelectual en todos sus niveles”, dice el comunicado.

El manifiesto público elaborado por la organización indigenista al igual que familiares de la extinta líder lenca demandaron justicia y verdad en este caso del que han sido excluídos del proceso investigativo y sospechan del involucramiento de agentes estatales.

El Ministerio Público (MP) a través de la Fiscalia Especial de Delitos contra la Vida, Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC) y la Policía Militar del Orden Público (PMOP) ejecutaron a tempranas horas de este lunes la Operación Jaguar, que consistó en diez allanamientos simúltaneos en las ciudades de Tegucigalpa, La Ceiba y Trujillo.

En la búsqueda se capturó a Sergio Ramón Rodríguez Orellana, Douglas Geovanny Bustillo, Mariano Días Chávez y Edilson Atilio Duarte Meza.

Dos de los detenidos son elementos de las Fuerzas Armadas en condición de retiro, mientras que otro es un militar activo y un último que es un civil ligado a la empresa Desarrollos Energéticos Sociedad Anónima (DESA).

Ellos, según la Fiscalía, supuestamente participaron en el asesinato de Cáceres Flores acaecido el pasado 3 de marzo al interior de una vivienda situada en residencial El Líbano, donde también resultó herido el mexicano Gustavo Castro Soto.

Los detenidos mediante la Operación Jaguar fueron trasladados a la sede de la ATIC y posteriormente remitidos a los juzgados competentes.

Advertido

Por su parte, la madre de la ambientalista, Austra Flores, explicó que personalmente no conoce a ninguna de las personas capturadas este lunes, pero reveló que su hija le había advertido sobre las amenazas de Douglas Bustillo, tal como lo informó EL HERALDO.

“Sobre eso quiero decirle que la empresa DESA había sido denunciada por mi hija y desde el momento de su asesinato exigimos su cancelación”, manifestó.

La exalcaldesa agregó que “tuve la visita de la ATIC y ellos me adelantaron un poco y me habían dicho que este día sería lanzada la operación, pero sobre esto sabemos lo que ha salido a través de los medios de comunicación”.

En ese sentido, mencionó que las capturas confirman las sospechas iniciales, aunque mantuvo la postura sobre la necesidad de involucrar a un organismo internacional para darle seguimiento al caso que se encuentra en la impunidad.

Este es el pronunciamiento íntegro emitido por el Copinh:

Ante las actuaciones del Ministerio Público hondureño, exigimos inmediatamente la participación de la comisión internacional, independiente de expertos para la investigación del asesinato de nuestra Berta Olivia, Berta, Laura y Salvador, Zúniga Cáceres, hijas e hijo, Austra Bertha Flores madre, así mismo el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras, Copinh, víctimas del asesinato de Berta Cáceres, recibimos con sorpresa la noticia de esta mañana acerca de capturas de personas involucradas en el vil crimen de nuestra Berta por parte del Ministerio Público y la Agencia Técnica de Investigación Criminal- ATIC.

La familia y el COPINH, al igual que toda la sociedad hondureña y la comunidad internacional, demandamos justicia y verdad en el asesinato de nuestra Berta.

Debido a que se nos ha excluido del proceso de investigación desde sus inicios, no tenemos forma de calificar si las capturas realizadas son producto de diligencias exhaustivas ni tampoco sabemos si estas comprenden la autoría intelectual en todos sus niveles.

Sin embargo, la noticia de la presunta participación de militares activos y retirados vinculados con la empresa DESA pareciera demostrar el involucramiento de agentes estatales en el asesinato, lo cual debe ser profundizado, y es razón suficiente para suspender el proyecto hidroeléctrico Agua Zarca de manera inmediata y definitiva.

Lamentamos que las investigaciones realizadas por el Ministerio Público no se han desarrollado con nuestra participación, ni se hayan escuchado nuestras voces.

Hoy, a dos meses del asesinato de nuestra Berta, seguimos siendo revictimizados y debemos enterarnos de este tipo de noticias a través de los medios de comunicación y no por los canales que nos corresponden por derecho.

La desconfianza que todavía mantenemos en el Ministerio Público ha sido fomentada por sus propias actuaciones poco transparentes y que nos ignoran como víctimas. Si el Estado realmente ha realizado una investigación exhaustiva, diligente, basados en pruebas científicas y respecto de todas las autorías (material e intelectual), hoy mismo debería aceptar la participación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para que, a través de un grupo de personas expertas independientes se analicen las actuaciones hasta ahora realizadas y se establezca si las mismas son conformes con los mayores estándares internacionales de debida diligencia.

Si el Ministerio Público y su agencia han desarrollado de manera correcta su trabajo, no debe haber ningún temor en que esta comisión que la CIDH ya ha puesto a disposición, comience su investigación de manera inmediata.

Buscamos que haya verdad y justicia en el asesinato de nuestra Berta, si se logra, ganamos todos y todas.

