En un Día de los Trabajadores cargado de emotividad por los 50 años de la CNT, la central sindical reclamó evitar pérdidas de salario real

El acto central por el Día de los Trabajadores se conmemoró como es de costumbre en la Plaza 1º de Mayo, en esta oportunidad, bajo la consigna: “Más cambios para construir futuro”.

Se trató de un acto particular porque se realizó en el marco de los 50 años de la fundación de la Convención Nacional de Trabajadores (CNT), creada el 1° de octubre de 1966. En tal sentido, hubo sentidas palabras para dirigentes emblemáticos y forjadores de la unidad sindical como José D’Elía y Vladimir Turiansky.

Asistieron representantes del gobierno y legisladores de todos los partidos políticos.

Previo a la oratoria central, hicieron uso de la palabra Luis Lavega de la Comisión de Discapacidad, y la integrante de la Organización de Madres y Familiares Desaparecidos, Carolina Carretero, quien repudió el robo de archivos sobre la búsqueda de detenidos de desaparecidos del Departamento de Antropología de la Facultad de Humanidades.

También denuncio las “permanentes amenazas” en estos diez años de búsqueda de restos de desaparecidos. “Por eso hablamos de la impunidad de ayer y de hoy, la que hiere el estado de derecho”.

Carretero exigió “cambios en la política de conducción del Ministerio de Defensa, que promueva una autocrítica real y pública de las tres fuerzas sobre su participación en el golpe de Estado y en los delitos de lesa humanidad”. Asimismo hizo uso de la palabra un representante de la central de trabajadores de Cuba.

La oratoria central estuvo a cargo de Julio Burgueño presidente de la Federación de Obreros Papeleros y Cartoneros del Uruguay (FOPCU),  y de Daniel Diverio, secretario general del Sindicato Único Nacional de la Construcción y Anexos (SUNCA).

El PIT-CNT expresó solidaridad ante la crítica situación que atraviesan los ciudadanos de Dolores afectados por el tornado, y por los damnificados a raíz de las inundaciones.

Desde la central sindical se remarcó el trabajo sin interés de muchos de los gremios y de toda la gente que se acercó a “dar una mano”.

También se expresó solidaridad con el pueblo brasileño porque se aseguró que “se está gestando un golpe de Estado”, ya que la presidenta Dilma Rousseff “no tiene ninguna acusación legítima de corrupción”.

Unidad

Diverio resaltó la herramienta de unidad que construyeron los trabajadores y los históricos dirigentes sindicales y que se llama: PIT-CNT.

Aseguró que muchas veces el objetivo es “romper la herramienta de unidad”, como ocurrió en la dictadura que se llamó a adherir a los “‘sindicatos libres’, amarillos”, pero los trabajadores con instinto de clase “volvían a afiliarse a los sindicatos clandestinos”.

“Una segunda muestra ocurrió en las recientes elecciones del Banco de Previsión Social (BPS) en donde el PIT-CNT compareció con su representante pero la derecha y algunos que se dicen de izquierda pero hacen mandados para la derecha intentaron romper ese espacio, aun así se ratificó que la central sindical es la que representa a los trabajadores”, sentenció.

El dirigente gremial subrayó que el objetivo de esta etapa debe ser “arrancar las AFAP” y volver al sistema del BPS.

Diverio reconoció que “hay nubarrones y desaceleración de la economía, pero el momento complicado no es para el achique, sino para ir a la ofensiva, ser audaz y tomar medidas para que los trabajadores y el pueblo no paguen el precio de la desaceleración”.

Por lo cual, remarcó que se debe “apostar mucho más al mercado interno como uno de los motores para la economía”.

Destacó como avances del gobierno, que ante un momento de desaceleración de la economía se haya resuelto “mantener el Sistema Nacional de Cuidados” y que también se mantenga la inversión en vivienda”.

“También queremos que quede claro que el 6% del PBI para la educación está y no se toca”, sentenció.

Agregó que para crear puestos de trabajo tiene que haber inversión, “porque si no hay cambios en la matriz productiva está difícil, porque cayeron los productos que exportamos y nos dimos contra el piso”.

Planteó discutir y repensar las políticas de compras públicas, porque se compran uniformes para funcionarios públicos en licitaciones internacionales, y para las obras públicas se adquieren materiales que se realizan en el extranjero. “¿Cuánto se ahorra en dólares comprando en el exterior y cuál el precio social que se paga por tener al 40% de la vestimenta en el seguro de paro? ¿Qué es más caro?”.

También aclaró que debe haber controles, porque a veces los empresarios uruguayos cobran más caros sus productos. Pero remarcó mayor presencia de la industria nacional en la compras, para mejorar el ingreso de trabajadores al mercado laboral.

Pidió mayores inversiones en las empresas públicas para lograr más puestos laborales, porque por ejemplo a partir de inversiones en ANTEL hoy los escolares tiene Internet gratis, o se logró democratizar el acceso a Internet.

También destacó las inversiones en UTE y ANCAP porque sin la reforma de la planta desulfurizadora era probable que “la llama no estuviese más”.

Remarcó que dicha obra fue importante por la participaron de trabajadores metalúrgicos y de la construcción y por las más de 180 mil horas de capacitación laboral.

