La Cancillería panameña informó ayer que a finales de este mes revisará con Estados Unidos la solicitud de extradición del expresidente Ricardo Martinelli para ver si cuenta con los requisitos exigidos por Estados Unidos, donde actualmente reside.

El Ministerio de Relaciones Exteriores panameño indicó que ya se puso en contacto con el Gobierno estadounidense para adelantarle que le remitirá la petición emitida por la Corte Suprema de Justicia, que lo requiere por un caso de espionaje telefónico.

La directora general de asesoría jurídica del ministerio, Farah Urrutia, participó en una reunión de trabajo con representantes del Departamento de Estado y el Departamento de Justicia de EE.UU., “para revisar el caso en mención y asegurar que cumple con lo establecido y requerido”, indicaron fuentes oficiales a la agencia EFE.

“La Cancillería, como se recomienda para casos de alto perfil como el referido, estará trabajando de manera colaborativa con las autoridades pertinentes previo a la presentación formal de la solicitud de extradición ante el Gobierno” de EE.UU”, explicaron las fuentes.

En diciembre del año pasado, la Corte Suprema de Justicia (CSJ) panameña ordenó la detención provisional de Martinelli, quien vive en Miami (EE.UU.), para que acudiera a declarar en el proceso que se le sigue por presuntamente haber ordenado interceptar las comunicaciones a más de 150 personas, incluidos periodistas, empresarios y opositores, cuando era presidente.

Martinelli, que es diputado del Parlamento Centroamericano (Parlacen), abandonó Panamá en enero de 2015, poco después de que la Corte aceptara el primero de los, al menos, seis casos penales que procesa en su contra.

La Cancillería recordó que actúa únicamente como canal o conducto entre el Órgano Judicial y el país que recibe la solicitud de extradición, presentada el pasado 26 de mayo.

La Estrella