¡Berta Vive!

Dado en La Esperanza, Intibucá a los 2 días del mes de mayo.

El Heraldo


Ahora faltan los poderosos autores intelectuales: Hija de Berta Cáceres

Ahora falta que las autoridades de Honduras deduzcan responsabilidad a los poderosos autores intelectuales del crimen de la lideresa ambientalista, Berta Cáceres y que su caso sea investigado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Así lo demandó Marcela Olivia Zúniga Cáceres, hija de Berta Cáceres luego que la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC) y la Policía Militar del Orden Público (PMOP) capturaran ayer a cuatro personas, supuestamente, implicadas en el asesinato de su madre.

Zúniga Cáceres consideró la captura de los cuatro implicados como un triunfo, pero no del gobierno o del Estado, sino como resultado de las presiones del pueblo hondureño y del entorno familiar.

Sin embargo aclaró que con lo ocurrido hoy su familia no está satisfecha, “nosotros vamos a seguir exigiendo justicia porque el Estado de Honduras también está implicado, también están implicados autores intelectuales muy poderosos a quienes no se les ha señalado hasta este momento”.

Agregó que el crimen de su madre fue planificado varios meses antes por poderosos, que 24 horas  al día montaban  una vigilancia permanente a su madre, lógicamente eso,  “tenía que tener un financiamiento muy grande para movilizar carros y equipo logístico”, dijo.

“Hay que condenar, también a los autores intelectuales del asesinato, sino el problema va a seguir, van a seguir asesinando gente”, apuntó Zúniga Cáceres, quien a la vez recordó que los asesinos de su progenitora “decían públicamente asesinamos a la mosca, ahora vamos con la plebe”.

La joven apuntó que desde el 2 de marzo pasado, que asesinaron a su madre, ella responsabilizó al Estado hondureño y a la empresa Desarrollo Energéticos S.A. (DESA), por lo que hoy las instituciones del Estado le están dando la razón  porque entre los implicados hay empleados de esa firma empresarial.

Detalló que solo en el 2015 su progenitora recibió 33 amenazas a muerte de empleados de DESA y de funcionarios del gobierno y activistas del gobernante Partido Nacional.

Amplío que no es de extrañarse que el jefe de la seguridad de DESA, Jorge Ávila, esté implicado porque él dirigía operaciones policiales y militares a nivel local para atentar contra los miembros del Consejo Cívico de Organizaciones Indígenas y Populares de Honduras (Copinh).

Zúniga Cáceres apuntó que sus acusaciones contra el Estado de Honduras estriban porque las instituciones del Estado ejecutaron “una guerra jurídica y mediática en contra de mi mamá, quien antes de ser asesinada fue víctima del plan Colombia”, para neutralizar y detener sus acciones de lucha.

También enumeró una amplia lista de figuras públicas que ejercieron una campaña de odio en contra de Berta Cáceres, entre los que citó al cardenal, Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga; a la expresidenta del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), Aline Flores y al comentarista político de la derecha, Juan Ramón Martínez.

La hija de Berta Cáceres demandó al Estado de Honduras para que se instale una comisión internacional de la CIDH, ya que  es la única forma de garantizar resultados confiables, pues de lo contrario nunca se llegará a los autores intelectuales. Sin embargo lamentó que pese a las constantes demandas, el gobierno no acceda, por lo que pareciera que hay intereses de miembros del Partid Nacional para que eso no se lleve a cabo.

Criterio


JOH satisfecho con captura de presuntos asesinos de Berta Cáceres

El presidente hondureño Juan Orlando Hernández felicitó ayer a los operadores de justicia por la captura de cuatro personas supuestamente implicadas en el crimen de la líder indígena y ambientalista Berta Cáceres.

Hoy fueron capturados Douglas Geovanny Bustillo, Mariano Díaz Chávez (miembro activo de FFAA), Sergio Ramón Orellana y Edilson Atilio Duarte Meza (exmilitar) supuestamente vinculados a la muerte de la ambientalista Cáceres.

“Felicitar a los operadores de justicia que esta mañana, después de largas jornadas, han capturado a cuatro presuntos culpables de la muerte de nuestra conciudadana Berta Cáceres”, dijo Hernández en comparecencia de prensa en Casa de Gobierno.

Recordó que este crimen es “un golpe para el Estado de Honduras y lo vuelvo a repetir: quitarle la vida a Berta Cáceres es un golpe al Estado de Honduras, como cualquier otra vida que perdamos de nuestros compatriotas”.

Hernández dice que la captura de las cuatro personas es un gran paso y que así como este caso se resolverán otros crímenes pendientes.

El mandatario reconoció el trabajo del Ministerio Público, la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina), la Agencia Técnica de Investigación (Atic), la Fiscalía Especial de Delitos contra la Vida, agentes de seguridad, operadores de justicia, fiscales y jueces.

La Prensa