Aseguró que “no hubo ni un siniestro laboral a pesar de que se trató de una obra de riesgo ¿Cuánto cuesta eso?”.

“No estamos de acuerdo con que se diga que con los salarios congelados, que están poco más que en el piso, haya menor desocupación. El salario congelado no significa mayor ocupación”, advirtió el dirigente sindical.

Diverio dijo: “A los economistas del Ministerio, que son unos cabezudos bárbaros, y que nos quieren convencer de que no se pierde poder adquisitivo cunado estamos comprando menos pan, lecho o carne, les digo que la cuenta que hacemos nosotros es muy sencilla: ‘la quincena es cada vez más corta’. Entonces, estamos perdiendo poder adquisitivo”.

Por lo cual, reclamó pautas salariales que no hagan perder salario a los trabajadores.

Agregó que la pelea de los trabajadores es por salario, mejores condiciones de trabajo y más derechos.

Destacó que en los últimos años se “han aprobado más de 50 leyes a favor de los trabajadores”, y añadió que también “está claro quienes votaron en contra”.

Remarcó la importancia de las leyes de negociaciones colectivas, de libertades sindicales, de 8 horas para peones rurales y la de responsabilidad penal empresarial.

En referencia a la vivienda, pidió una Ley que permita destinar las casas deshabitadas que hay en Uruguay a la población vulnerable.

El PIT-CNT proclamó su respaldo a una Ley que penalice con dureza a los responsables de violencia doméstica.

“Respetamos el derecho de autor, pero debemos generar condiciones para que toda la gurisada pueda acceder a la información que necesita”, dijo Diverio sobre la Ley sobre fotocopias. Pidió una “Ley que democratice el saber”.

También resaltó la importancia de otorgar mayores derechos a las personas con discapacidad.

Sobre los jóvenes infractores expresó que es necesario darles inserción laboral.

No perder salario

Por su parte, Burgueño dijo que la central sindical reclama no perder salario.

“¿Nos equivocamos cuando le decimos al gobierno que no nos gustan las pautas salariales, que no queremos perder salario y se le preste más atención a los trabajadores que ganan 10 o 12 mil pesos?”, interrogó.

Planteó que los correctivos de los salarios sean anuales para perder un poco  menos y que el mismo porcentaje de las pautas salariales de este año se mantenga para 2017.

Ante ello el PIT-CNT propone “un adelanto a cuenta a los trabajadores públicos, para que se corrija la diferencia de la inflación entre la que les dieron y la que pasará”.

En referencia a la propuesta de los empresarios de flexibilizar las jornadas laborales, el dirigente sindical dijo que “ya hubo flexibilización en los 90’, y recordó que de diez trabajadores, cuatro no estaban registrados en el Banco de Previsión Social, estaban en ‘negro’”.

“No queremos flexibilización, pero sí podemos llegar a acuerdos entre las empresas y trabajadores, como siempre lo hemos hecho, para buscar salidas en aquellos lugares que están en problema y haya reducción de trabajo”, aseguró.

Ante ello, el PIT-CNT solicitará que el Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (INEFOP) “pueda utilizar la rebaja en los jornales para hacer algo que Uruguay necesita, que es capacitación y formación”.

“Aprovechemos esa rebaja de jornales para capacitar, para formar, y que haya un subsidio del INEFOP que contenga la pérdida salarial”, indicó Burgeño.

En cuanto a la propuesta que realizó la central sindical de realizar concentraciones en las inmediaciones de las grandes superficies para denunciar aumentos desmedidos de precios, explicó que los trabajadores “no van a ir a romper un supermercado, ni hacer escraches, ni impedir el pasaje a los clientes y tampoco afectar a los empleados”.

“Solo diremos que hay lugares que se avivan y remarcan precios y esos lugares son las grandes superficies. Vamos a decirle al trabajador que no compre en esos supermercados porque remarcan los precios, denunciaremos a esas grandes superficies que usuran con la plata de los trabajadores”, sentenció.

Preguntó por las causas de las diferencias desmedidas de los precios de un mismo producto entre dos puntos de ventas distintos.

Los precios que subieron por encima de la inflación, en las grandes superficies la suba fue más elevada aún, aseguró.

Burgueño planteó la importancia de ayudar a las empresas autogestionadas como Olmos y Alas-Uruguay.

Recordó que el PIT-CNT planteó que “la idea de destinar dinero del Banco República al Fondo para el Desarrollo (FONDES) se cumpla, porque hay que continuar apoyando a las empresas autogestionadas”.

Por otro lado, también se refirió a la necesidad de una Ley de insolvencia patronal para evitar situaciones como las que están viviendo trabajadores de la empresa FRIPUR o de Olmos.

Sobre los derechos humanos, ratificó la necesidad de continuar con la búsqueda de detenidos desaparecidos en dictadura.

Al final de su ponencia, reclamó que no puede haber una muerte más de una mujer por violencia de género. “Tenemos que terminar con ese machismo que cuando alguien nos deja no tenemos otra solución que quitarle la vida. Los hombres tenemos que comprometernos en todos los lugares a trabajar y concientizar para no se produzca ni una muerte más de una mujer por violencia doméstica”.

La Red 21