Céspedes logra cerrar conflicto en Chiloé y baja las movilizaciones antes del 21 de mayo

Tras semanas de conflicto en el sur de Chile, por los efectos que ha tenido la marea roja, el desempleo, el vertimiento de miles de toneladas de salmones en descomposición a la costa de la Región de Los Lagos y los años de funcionamiento de la industria salmonera en el sector, el Gobierno logró contener uno de los flancos abiertos que preocupaban respecto del normal desarrollo de la tercera cuenta pública de la Presidenta Michelle Bachelet.

Según el Twitter del Ministerio de Economía, la mesa negociadora logró llegar a un acuerdo con los pescadores de Ancud. “Se bajan las movilizaciones en Chiloé”, expresa el mensaje en la red social del ministerio liderado por Luis Felipe Céspedes.

“El diálogo ha sido el gran ganador en estas largas jornadas que hemos tenido”, indicó Céspedes, “nuestro llamado es a que la gente pueda recuperar la normalidad de sus vidas”, agregó.

Además, el ministro recordó que “el día 14 de mayo la autoridad sanitaria ha incorporado nuevas zonas afectadas por la Marea Roja, ellos van a tener el mismo tratamiento que se ha entregado hasta ahora, a cada una de las comunas con sus particularidades”.

El cierre de este conflicto viene a calmar las aguas al interior de La Moneda, ya que a prácticamente un día de que la Presidenta Michelle Bachelet dé su tercera cuenta pública de Gobierno, la preocupación en cuanto a que las protestas por el conflicto en el sur de Chile se hicieran parte de la manifestación anunciada para el 21 de mayo era latente.

De esta forma, con el acuerdo alcanzado con los pescadores de Ancud, se aminora el efecto social de los conflictos abiertos que observan desde Palacio.

El Mostrador