El presidente de la República, Rafael Correa, llamó ayer a la población a mantener la calma ante las dos réplicas fuertes del terremoto del 16 de abril, con epicentros localizados entre Quinindé, Muisne y Pedernales. Insistió en que las réplicas son normales luego de un movimiento telúrico de 7,8 grados. También recordó que se realizaron comparativos históricos con un sismo similar ocurrido en 1942, en Jama, en el que las réplicas de más de 6 grados duraron 2 meses.

“Saber esto no va a evitar el susto o la angustia de ver cómo la tierra tiembla, pero hay que mantener la calma y permanecer organizados. Debemos estar preparados para más réplicas en los próximos días”. Las mayores réplicas de 6,8 grados se sintieron ayer a las 02:57 y 11:46. Luego de esos acontecimientos se instaló el Comité de Operaciones de Emergencias Nacional (COE), presidido por el Jefe de Estado, en el ECU-911 en Quito. Desde allí, el Mandatario se reunió con su equipo ministerial para evaluar los acontecimientos.

En la mañana se registraron 6 personas con heridas leves. Esa réplica no ocasionó problemas en los sectores estratégicos (hidroeléctricos y carreteras), pero sí afectación a viviendas y otros edificios. Por ejemplo, en Jujan se cayó la pared de un mercado y en Pedernales hubo daños en un centro gerontológico.

Tras el movimiento telúrico de las 11:46 se determinó que un adulto mayor falleció en Tosagua. Hasta ayer no se podía precisar las causas, pero se presume que murió por un golpe en la base del cráneo producido por la caída de una viga. Además, existen 87 heridos, 85 de ellos con heridas leves tras caer y abandonar sus hogares. Dos lesionados tienen traumas severos. En Manabí y Esmeraldas se suspendieron las clases en las jornadas matutina, vespertina y nocturna, hasta el lunes.

En estos días se evaluarán si las unidades presentan daños. El Comité de Operaciones de Emergencia (COE) también determinó la suspensión de las clases en las universidades en Manabí y Esmeraldas, mientras se evalúan las infraestructuras. En el resto del país dependerá del consentimiento de los rectores, que deberán primero evaluar si existen daños.

El ministerio del ramo también dispuso que todas las escuelas y colegios pongan en marcha su plan de seguridad, y ayer, tras la segunda réplica, se suspendieron las jornadas vespertina y nocturna. Hoy se confirmará si se reanudan. El servicio eléctrico se vio afectado en diversas zonas del país y, según las autoridades, con el pasar de las horas se restableció.

La afectación inicial de ese servicio básico en Manabí fue del 50% y se esperaba que ayer, hasta las 16:00, el 95% de la provincia recupere la energía. En Jama hubo fallas en el sistema telefónico. En Esmeraldas, el 29% de la zona se quedó sin electricidad y poco a poco se restableció el servicio. El vicepresidente Jorge Glas, que también formó parte del COE Nacional desde el ECU-911 de Portoviejo, indicó que la infraestructura hidrocarburífera se detuvo para verificar que no existan afectaciones en la Refinería de Esmeraldas. Correa manifestó que existen los recursos para afrontar lo que las réplicas más fuertes han producido.

El Presidente confirmó que varias personas, que estaban en sus hogares, han acudido a los diversos albergues en las zonas de riesgo. “Tenemos en reserva y en inventario las raciones, los víveres, para atender las consecuencias de las réplicas. Por lo pronto, tenemos lo suficiente en territorio con los hospitales equipados, talento humano completo, Policía movilizada y los servicios públicos listos”.

El gabinete itinerante, que estaba previsto a realizarse el fin de semana en Pedernales, quedó suspendido por las circunstancias actuales. “Sería imprudente. Es sensato suspender el gabinete y permaneceré en Quito para cualquier eventualidad”. La intención de hacerlo en la ciudad donde se registró el epicentro del terremoto era recuperar la actividad económica y dar “una señal de que el país continúa”, expresó el Mandatario y agregó que no vetará la Ley Solidaria, aprobada ya por la Asamblea. (I) DATOS El estado de excepción se mantiene sin modificaciones mientras dure la emergencia en el país por el terremoto del pasado 16 de abril. El presidente Correa dijo que el decreto es amplio y da muchas capacidades al Gobierno para el manejo de la crisis.

“La mala información puede causar pánico y aquello provocar víctimas”. Los actos masivos fueron prohibidos en Manabí y Esmeraldas hasta el domingo 22 de mayo. El partido de la serie B del torneo nacional, que debían jugar ayer los clubes Colón y Liga-P en Manta, fue suspendido. Como consecuencia de la réplica de las 11:46 de ayer se produjo el colapso de edificaciones que estaban en lista de demolición en Pedernales, Canoa y Portoviejo, en la provincia de Manabí. El edificio del Banco Comercial de Manabí, que se encontraba en esa lista, se derrumbó por completo. Cuatro trabajadores que estaban retirando escombros sufrieron lesiones leves.

El presidente Correa aclaró que no quedaron atrapados, como se rumoró. Según los organismos de emergencia, hasta ayer fueron atendidas 123 personas en casas de salud, dos de ellas con heridas y traumas. En la tarde, el Ministerio del Interior emitió un decreto que suspende en todo el país, hasta el lunes 23 de mayo, la operación de establecimientos como bares, discotecas, cantinas, karaokes, salas de recepciones, billares y otras actividades de diversión para mayores de edad, donde se permita la venta y el consumo de bebidas alcohólicas.

Representantes de los establecimientos pidieron anoche al ministro Serrano que la medida sea revisada, pues causa un grave perjuicio económico. Estos negocios, entre 4.500 y 5.000 a nivel nacional, generan miles de empleos directos e indirectos, dijo el ab. Hernán Ulloa, vocero del gremio.

ElTelegrafo


Volver